El papel de la Verdad en el tráfico de tu blog

Existe un alto grado de acuerdo entre los bloggers profesionales sobre el hecho de que el contenido de tu blog, no la frecuencia de sus publicaciones, es el factor que, a la larga, determina no sólo la cantidad del tráfico que obtienes, sino su calidad.

Naturalmente, es bueno que tengas en cuenta el tipo de blog que lees en este momento, a fin de poner esta entrada en la perspectiva correcta. Este es un blog estrictamente no-comercial, orientado a difundir y a apoyar puntos de vista constructivos sobre la vida. Por esa razón, y de manera muy personal, estoy un poquitín más interesada en la calidad del tráfico que en la cantidad.

Yo entiendo que la calidad del tráfico de un blog se puede determinar (en términos estrictamente no-técnicos) de dos formas. Por un lado, considerando el número de lectores “fieles” a tu blog –esos que regresan una y otra vez. Y por otro –fíjate que digo “y”, no “o”– la cantidad y la calidad de su participación, que puede ocurrir no sólo a través de sus comentarios, sino en muchos otros niveles de comunicación y de aprendizaje. En el mejor de los casos, según mi opinión, llegan a formarse sólidos lazos de amistad entre el blogger y sus lectores favoritos y entre los lectores y su blogger favorito.

Y como probablemente ya te has percatado, navegando por allí y por allá, esto de la calidad del tráfico no va necesariamente de la mano con la cantidad. Y aunque tampoco se trata de parámetros opuestos, pienso que vale la pena, al menos al iniciar un blog, la reflexión sobre qué es lo que perseguimos con él, en términos de tráfico y, por tanto, de contenido.

Bueno ¿y qué tiene todo esto que ver con el título de esta entrada?

La verdad es que la Verdad tiene bastante que ver en todo esto. De hecho, la idea para esta entrada surgió a raíz del atado de mentiras más famoso y difundido en este momento por Internet: la más reciente campaña anti-Tom Cruise; por llamarle de alguna manera, con un nivel mínimo de decencia que en realidad sus autores y reproductores –seres por completo despreciables– no merecen; aunque sí mis lectores.

Y ésta es la simplicidad de lo que quiero decir: la cantidad de Verdad y la ausencia de mentiras o de falsedades que haya en el contenido de tu blog por sí sola atraerá el tipo de tráfico que probablemente buscas.

No quiero sumirme en las profundidades filosóficas de la vida en este blog. Digamos que, por ley de probabilidades, si lo estás leyendo, eres una persona mínimamente creativa, es decir constructiva. Y que también probablemente desees ese tipo de lectores. Entonces, mientras lo confirmas por ti mismo/a, a través de tu propia observación en la vida, acepta mi palabra sobre esto: las personas constructivas y creativas se sienten naturalmente atraídas por la Verdad y, en la misma proporción, repelidas por la falsedad o la mentira.

¿Qué es verdad y qué es mentira? ¿Y cómo se aplica al contenido de tu blog? Dos de mis blogs favoritos, aparentemente están en sintonía mental con esta entrada que comencé hace como una semana. Clear Santo Domingo! acaba de publicar una excelente (y simple) definición al final de esta entrada que va precedida, por cierto, de un videoclip bellísimo. Y Ciberprensa, la pone como número uno en su reseña de anteayer de este espléndido listado de matices de la Verdad respecto a un ideal que en mi opinión podría inspirar más a algunos bloggers en particular, que a los periodistas en general…

10 pensamientos en “El papel de la Verdad en el tráfico de tu blog

  1. Hola. Yo normalmente diferencio entre los visitantes que lleguan por otros blogs, o enlaces de la blogsfera, o los que vienen directamente o te siguen por RSS, y por otro lado los que llegan por google.

    En mi caso el segundo grupo es con diferencia el más extenso, y suele ser gente que llega buscando información que tiene que ver con una entrada en concreto que hay publicada en mi blog. La mayoría de estas visitas encuentren o no lo que buscaban, luego se van ya que lo que les interesa es ese tema concreto y no el blog en general, mientras que siempre hay algunos que dejan un comentario, que si bien es o no la clase de respuesta que yo esperaba a esa entrada, siempre se agradece.

    Pero se podría decir que es por los primeros por los que el blog está ahí, y por mí, los más difíciles de conseguir, los lectores que se hacen amigos del blog y vuelven cada vez para leerlo, aunque trate de varios temas, esos son lo que yo más aprecio.

  2. Bueno Karen, y luego estamos los que gustamos de conocer varios puntos de vista para contrastarlos ;)

    En cuanto a la calidad de las visitas, considero que, salvo situaciones puntuales, se ganan con un equilibrio entre material de calidad y también frecuencia de publicación. De nada vale escribir una vez al mes por muy buen escritor que seas, a fin de cuentas un blog se entiende como un diario, y la complicidad que se adquiere entre escritor y lectores es parte de su éxito como plataforma de publicación de contenidos. Y esta complicidad solo se mantiene, como toda relación, con la cercanía, con el trato habitual.

    Al menos así lo veo yo.

  3. Estoy de acuerdo con lo expuesto en ambos comentarios, a pesar de ser totalmente novata en esto de los blog y no saber si quiera por donde llegan mis lectores, creo que por google la mayoría, cada vez me sorprendo más por el tipo de personas con que la vida me va regalando, esas que dejan un comentario (no todos lo hacen) y voy a leerlas y me encuentro gente de tanta calidad literaria o humana, de tanta generosidad, como este blog. Me pregunto porque alguién gastaría tiempo en crear un blog que es para que otros hagan usufructo?… es sencillamente admirable!, me pasa con algunos blogs de música, en fin. Me voy un poco más feliz y mas completa que cuando llegue, y eso, es mucho decir. Slds.,

  4. José, así es, los comentarios son tremendamente agradecidos y, como tú dices, pues lo mejor de todo en cuanto a lectores, es lo más escaso, por eso es también un reto, como yo lo veo. :-)

    Fernando, tienes razón… sin embargo, por diversas razones, no todos podemos llevar un ritmo como el tuyo, de dos o tres entradas diarias! (por lo cual sinceramente te admiro)! Y también, como tú mismo escribías hace un par de meses, una de las razones por las que alguien se dessuscribe de un blog es por demasiadas entradas…. Por otro lado, es cierto que un blog puede entenderse como un diario que, como su nombre lo indica, pues es para escribir “a diario”. Pero la verdad es que son muy pocos los lectores que siguen ese ritmo.

    En fin, podría parecer que me estoy justificando por escribir con tan poca frecuencia y es posible…. pero definitivamente creo que es una cuestión de gustos y de posibilidades, tanto del blogger como de los lectores.

    Y ya! No sufras más! Trataré -sólo por ti- de aumentar la frecuencia, para que no me eches tanto de menos! ;-)

  5. Patricia, muchas gracias por tu bellísimo comentario y tu también bellísimo blog! leí unas cuantas entradas y yo también salí de allí mejor que como llegué, así que estamos a mano. Y esa es la razón de por qué yo sospecho que conoces perfectamente la respuesta a la pregunta de “por que alguien gastaría tiempo en crear un blog que es para que otros hagan usufructo?” Pues por qué lo haces tú? Es por lo mismo! Lo “necesitamos” como tú misma lo dices. Por qué? Para sobrevivir mejor!

    Lo que haya de necesidad está dentro de él. [el Ser Humano]. Nada le impulsa, excepto su ímpetu original por sobrevivir. Y lleva esto en sí mismo o en su grupo. Dentro de él está la fuerza con la que repele el dolor. Dentro de él está la fuerza con la que atrae el placer. L. Ronald Hubbard

    Y lo que tú ofreces en tu blog, a manos llenas, es igual o aún más valioso que la ayuda, es belleza, es comunicación, es arte. Qué podría superar eso? Esta entrada explica parte de a qué me refiero. A mí también me gusta mucho Delmira, qué “casualidad”.

    Eres muy bienvenida aquí.

  6. El otro día escribí un comentario a esta entrada de esos que te quedas tan a gusto y justo antes de enviarlo fuí a hacer una consulta en no sé dónde y “plop” desapareció… me dió tanta rabia que me fuí, pero no me quiero quedar con esa comunicación pendiente así que voy a intentar repetirlo…

    Estoy de acuerdo con que la verdad que contengan tus entradas determinan lo visitado que sea tu blog, pero entendiendo la verdad como el grado de implicación en lo que se cuenta de quien lo cuenta más que lo cierto o falso que sea lo que se dice. Es decir, de lo verdadero que sea para quien lo escribe independientemente de lo verdadero que sea para quien lo lee.

    Por supuesto que en la medida que estemos de acuerdo respecto a lo que leemos tendremos más ganas de visitar otras entradas del mismo autor y de comunicarle nuestro punto de vista, pero lo importante, me parece, es que sintamos que detrás de la entrada hay alguien pensando, sinitiendo, creando. Así, Un Mundo Mejor es una ampliación de mi casa a la que estan invitados todos los que se quieran asomar. Igual, pero de la misión, es Clear Santo Domingo. Y este, no es tan solo un blog con explicaciones meramente técnicas (frias) sobre cómo se hace un blog si no que implica un punto de vista sobre la vida y entra de lleno en las dinámicas nueve y diez: ética y estética.

    Si nos metemos como comentas con las publicaciones difamadoras no tenemos más que ver lo fáciles que son de desmontar para entender que no se las creen ni quienes las orquestan y descubrir cuales son sus intenciones, así que sólo son creidas por una “audiencia” tan baja de tono que no merece ni que les prestemos atención.

    Ahora bien, los hechos son los hechos y la verdad es que las estadísticas de mi blog suben cuando publico una entrada (escriba lo que escriba en ella) y caen en cuanto me duemo unos días y no publico nada.

    ¿entonces?

  7. Hola Karen,
    Aquí estoy de nuevo. He estado echando una ojeada a tu gran blog y me he topado con este artículo que ho había leido hasta ahora. Ya veo que es bastante antiguo, pero no me resisto a dejar aquí una reflexión que escribí sobre este tema tan apasionante de las verdades y las mentiras. Espero que no te moleste que abuse de tu hospitalidad dejando un comentario tan largo.

    Gracias, nos vemos.

    Tiene un libro Vargas Llosa,cuyo título siempre me ha gustado mucho. Se trata de “La Verdad de las Mentiras”. No sólo es bonito, sino que además nos da pie para reflexionar sobre un tema que, al menos a mí, me interesa sobremanera. Todos nos pasamos la vida hablando y opinando de cosas de las que nada o muy poco sabemos. Si hacemos un ejercicio de sinceridad tendremos que reconocer que en multitud de ocasiones aseguramos cosas que desconocemos, sólo con el propósito de quedar bien, vencer en una discusión o no admitir que de ese tema nada sabemos. Cuando la ignorancia y la vanidad se unen siempre vence esta última. Lo que más diferencia al hombre de los animales no es el lenguaje, el sentido del humor o la inteligencia, sino la vanidad y la mentira. Si nos ponemos a pensar cuáles son las convicciones más profundas de un ser humano nos damos cuenta de que en la mayoría de los casos no tienen ningún fundamento. Soy socialista, dice Pedro por ejemplo, pero cuando le pedimos que nos explique cómo ha llegado a esa conclusión, Pedro no saldrá de lugares comunes o bien repetirá de memoria lo que otros han dicho antes que él. Cuando alguien afirma que es católico normalmente no sabe ni lo que está diciendo. Al ser preguntado contestará que así fue educado o que eso no se puede explicar ni razonar. Qué decir del que desprecia todo aquello que no conoce. No hay mayor mentira que la de aquellos que sólo quieren conocer lo que les conviene ,lo que les deja tranquilos. El miedo a lo desconocido hace que nos aferremos a lo poco que conocemos como si de una verdad absoluta se tratase. De aquí al fanatismo hay un paso, y los fanáticos no son más que mentirosos ignorantes que de tanto repetir su mentira llegan a creer que es verdad.

    Cuando la educación no es más que mera transmisión de conocimientos, la libertad un derecho adquirido, la democracia algo que nos han dado y la cultura unos cuantos libros leidos, tenemos necesidad de reafirmarnos y para ello la mente humana ha inventado su arma más poderosa: el autoengaño. El hombre es un animal de costumbres y cuando se acostumbra a mentir ya no miente, se lo cree. La ficción, entendida como mentira, nos debe ayudar a interpretar la realidad que nos rodea, no a inventarnos la realidad que nos conviene.Hemos transformado la realidad porque no la entendemos, hemos creado la ficción para entenderla y para reflexionarla pero nos hemos quedado en el camino, en esa mentira en la que todos somos altos, guapos y en la que siempre tenemos razón porque de todo sabemos y opinamos y no nos calla ni Dios.

    No somos lo que hemos conseguido ser sino que somos lo que nos conviene ser: vanidad de vanidades.

    Calumnia que algo queda.

  8. Hola Jusamawi! ¡Vaya! ¡Siento como que hoy es mi cumpleaños o algo así! Esto que has escrito aquí es una entrada disfrazada de comentario, lo sabes. Para mí, también es un regalo, inesperado y quizás inmerecido… pero muy agradable, como todos los regalos, especialmente aquellos que son sorpresa. ¡Gracias!

    ¿Qué te puedo decir? En general me gusta (o me gustaba muchísimo, hace siglos que no lo leo) Vargas Llosa. Aluciné mucho tiempo con “Conversación en la Catedral”, mi favorita por años…

    Sin embargo, creo que ahora me da un poco de frío de pensarlo… no sé, me da sombra…

    Creo que he pasado por un proceso inverso al “normal”, creo que de vieja soy ahora más “optimista” (a pesar que aún me disgusta un poco el sonido de la palabra) que lo que era hace 25 años cuando leía a Vargas Llosa. Digamos, mejor, que aunque puedo estar de acuerdo por completo con todo lo que escribes en tu comentario (excepto con aquello de que somos “animales”), también sé con certeza (sí, de verdad, hay cosas que sí podemos saber con certeza) que se trata sólo de la apariencia de nuestra raza, no de su esencia. Y siento que tengo fe en un futuro mejor. Pero no la fe aquella ciega. Esa no va conmigo. Me refiero a la fe que es fruto de la auto observación y de la de nuestros semejantes, de que es posible ser mejor.

    Además, trabajo para ello, de otra manera no podría vivir conmigo misma. :-)

    No te imaginas cuánto aprecio tus entradas disfrazadas…. Por favor siéntete en tu casa, me encanta que pases por aquí. Me encanta como escribes y lo que escribes en tu blog. Fuera del talento “técnico”, se siente honesto, se siente de verdad, se puede percibir el ser que eres reflejado en cada palabra. Y eso es muy, pero muy valioso.

    Nuevamente, gracias por regalarme un pedacito de ti.

¿Qué opinas tú?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s