Las 5 Barreras al éxito de tu blog –Parte III

Si te has estado preguntando por qué tu blog o página web no ha crecido tan rápida y constantemente como esperabas —escribió Skellie en Febrero de 2008— es posible que estés tropezando con uno (o más) de los cinco obstáculos para el éxito de tu blog. Hasta ahora, hemos cubierto las dos primeras partes:

En esta entrada, Skellie se refiere a la tercera barrera para el éxito: un público-meta no definido o mal definido.

Barrera 3: Falta de definición

Por Skellie

Cuando se le pide a un blogger o webmaster que describa brevemente lo que hace, por lo general dice algo como: “Escribo acerca de esto, esto y aquello.” Me gustaría cambiar este hábito. Me gustaría que comenzáramos a decir: “Escribo para tales y tales tipos de personas.” Permíteme explicar por qué.

Si escribes para la gente en lugar de escribir sobre un tema, estás obligado a pensar en aquellos a quienes escribes, qué les interesa, cuáles son sus necesidades y cómo puedes serles útil. Si escribes sólo sobre un tema, sin considerar el contexto, no hay brújula a la cual seguir.

Si tu blog es sobre Firefox, cualquier cosa que escribes sobre Firefox cumple los requisitos. Pero, ¿alguien quiere leerlo? Es increíblemente difícil de evaluar sobre qué deberías escribir, y cómo deberías escribirlo.

En su lugar, piensa en qué tipo de persona está interesada en los temas sobre los que deseas escribir. ¿Cómo puede adaptarse su cobertura del tema para satisfacer sus necesidades?

El valor es subjetivo. Si no has definido tu público meta, no puedes aspirar a producir algo valioso para ellos.

El desafío que hoy te planteo es que te sientes y respondas a la pregunta: ¿Para quién escribo? Una vez que respondas a esta cuestión vital, saber sobre qué escribir, cómo escribirlo y cómo/dónde promover tu blog se vuelve muchísimo más fácil.

14 pensamientos en “Las 5 Barreras al éxito de tu blog –Parte III

  1. Entiendo perfectamente la pregunta.Sé que es oportuna pero yo no puedo responderla.Lo he intentado,te lo aseguro, pero no encuentro una respuesta.

    No sé si hice bien o hice mal.No sé cómo me iría de haber pensado en los lectores antes de empezar a escribir.Una vez que los lectores llegan y que vas conociendo a algunos, es inevitable pensar en cuáles serán sus reacciones o incluso ,a veces,escribes impulsado por lo que has/te han leído o has/te han comentado.Ese diálogo y comunicación sí que es origen de muchos escritos.En otras ocasiones yo sólo pienso en mí mismo.La razón por la que yo escribo es demasiado personal como para detenerte a pensar en las características de los posibles lectores.Deshacer los nudos que uno tiene, conocerse,explicarse el mundo a uno mismo son suficientes motivos para escribir.

    ¿Cuántos blogs existirían si no hubiera lectores o comentadores?Yo quiero pensar que el mío si lo haría.

    Tal vez el consejo de Skellie esté dirigido a los blogs que necesitan lectores pues están pensados como medio de divulgación. Sé quiere dar a conocer algo.En este caso es evidente que la pregunta que ella nos plantea es la más adecuada de todas.

    La influencia de los lectores en la marcha de un blog queda fuera de toda duda.Lo que diferencia unos blogs de otros es que en unos casos los lectores son el motor y en otros la gasolina que alimenta ese motor.

    Feliz año

  2. Vecino querido, antes que nada recibe un cariñoso abrazo de Año Nuevo y… May the Golden Light be with you, always. (aunque me reservo el derecho de recibirla con los brazos abiertos cada vez que decida venir donde mí).

    Es posible que en tus primeras 10 o 15 entradas no pensaras en lectores en particular o en lectores en absoluto. Siempre sucede. Pero te aseguro que en lo adelante la gran mayoría de tus posts han estado excelentemente bien dirigidos. De otro modo ¡no estarías creciendo como lo haces, ni teniendo entradas con más de 100 comentarios!

    Darle dirección a una entrada (o un artículo o incluso un inocente comentario) no se hace únicamente del modo en que lo plantea Skellie. Ella se limita a describir la parte mecánica del asunto, de modo que cualquier persona, por peor comunicación que pueda tener, sea capaz de hacerlo; es decir, respondiendo a la pregunta “para quién escribo”. Tampoco hay que hacerlo en cada entrada. Estoy segura de que en tu caso particular decidiste para quién escribir en algún momento (no lo niegues, ya que tengo la evidencia por escrito en alguna parte) y desde entonces, pues escribes para esa/s persona/s, las conozcas o no, sean personas con nombre y avatar o no.

    Es igual que con los comentarios. Por ejemplo, yo hice una ronda navideña entre mis contactos de Flickr (incluyéndote, naturalmente), y aunque todos los mensajes podrían resumirse en “te dejo mis mejores deseos para estas fiestas”; me era IMPOSIBLE escribirles lo mismo a cada uno. Así que aunque todos mis mensajes “decían lo mismo”, eran todos diferentes. Te hablo de unos 45-50 mensajes…. Ahora bien, yo no me senté a reflexionar, ni pensé: “a ver…. qué le escribiré a fulanito…” fue algo que fluyó sencillamente. Ni siquiera te puedo explicar muy bien cómo, excepto que es una cuestión como de tener la fórmula de la comunicación incorporada, como parte de ti, la cual, naturalmente, incluye una cantidad mínima, media o máxima de ARC.

    No todo el mundo tiene estos datos incorporados “genéticamente”, ni la práctica suficiente para un uso desenvuelto —si así fuera, sólo con eso ya habríamos hecho realidad buena parte del mundo mejor que soñamos— pero todo el mundo puede comenzar a hacerlo y una de las formas que funcionaría hasta para el peor posible comunicador es la que plantea Skellie. Así, nadie pueda alegar ignorancia ni incapacidad.

  3. Si te refieres a que uno sabe el tipo de lector que puede encontrar de su agrado lo que escribe, lo entiendo.
    Se da la curiosa paradoja de que cuando uno empieza no se escribe para nadie en particular pero se desean visitas y comentarios vengan de donde vengan.Luego, a medida en que vamos defininiendo un estilo, la cosa cambia e importa más la calidad que la cantidad.Saber que has interesado a alguien y que ese alguien te lo demuestra con opiniones y comentarios inteligentes e interesantes vale mucho más que visitas anodinas a las que se responde por compromiso.
    Con el paso del tiempo, se establecen relaciones, uno sabe que es leido por un grupo más o menos fiel y, evidentemente, eso está en la cabeza.Tanto es así, que en ocasiones la inspiración viene de lo que has leído o comentado.
    Lo que no se puede negar es que hay blogs que están pensados para dar a conocer un tema, desde la fotografía digital a los caballitos de mar.En estos casos, el objetivo es llegar al mayor número de gente posible que esté interesada en ese tema.Los blogs más personales se mueven en otro ámbito y lo que más los diferencia es que el protagonista es el propio autor.Como te decía en el anterior comentario, en el primer caso es esencial aplicar técnicas para dar a conocer lo que se hace.Si no hay visitas ni lectores el trabajo no tiene sentido.Los blogs más visitados, los de tecnología, son un claro ejemplo.Los blogs personales tienen sentido por sí mismos y ,aunque a todos nos gusta ver subir el contador de visitas, éste no es un asunto capital.En el primer caso la razón del blog son los otros en el segundo soy yo.

  4. Me pareció tan… tierna y exótica la referencia a los caballitos de mar que me puse a ver si habían de verdad blogs sobre el tema y cuál no sería mi sorpresa al encontrarme al menos dos. Impresionante, vecino querido.

    Los intereses, las relaciones y la inspiración que llega a crearse fruto de estos afanes es algo que considero no tiene precio. Hay momentos en que sinceramente no quisieras hacer nada más que cultivarlas y hacer que crezcan y florezcan. No deja nunca de sorprenderme el poder tan grande de una buena comunicación.

    Estoy de acuerdo en todo lo que dices, excepto el último párrafo. Quizá no entendí completamente lo que quieres decir con que “los blogs personales tienen sentido por sí mismos”. Yo pienso que en cuanto al sentido del blog (o, si te comprendí bien, a su “validez”), no hay diferencia entre los blogs personales y los de tecnología. En ambos casos el sentido (en este caso refiriéndose a “propósito”) es darle a conocer a otros puntos de vista (personas) el nuestro propio o el de alguien más con el propósito expreso o no de establecer una línea de comunicación que aporte algo de regreso: saber que fué útil, bueno, bonito, agradable, genial, emocionante, maravilloso o inmejorable… etc. En pocas palabras, que causó o el efecto previsto, o al menos algún tipo de efecto: tu ya clásico “que no dejó al lector indiferente”.

    Si el único sentido de un blog fuera el blogger, entonces, lo que debería hacer este blogger es dedicarse 24/7 a contemplarse en un espejo y, efectivamente, su blog no tendría ningún sentido. Comunicamos para que nuestra comunicación sea recibida y comprendida y parte de un ciclo de comunicación como Dios manda es el acuse de recibo. La guinda del pastel es la admiración, no siempre se busca, no siempre llega pero yo me atrevería a apostar cualquier cosa a que un blog sin un sólo comentario no dura mucho y un blog que no diera al blogger la posibilidad de saber el número de visitas que recibe duraría aún menos si no recibiera tampoco comentarios.

    Es que por definición NO puede existir –o al menos no puede perdurar– la comunicación en un sólo sentido, es decir sin respuesta o al menos un acuse de recibo. Y, más allá, no perdurará sólo con acuses de recibo. Es decir cuando los lectores no originan nueva comunicación, sean preguntas o comentarios que van más allá de “te leí, nos leemos”. ¿No estás convencido? Haz la prueba. Deshabilita los comentarios en tus próximas entradas y ni te asomes por las estadísticas. Te garantizo que no llegas ni a la tercera entrada antes de volverlos a habilitar.

  5. Amén.

    Pero te faltó algo…. hay bloggers (y personas, muchas) que están técnicamente muertas. Son como zombies o robots. Muchos de ellos trabajan en los call-centers y en las recepciones de las empresas telefónicas. Esa clase de gente puede pasarse AÑOS emitiendo comunicación, “escribiendo” entradas (probablemente copypasteándolas o simplemente subiendo videos) y como no la dirigen a nadie, ni se enteran de si alguien la recibió o de nada, pues siguen y siguen y siguen mecánicamente, hasta que chocan con algo y se detienen. Es horrible. Tú tocas a la puerta en su cabeza, toc-toc, y nadie abre, nadie contesta…. ¡pareciera que no hay nadie! Es espeluznante.

    Naturalmente, tú y yo sabemos cómo hacer que abran, pero esa tecnología todavía debe difundirse bastante.

  6. Querida Karen: me había demorado en comentarte, aunque veo que la conversación con tu vecino mantiene el interés candente en esta entrada, sin pasar por alto el aporte de M.

    Recojo tu desafío y te confieso, virtualmente, por qué escribo.

    Escribo, luego existo. Suena a cliché muy manoseado, pero he descubierto, en este ejercicio de bitácoras virtuales y a través de mi experiencia, durante este año y algo más, que se refuerza esa idea en cada entrada.

    Escribo, primero que todo para mí, para canalizar las voces que llenan mis recuerdos (ha sido una terapia maravillosa, debo decirte) y luego escribo para mí como un ejercicio constante y permanente que se ha tornado un hábito franco, enriquecedor y alucinante.

    Creo que si ese gusto se contagia y se siente es “retribución” suficiente,aunque como bien has planteado en otras entradas, la retroactividad de los comentarios es el alimento constante del que goza con la escritura.

  7. Hola a todos.

    Me parece que lo que explica Chrieseli tiene que ver con lo que trata de explicar Jusamawi a Karen: el uso del blog como una forma de explicarse uno a sí mismo en la que uno no escribe según quién le lea si no de acuerdo a lo que a uno le pasa por dentro ¿es así J?

    Sin embargo lo que trata de explicar K, creo, es que esa explicación de uno mismo no tiene sentido si no es recibida por alguien al otro lado de la línea, lo que le da el verdadero caracter “terapéutico” que comenta C que es mucho mejor si ese alguien nos hace saber que ha recibido el mensaje. Así, incluso el “querido diario secreto” se escribe con la idea de que alguien, tarde o temprano, lo leerá. Por eso dentro de los confesionarios hay un confesor, si no uno le contaría sus cosas directamente a Dios, pero hace falta un “ego te absolvo”. Por eso uno se puede desahogar en el coche, en un atasco, repasando en voz alta los desastres del día pero es mucho mejor contárselo a un amigo tomando un café. Es algo que funciona más o menos como la toma de tierra en un sistema eléctrico.

    Por cierto Milla, desde hace unos meses trabajo en call-center, espero no convertirme en zombie… por si acaso tú no dejes de hacerme toc, toc, en la cabeza.

  8. Gracias Chrieseli.

    Iñaki, debo reconocer que a veces te dan ataques de genialidad. Wow! Yo no entendía bien por qué los vecinos discutían, la verdad, si siempre terminan estando de acuerdo en todo. De hecho, no logro entender cómo es que Karen lo hace… no es que ella “le de la razón” cuando no la tiene, como se hace con los locos para quitárselos de encima, ella no hace esas cosas. Es como si “creara” acuerdo, y nunca deja de impresionarme cómo es que lo hace con alguien tan… mmmm… digamos que… eeeeh… “tenaz” como el Sr. J. (¡dios, tuve que recurrir al diccionario de sinónimos!) Y luego de leer tu comentario es que lo he entendido. Claro como el cristal de Murano. No te preocupes, te mantendré en observación y tocaré a tu cráneo de vez en cuando.

  9. Una cosa es motivación y otra resultado.Lo que me empuja a escribir soy yo,yo, yo,yo, por egocéntrico que suene.
    Durante años escribí diarios y jamás los leyó nadie excepto yo.
    Otro asunto es que uno no siempre escribe por la imperiosa necesidad de entenderse, desahogarse o explayarse.Si el resultado de mi impulso primero me lleva a la comunicación, claro que la disfruto y esa comunicación me hace perseverar, me motiva y me ayuda algunas veces.
    Tengo cuadernos llenos de poemas.Tampoco los ha leído nadie.Hoy en día no diría no a su publicación.No porque lo necesite sino porque no me importaría.Lo que puedo asegurar es que casi todos ellos nacieron de un impulso de expresarme, de poner blanco sobre negro lo que pensaba o sentía.No lo s dejaba por ahí para que los leyeran ni los enviaba en sobres anónimos y perfumados.
    Yo hablo mucho solo.Me explico las cosas, me las cuento, me las resumo.
    Todo esto me ordena la cabeza.Necesito apaciguar el flujo de pensamientos y hacer estas cosas me calma.
    Si lo que escribo en el blog, por ejemplo, genera comunicación soy el primero en celebrarlo.También me gusta que me digan que lo que he hecho merece la pena.Quien diga lo contrario miente. Es bueno porque te da seguridad, adquieres confianza y te lanzas a otro tipo de empresas. Ya no solo escribes para ti.También puedo hacerlo pensando en los otros.
    Insisto en que la causa primera está encerrada dentro de mí.

    Iñaki explica perfectamente bien el proceso.Karen no dice ninguna mentira.Chrieseli se acerca más a lo que yo quiero decir.M sé que lo entiende y yo sólo añado que en el principio está la palabra y la palabra puede quedarse en el yo o buscar o encontrase con el otro.

  10. Antes que nada, mis excusas a todos por la tardanza en responder.

    M, tienes razón, existen esos… seres.

    Chrieseli, muchas gracias por tu confesión. La verdad es que me ayudó a “recordar” algo que casi había olvidado (para fines de esta discusión, naturalmente) y es la parte de “creación pura” si es que se le puede llamar así, que es previa a la comunicación. Técnicamente no es parte de ella y es la razón de por qué no la había tenido en cuenta al discutir con mi vecino querido. La creación es simplemente dotar de existencia (y, con suerte de un poco o mucha vida) a algo y en ese momento, no necesariamente lo le damos una función de mensaje. Así podríamos decir también “Creo, luego existo” (de crear, no de creer, claro). Y, por qué no, “Soy un Creador, luego soy Dios Humano” (en contraposición con “animal”). Gracias de nuevo.

    Iñaki, ¿sabes? por algún motivo que no sé cual es, pero podría apostar que se trata de algo muy tonto, me molesta un poco la expresión “explicarse a sí mismo”. O quizá se trate de un mal entendido. Y el ejemplo que das del automóvil es la ilustración perfecta. Quizá se trate simplemente que no recuerdo nunca haberme encontrado en la delicada situación de hablar conmigo misma. Me refiero a una auténtica “conversación”, no a frases sueltas del tipo “qué ilusa eres, Karen” o cosas así. O tal vez es que siempre tuve un querido diario… pero incluso en él, dedicaba mis “entradas” a personas específicas que nunca lo llegaron a saber. Milla tiene razón sobre la genialidad de tu comentario.

    Vecino, vecino, vecino… ¡Ja ja ja! Tu segunda frase ¡suena aterradoramente egocéntrica! Tú lo has dicho. Te cuento que M. leyó este comentario en mi computadora hace unos días y todavía resuenan en mis oídos sus carcajadas por más de 10 minutos seguidos cuando comenzó a hacerlo. Me contó que tuvo una especie de hermano, un “españolito” que –según sus palabras– si no era Leo debió deberse a un error de cálculo cósmico de algún tipo porque para ella era algo que me describió como fascinantemente insoportable (te hago la historia porque me reí mucho de verla reírse de esa manera). El caso es que este “hermano” de M. (no sé por qué le llamaba así), además de escribir, recitaba y actuaba fragmentos de Shakespeare, de Miguel Hernández y de otros autores españoles con un histrionismo que rayaba en la locura. Y entremedio recitaba una tonta cantaleta que decía algo como
    “Yo para mí conmigo
    Tú para mí conmigo
    El para mí conmigo,
    Nosotros, vosotros y ellos también
    para mí conmigo y yo
    yo yo yo yo, siempre yo…. ” y seguía con un ritmo frenético… y absolutamente cómico… ¡porque era verdad! Él se reía de aquello, era lo suficientemente inteligente para poder reírse de sí mismo, pero para él era la pura verdad. Pobre amiga mía querida, tiene una especie de imán para los felinos, pensaba yo mientras me contaba la historia.

    Ya recuperada la compostura, me atrevo a preguntarte si conservas tus diarios. Yo conservo algunos de más de 3 décadas… Poemas no. quizá 4 o 5 en toda mi vida, pero no más. Y no los conservo. Cuando quieras compartir los tuyos, ya sabes dónde enviarlos. No sé qué decirte sobre lo que dices a continuación. Es de esas cosas que se leen en recogimiento absoluto e incluso se tiene cuidado al respirar, no vaya a ser que algo se vuele, se espante o se deshaga. Son de las cosas que se guardan en frascos especiales, mágicos quizá, exquisitamente labrados y decorados de manera que aunque transparentes, los mil destellos y reflejos que producen sus facetas no permiten a ojos curiosos nada más que imaginar su contenido. Algo similar me sucedió con tu última entrada. Entro de puntillas, la leo despacio y siento como se me desenvuelve línea a línea, no ya frente a mis ojos, sino por dentro, muy adentro, en el lugar preciso en que al llegar, es ella la que comienza a leerme a mí. Y es tan especial la sensación, tan íntima, que ni siquiera pude escribirte esto en tu blog, es como una de esas cosas que sólo se oyen bien al oído y que suenan destempladas e impropias a una distancia mayor.

    Por supuesto que la causa primera está dentro de ti. A eso exactamente me refería con lo que le escribí a Chrieseli. Tu última línea, como muchas otras, me ha encontrado, fuera o no su intención.

    ………………………

    Hay otro fenómeno, vecino, que me da mucha curiosidad saber si te ha sucedido. Y es que a veces nos ocurre lo anterior (asumo que tú habrás experimentado algo así alguna vez) y luego, las mismas palabras, exactamente el mismo texto, en otro momento ya no causan el milagro de la resonancia de la que hablaba nuestra amiga M. hace unos meses. Bueno, para mí al menos es como un milagro.

  11. A pesar de ser egocéntrico siempre se me ha dado bien hacer reir a la gente.
    Siempre me han gustado más los fascinantes insoportables que los repelentes agradables.
    Conservo los diarios.Siempre me pregunto qué hacer con ellos, pero pasan los días y los años y nunca tomo una decisión.
    Hablo, en alto y en bajo, conmigo.Mi mente acelerada tiende a ir demasiado deprisa.Las palabras en su sitio la calman. por eso mismo escribo.
    Acojo con gusto tus palabras susurradas al oído.¿Cómo no iba a hacerlo?

    Por supuesto que he experimentado el fenómeno del que hablas.La resonancia se produce, imagino, gracias a un cúmulo de cosas,el momento, el lugar, las circunstancias, el grado de receptividad…por eso es que hablamos de momentos únicos, experiencias únicas.De ahí el milagro.De ahí la diferencia entre el arte y la ciencia, esta última trata de repetir un fenómeno incesantemente.El arte por contra sólo crea momentos únicos e irrepetibles.

  12. Vecino querido, no hay contradicción en el egocentrismo y la habilidad para hacer reír. Gracias por la acogida, se sintió muy bien hace 10 días atrás cuando lo escribiste.

    Me alivia un poco saber que no soy la única en experimentar esta clase de cosas. Me parece interesante ver todos los “ingredientes” que atribuyes al fenómeno de la resonancia. Yo pienso, por el contrario, que es una cuestión que no tiene nada que ver con los elementos del universo físico como el tiempo y el lugar (ya que para comenzar, ni siquiera se supone que existan realmente). De otro modo no tendría explicación que algo que un poeta o un escritor o un filósofo escribió hace 300 años pueda tener el efecto de hasta llegar a cambiar la vida de una persona en el presente, por ejemplo. Yo pienso que es más bien una cuestión de intención doble: la de hacer llegar o transmitir algo (una idea, una emoción, etc.) en un nivel o calidad determinada de longitud de onda, como si estuviera de alguna manera codificado para pasar desapercibido ante los “intrusos”. Si el otro, sea o no el destinatario original, tiene la intención o se encuentra dispuesto a recibir y duplicar lo que se envió y se sitúa en el estado emocional correspondiente, se produce el “click”, el enganche, la conexión, el milagro. Y cuando estas cosas se dan en un nivel específico de calidad ocurre, como bien dices, el arte, que no es más que una comunicación de cualidades (calidades) particulares.

    De todo esto, lo más emocionante es la parte de lo irrepetible. Es como enamorarse. Puede suceder una y mil veces y nunca es la misma sensación, incluso cuando se trata de las mismas personas.

  13. Encontre tu blog buscando como crear uno en wordpress y la verdad parece muy util.
    Estoy decidido a crear un blog pero no puedo por ahora…no tengo tiempo estoy preparandome para el examen de ingreso a la universidad T_T -tengo 17- pero luego una semana y lo creo…lo dificil parece el modelo…yo quiero un simple 2 columnas.
    Tematica: relatos cortos…..y claro como no MUSICA Y CINE
    Bueno sin mas bye

    Un gustaso tu blog

  14. Lullaby, muchas gracias por tu comunicación y por tus amables palabras a mi blog. Me alegra muchísimo que lo consideres útil. Es su propósito. Estoy segura de que entre las plantillas disponibles encontrarás una de tu agrado. Además, si cambias de opinión, simplemente la cambias y ya, no pasa nada! No conozco un solo blogger que haya encontrado la definitiva (entendiendo por “definitiva” una que le sirva al menos por un año) al primer intento.

¿Qué opinas tú?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s