Cómo aumentar el tráfico en tu blog (II)

En la primera entrada de esta serie, veíamos qué es el tráfico, lo que se supone que lo aumenta, lo que yo he visto que lo aumenta y lo que mis lectores hacen para que aumente (en la parte de comentarios).

En esta entrada, voy a ponerme un poco más “esotérica” y veremos cómo se relaciona el tráfico con cosas misteriosas e insondables, como el propósito de tu blog y con el nicho de internet al cual pertenece.

A dónde va tu blog

En condiciones ideales, es bueno que tengas claro a dónde va tu blog antes de crearlo siquiera. Este es el propósito, es la respuesta a las pregunta ¿para qué voy a abrir este blog? y ¿qué quiero lograr con él?

¿Pretendes vivir de tu blog, hacer dinero con él? ¿Buscas darte a conocer como blogger, como escritor/a, como persona, para obtener contactos, trabajo? ¿Pretendes simplemente comunicar lo que piensas a quien quiera leerte? ¿Es tu blog la parte “viva” de un Sitio Web ya establecido? ¿Deseas ayudar a alguien con el contenido de tu blog?

Deben haber tantos propósitos como bloggers, pero muy probablemente los anteriores reflejan una buena parte de ellos.

Si tu blog no tiene un propósito definido, lo primero es que no vas a lograr nada definido con él. Posiblemente, ni siquiera sobreviva por mucho tiempo. Sin embargo, nunca es tarde para definirlo y asignarlo. Nunca es tarde para cambiar de rumbo, tampoco. Así que si tu blog no tiene propósito o ya no te gusta el que tenía, simplemente asígnale uno o cámbiaselo. Es así de sencillo. Decides: “Mi blog servirá para….” o “Mi blog irá en la dirección de lograr….” Y ya. Eso es establecer un propósito, es algo tremendamente sencillo y poderoso.

Claro que si te gustan los efectos especiales, siempre puedes adornarlo un poco, por ejemplo agitando una varita mágica o escribiéndolo en letras de fuego sobre una piedra, o recitándolo con una voz especialmente aterradora, pero al fin y al cabo se trata simplemente de asignar un propósito. Es tu prerrogativa como Ser causativo que eres. Lo haces todos los días, te des cuenta de ello o no.

El “nicho” de tu blog

Este horrible y fúnebre término es el que se utiliza para indicar la clase de público que leerá tu blog, a quién lo diriges, para quién escribes.

Los nichos clásicos son tecnología, Internet, blogging, actualidad noticiosa, profesiones específicas (por ejemplo “abogados”), entretenimiento (por ejemplo “cine”), farándula y chismes sobre celebridades, causas sociales y activismo, deportes en general o en particular, etcétera.

Por ejemplo, yo comencé escribiendo para el “nicho” de bloggers absolutamente principiantes. Además, creativos y de buena voluntad.

Sin embargo, sucedió que muchos de mis lectores se iban haciendo más y más expertos, dejaban de ser principiantes y sin embargo continuaban leyendo mi blog. Así, comencé a ampliar un poco el nicho (¡Dios! ¡cuánto detesto esta palabra!) y con ello, los temas que trataba y su mismo tratamiento. Creo que ahora es algo así como “bloggers principiantes e intermedios, creativos, de buena voluntad e interesados en la comunicación”.

En la vida real, a veces “olvidamos” con quién estamos hablando y entonces ocurren verdaderas calamidades. Cuando nos desubicamos, cuando perdemos de vista –por despiste, por ignorancia o por “ceguera momentánea”– a quién nos estamos dirigiendo, podemos salir muy mal parados de esa situación. Lo mismo ocurre con tu blog. Y los aciertos y las calamidades se reflejan en tus estadísticas de tráfico.

Qué necesitas hacer y en qué medida

Aunque el “qué hacer” no varía significativamente y se responde en buena parte en la primera entrada de esta serie, responder a las preguntas: ¿cuál es el propósito de mi blog? y ¿cuál es el nicho de mi blog? te va dar de inmediato el rumbo y la cantidad necesaria de las acciones que necesitas llevar a cabo para aumentar tu tráfico, así como cuáles puertos se encuentran en tu itinerario.

Por ejemplo, si tu propósito es hacer dinero, pero tu blog no pertence al nicho de la tecnología, ni de Internet, ni de la actualidad noticiosa de España, vas a tener que aprender mucho y trabajar muy, pero MUY duro para construir un nivel de tráfico que te permita acercarte a tu propósito. Porque sucede que la inmensa mayoría de los consumidores de información buscan estos temas y, en general, no les interesa nada más. Y aún si la tecnología es tu nicho tendrás que esforzarte muchísimo. Si no me crees, pregúntale a mi amigo Fernando.

Lo primero que tendrás que aprender es todo lo necesario para tener tu propio dominio y alojar tu blog en otro lado, sea usando WordPress.org o no, ya que en “punto com”, que es donde estamos, no se permiten blogs con fines de lucro. Tendrás que convertirte en un blogger profesional, no sólo en la parte de comunicación, sino de mercadeo y de técnicas de SEO. Y algo de conocimiento de diseño web no te vendría nada mal.

Si, por el contrario, tu propósito no es comercial y es algo relacionado con comunicar ideas, ayudar o darte a conocer, entonces tienes un panorama algo distinto. El contenido de tu blog será diferente, tu forma de escribir no será la misma y los espacios en que promuevas tu blog serán otros. En este caso, quizá tu blog nunca llegue a los Top 100 en español, pero en cambio te será mucho más fácil construir una verdadera comunidad de lectores y bloggers a tu alrededor.

Estos son apenas dos ejemplos de cómo combinas “propósito” con “nicho”. Naturalmente, no son las únicas posibles combinaciones, ni los únicos resultados posibles. Porque sí existen blogs de gran éxito con temáticas personales y que representan una importante fuente de ingresos para el blogger. Y también, hay blogs sobre tecnología, hospedados en “punto org”, montones de anuncios, y con un tráfico que da pena.

La diferencia suele ser el nivel de conocimientos y experiencia del blogger, así como la fuerza de su propósito.


Entradas relacionadas
Cómo aumentar el tráfico en tu blog (I)

Feeds, RSS y otros jeroglíficos
El papel de la Verdad en el tráfico de tu blog
.

15 pensamientos en “Cómo aumentar el tráfico en tu blog (II)

  1. Yo el blog lo abrí para desatar un impulso largamente reprimido.¿Puede un impulso ser un propósito? Tal vez cometí el error de no tenerlo claro al principio.Tan sólo quería escribir, pensar en alto. Me sienta bien.
    Tras un tiempo el propósito pasó del yo al vosotros.Compartir lo que uno siente y piensa.Simplemente eso. Más adelante la cosa se complica al ser ya necesaria la respuesta. La comunicación al fin y al cabo, imagino que se escondía tras el primer impulso.No hay más. No quiero convencer, no quiero transmitir ideologías ni contagiar opiniones.Tan sólo pensar, escribir, compartir, comunicar y, sobre todo, seguir siendo yo cada vez que doy al botón de publicar.
    Al principio bastaba con verme reflejado, con leer lo que había escrito y estar de acuerdo. Ahora busco además que los otros compartan lo que digo aunque no estén en absoluto de acuerdo.

    Por lo demás,oráculo,tienes razón, como siempre o casi siempre,o algunas veces o a veces, en lo que escribes.

  2. ¿A qué poética mente se le habrá ocurrido asociar la tétrica palabra “nicho” con el contenido de un blog? Seguro que no has sido tú, mi admirada y estimada Karen.

    Bueno, te dejo. Tengo una cita con mi sepulturero. :)

    Un fuerte abrazo

  3. jusamawi, un propósito, como se usa la palabra en esta entrada, es definitivamente algo que te impulsa, que te empuja y que hace que cambies tu posición en un espacio determinado, pero el término implica además, un nivel mínimo de conciencia de razón o de dirección. Hay algo más grande que un propósito y es una Meta. Desde ese punto de vista, posiblemente “querer escribir” ES un propósito y lo que sería desconocido (o faltaría) es la meta: “¿para qué?” Ahora bien, “me sienta bien”, me parece una meta, de toda legitimidad. Es, probablemente, LA meta de todo ser humano. Milla “teoriza” recientemente sobre esto en su blog. Así que desde mi punto de vista, no necesitabas más como propósito inicial. Y como bien dices, los propósitos cambian muchas veces con el tiempo. Gracias por concederme la razón ¿a veces?
    ;)

    Luis ¡Brrr! Espero que la cita haya sido corta y “guardando las debidas distancias”. Es una delicia tenerte por aquí, Capitán. Vuelve cuando quieras.

  4. ¿Por eso no son suficientes los buenos propósitos?

    Si tras una meta hay otra y luego otra y otra y otra,¿no seŕa que las metas concretas no son más que pequeños engaños con el riesgo añadido de posibles decepciones?

    Imagino que la única meta posible es sentirse bien con uno mismo, sea lo que sea lo que estemos haciendo.

    Tengo el propósito de leer a Milla y la meta de sentirme bien cuando la lea. Te cuento.

  5. Tu preguntad de inicio es tan “profunda” que me ha tomado 2 días responderla. Está bien ser oráculo, pero a veces siento que exageras un poco…
    :-)
    Pero en fin… muchas veces sí, es por eso que los buenos propósitos no parecen a veces ser suficientes… depende de el caso de que se trate, naturalmente, pero hay una frase que resume esto bastante bien y dice:

    “No son los sueños del Hombre los que le hacen fracasar, es la falta de la pericia necesaria para convertir esos sueños en realidad” L. Ronald Hubbard

    Podemos soñar y soñar. O podemos trabajar para hacer realidad un sueño. Ambas son actividades legítimas, pero no son sinónimos, ni siquiera similares, diría yo.

    Entonces si nos interesa lo segundo, pues necesitamos esa pericia, administrativa, en este caso.

  6. Aprovechando el título del libro de Miguel Hernandez (Périto en Lunas), podemos entender la misma cosa.No estoy desentrañando el significado de su metáfora, sino utilizándola para que en este caso diga lo que queremos oir.Hablas con sabiduría:hay que soñar y no detenerse ahí.Trabajar después para que ese sueño no nos abandone y podamos verlo hecho verdad.Tan peligroso como ser experto en sueños o lunas y qedarnos viviendo en ellas,es perder la capacidad de soñar.Trabajar persiguiendo un sueño llena de sentido nuestro esfuerzo. De otra manera se convierte en simple trabajo, y esto nos convierte en máquinas.

  7. Me a gustado tu exposición, pero no me ha quedado claro como cambiar esos parámetros que mencionas. Si puedes ser un poco complaciente conmigo y me lo aclara te estaré eternamente agradecido.

    Martin Lasky de La Bolsa Del Mercader

  8. Hola Martin, si entendí tu pregunta, es puramente un asunto de decisión. Piensas qué quieres hacer (o respondes las preguntas que se mencionan en la entrada) y ya, eso es todo. Decides. Instantáneamente, el universo comienza a cambiar, luego de una decisión.

    Hay algunas cosas mecánicas también, por ejemplo, si deseas cambiar tu nicho, vas a comenzar a visitar blogs del nicho al que ahora quieres dedicarte, a comentar en ellos, etc. Puedes también escribir una entrada anunciando el cambio o compartiendo tus pensamientos al respecto. Pero no es mucho más que eso. Tú eres el creador (el Dios) de tu blog. Sólo basta que digas “Hágase la luz” para que la luz se haga. :-)

¿Qué opinas tú?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s