Creación y persistencia

Hay una ley natural que va más o menos así:

Para que algo que has creado persista en este universo, debes continuar creándolo, una y otra vez. De otro modo, tarde o temprano desaparecerá, se desvanecerá, dejará de existir.

Es una ley muy simple y al mismo tiempo es inexorable, como la gravedad. Funciona igual en cualquier parte, nos guste o no nos guste, lo sepamos o no.

Naturalmente, esto tiene todo que ver con tu blog y con el oficio de bloguear. Tiene que ver con tu tráfico, con tus comentarios, con tu ranking…. ¡Pero también tiene todo que ver con tu vida! Las leyes naturales son así: les encanta infiltrarse en todas las actividades humanas y por más que queramos evitarlo a veces, es inútil; ellas siempre tienen la última palabra.

En esta entrada no voy a entrar en el por qué funciona esta ley de la creación y la persistencia, sino simplemente en el cómo. El por qué pertenece al vasto campo de la filosofía y nada más lejos de mi ánimo que adentrarme en sus senderos en este momento.

Creación de contenidos

El ejemplo más común de esta ley, aplicada a los blogs es la producción de entradas.

Por definición, tu blog es un blog mientras se actualice con una mínima regularidad.

Cuando dejas de escribir o de publicar; cuando dejas de crear contenido, simplemente deja de ser un blog.

Tal vez se convierte primero en algo estático, como un sitio web común y silvestre. Luego, de una forma u otra se va desvaneciendo: tienes cada vez menos tráfico; y aunque se quedará flotando por un buen tiempo en la blogósfera, como la basura espacial, no te sorprendas si un buen día ni tú mismo lo puedes encontrar. La creación del cuerpo de un blog: sus entradas, su contenido, se detuvo. El resultado es que ya no hay más blog.

Otra forma de producir esta muerte anunciada, a más largo plazo, es dejar de crear contenido sin dejar de publicar. Es todo un truco. Simplemente comienzas a escribir en automático, “sin alma”. Luego, recurres al copy-paste de contenidos ajenos, a publicar imágenes o videos sin molestarte en escribir siquiera una o dos ideas propias. Aunque de hecho estás publicando, lo cierto es que la creación ha desaparecido. A la larga, obtendrás el mismo resultado.

Creación de líneas de comunicación

En algún momento estableciste líneas de comunicación con tus lectores. Más fuertes o más débiles, pero ahí están.

Ellos vienen a visitarte, los más comunicativos te dejan comentarios, tú los respondes…. cuando vienes a ver, no sólo tienes en tus manos una red de comentaristas —bloggers o no— sino que si te descuidas, puedes llegar hasta a crear amigos. Sí, amigos de verdad. De aquellos que se sienten igual o más cercanos que los que te visitan en carne y hueso.

La sensación es maravillosa. Es casi como enamorarse. Ya no estamos solos…. tenemos lectores, tenemos comentaristas, tenemos amigos. Magia de la buena.

Sin embargo, un mal día te levantas con el pie izquierdo y comienzas a detener tu creación de esta red, empiezas a dejar de crear estas líneas de comunicación, a dejar de crear estos amigos. Te pesa escribirles, no te dan ganas de visitarlos, de comentar en sus blogs, de responder sus comentarios. Comienzas a encontrarle el lado oscuro a este asunto de las relaciones virtuales. Y, cómo no, empiezas a elaborar toda clase de teorías que justifican a la perfección tu cambio de actitud hacia lo que fue el resultado de tu propia creación.

Las explicaciones y las justificaciones pueden ser magistrales, pero no impedirán que tu blog deje de ser un blog si al final detienes la creación de tus líneas de comunicación. Si dejas de inyectarles interés, afecto, atención. Si simplemente cortas estas líneas, o las apagas, como si se tratara de un aparato electrónico y no de algo vivo.

Con ellas, también se irá por la borda una parte de ti. Esa misma parte que se sintió extasiada, feliz, dichosa y afortunada de haber creado una gran cantidad de aquello por lo que realmente vale la pena levantarse cada mañana: comunicación, afecto, realidades compartidas, juegos.

Creación del propósito… y dos noticias

Lo he dejado para el final porque es lo más importante.

Por más extraño que te pueda parecer, hay algo más que necesiamos crear continuamente: nuestro propio propósito para haber abierto nuestro blog en primer lugar. O para haber iniciado cualquier otra actividad en la vida.

Cuando no continuamos creando este propósito, tarde o temprano ya no tendremos contenidos, ya no tendremos líneas de comunicación, ya no tendremos blog. No importa cuál haya sido este propósito inicial, no importa si lo recordamos o no, si estamos conscientes de él o no.

Dicen que mal de muchos, consuelo de tontos. No obstante, me atrevería a afirmar que no hay un solo blogger en el mundo con un blog de más de un año que no haya pasado al menos una vez por estas etapas de creación detenida.

La mala noticia es que el dejar de crear no hace que entremos en un círculo vicioso de creación detenida. No. Nos coloca en una espiral descendente, que es mucho peor. Bajamos en mayor picada y con mayor aceleración, mientras más tiempo dejamos prolongar la falta de creación.

La buena noticia es que hay remedio.

El remedio

Crear. Crear. Crear.

Y volver a crear.

Una y otra vez y siempre.

No hay otra manera.

En un blog, en una relación, en un trabajo, en una vida. En todos ellos funciona exactamente el mismo principio. ¡Creamos hasta nuestras propias emociones, por más difícil que resulte creerlo!

No importa el nivel de deterioro al que haya llegado tu blog, tu relación, tu trabajo, tu vida, tu estado de ánimo. Lo único que necesitas es encontrar dónde dejaste tirado tu propósito inicial, localizarlo. Y si no lo encuentras…… simplemente —ya lo adivinaste— ¡creas uno! nuevecito y resplandeciente.

Sea que lo encuentres y logres recogerlo, limpiarle el polvo y devolverle un poco de su brillo original, o que crees uno nuevo; te verás colocado instantánea y automáticamente de vuelta en la espiral ascendente de creación de contenidos, de líneas de comunicación, de vida….. donde el infinito es el único límite.

Santo remedio.

14 pensamientos en “Creación y persistencia

  1. La idea de que algunos de mis relatos; los más sentidos posiblemente, lleguen a convertirse en basura virtual me ha cortado el aliento.

    Creo que más que un médico necesito un benévolo editor.

    Un abrazo

    Edu

  2. A eso que has hecho se le llama llegar y besar el santo.También se puede decir que pones los dedos en la llaga.Al menos en la mía.He leído y releído lo que escribes y sinceramente tienes toda la razón.
    Te la concedo, la razón, pero he de reconocer que poner en práctica tu receta a veces cuesta.
    Perseveraré bienhallada vecina

  3. Eduard, lamento el efecto que te ha causado mi entrada. Sin embargo, no puedo ver por qué tendría que ocurrirte algo como eso. Por un lado, eres de los bloggers más prolíficos (o productivos, si prefieres) que conozco y por otra, he visto que atiendes con el mayor de los mimos, y cada vez más y mejor, tus preciosas líneas de comunicación. Me parece que, al contrario ¡surfeas con gran estilo en la cresta de la ola de la creación! Lo cual no invalida la necesidad del editor, naturalmente. Como incondicional recién inscrita, apoyo la idea de pies a cabeza. Un abrazo cariñoso de vuelta para ti.

    Querido vecino querido, no sé qué responderte… sólo te diré que no me alegra el dolor que puedan haberte causado mis dedos, bien sabes que NADA podría estar más lejos de mi intención. Pero sí me alegra comprobar que Milla tenía razón una vez que se refirió a ti como abejorro: el perfume de la verdad te atrae de forma irresistible, desde cualquier distancia a la que te encuentres, como a todos los de esa especie. No seas tan exigente contigo mismo, vecino querido, por lo que he visto hoy, exageras con aquello de que cuesta. Luego del curso aquél de desapego y…. ¿cómo se llamaba? ¿minimalismo? del año pasado, te creo capaz de hacer absolutamente cualquier cosa.

    Sé que lo harás, vecino querido. Para bien de muchos.

    • La llaga se está cerrando.Repasaré el curso del desapego.Soy un estudiante aplicado.Gracias por la confianza.

      El abejorro minimalista.

    • Vecino querido. Acabo de quitar las caritas en tu honor. Pensaba responder sólo con una sonrisa, pero ya ves… no salió como estaba planeado. Buenas noticias me das en esta tarde húmeda, calurosa y nublada. Me gustan los abejorros, son suaves, gorditos, peludos, coloridos y zumbadores. Sus partes negras brillan al sol.

  4. Hola Karen. No es la primera vez que te visito aunque tengo que reconocer que no he prestado hasta hoy la debida atención. Nuestros comentarios se han cruzado en Jusamawi. Tras leerte [interesantísimo lo que has escrito] en su casa me encuentro con esta entrada precisamente en momento crítico en el que más pongo en cuestión si ésta es una adecuada forma de comunicación. Parece que me tendrás durante unos días de “okupa” por aquí asimilando la información que facilitas mientras tomo una decisión. Un saludo. Beatriz.

  5. Querida Cris, mi vecino querido dice que el acuerdo total es sospechoso…. yo, naturalmente, no estoy de acuerdo con eso. Sin embargo, como el acuse de recibo total, tiene el inconveniente de que produce la extraña situación en que ya no queda nada más que hablar. Un abrazo de vuelta para ti.

    ¡Hola Beatriz! primero que nada, bienvenida (oficialmente) a mi blog. Todos mis lectores son bienvenidos, pero sólo puedo bienvenirlos “oficialmente” cuando rompen el silencio. Segundo que nada, gracias por dejarme tu nombre, así es más fácil. Claro que te he visto por los blog de varios amigos y amigas. Acabas de cambiar de Avatar, además, parece que eso está de moda, al menos entre las chicas.

    Me encantaría saber (soy muy curiosa) cuál es la duda que tienes exactamente y por qué ésta podría no ser una adecuada forma de comunicación (me imagino que te refieres a los blogs). Te adelanto mi consideración muy personal de que depende en gran parte de ti que lo sea o no. Tú le das la forma y la función que tú quieras, la única función que no está permitida, al menos en WP.com es la comercial.

    Me alegra que te gusten mis fotos, gracias por dejármelo saber. Tienen licencia cc, claro que puedes tomarlas prestadas.

  6. Gracias por tu bienvenida Karen. El cambio de avatar es provisional [paralabra que ya indica una voluntad de continuidad].
    Dudas dudas dudas. El Blog no fue algo bien meditado. Surgió más de una acción de seria protesta que de una auténtica decisión al uso “voy a crear un blog porque tengo n-objetivos clar@s”. Si me has leído en los comentarios no me siento confiada en un medio para el que puede que no esté preparada. Hay lugares o casas en las que me siento más cómoda. Supongo que eso es normal. Pero hay también algo que no funciona o que no fluye bien o no lo hace al menos con la comodidad. Leyendo tus líneas de ayer creo que estoy más en confrontación o en desacuerdo que en aceptación. Lo que no quiere decir ya que he llegado hasta aquí no me tiente la continuidad para ir dejando de publicar por un tiempo dedicado a leer buscando cosas nuevas o abriendo horizontes.
    Gracias Karen. Un saludo.

  7. Hola otra vez. He estado bien ocupada en estos días. Ayer te hice la visita silenciosa de lugar y aunque no leí nada, si miré detrás de la puerta y hasta debajo de las camas buscando la página “About”, donde el blogger explica de qué se trata su blog y/o quién es él/ella. Retrocedí hasta las primeras entradas y no la encontré, pero sí vi muchas cosas que me gustaron, empezando por la primera impresión, visual, muy muy agradable. Es un blog limpio y bien cuidado. Espero esta noche repetir la travesía, ya con mis anteojos sobre la punta de la nariz.

    Todos nos sentimos más cómodos en ciertos lugares. Es completamente natural. Además, buscamos y normalmente encontramos estos lugares y a las personas que incluyen.

    La protesta hacia algo es un propósito perfectamente válido para iniciar un blog. No es el que yo usaría, pero de que es válido y aceptable, por supuesto que lo es, tiene todo que ver con el derecho sagrado a la libre expresión de las ideas.

    Sin embargo (parece que hoy no es mi día más brillante), sigue sin quedarme claro cuál es exactamente la dificultad que tienes, el desacuerdo, la protesta… Pienso que te puedo ayudar, es la función de mi blog, además; pero, naturalmente sólo si quieres o en el momento en que quieras. Por otra parte, la falta de preparación se remedia muy fácilmente, preparándose. El “Blogging” aún no existe como carrera universitaria y me imagino que nunca existirá. Por lo que normalmente ningún blogger sabe nada al respecto hasta el momento en que decide dar el paso y abrir su blog. Y entonces, si es listo, decide aprender y aprende.

    De nada, cuando quieras.

  8. Hola Karen. Muchas gracias por el interés pero especialmente por la ayuda. Contesto a tus preguntas:

    1º Bien. Damos con mis limitaciones. Al no saber crear nuevas páginas he incluido en las de la derecha [donde he dejado aquellas que más me gustan por uno u otro motivo] un “A propósito de” pero, ya verás, creo que demuestra la generalidad o poca concreción en el momento de creación del blog.

    2º Ponte bien los anteojos por favor y, con mucho cariño hasta que ejercite bien mi ataraxia, opina todo lo que te parezca oportuno.

    3º La protesta ya no es importante Karen. Página a cerrar. Estuvo acertada una lectora bloguera al darme su opinión cuando empecé a publicar algún mini relato reto [aunque sé que es un juego me paralizo; de hecho he borrado unos cuantos] “se ha abierto una brecha que no sabes cómo llenar”.

    4º Sobre el Blogging respondo con el mismo chiste que utilizo respecto a la escritura cuando miro al lápiz con impotencia “si hay algo dentro del lápiz seguro que lo encuentro” pero desde luego con pasitos lentos uno detrás de otro. Me agobia además la sobre-exposición o la sensación de lugar público. Como te he dicho estaré de okupa una temporada por este lugar.

    Muchas Gracias Karen.

  9. Beatriz, he estado enredada en hilos no precisamente de agua en las últimas muchas horas. Forma de disculparme por la tardanza…. ya van dos. Dicen que la tercera es la vencida.

    1. Ya vi tu “About”. Creo que debí haberlo visto en la primera, no sé que me pasó, si estaba delante de mis narices. No veo por qué dices que no sabes crear nuevas páginas, si ya tienes 12 creadas, al menos de las que se pueden ver.

    2. Hoy no los necesito. :-) No los necesito todos los días, sólo de vez en cuando, pero gracias por la recomendación. Mi primera opinión –desautorizada– sobre tu blog es que se ve que tiene mucho trabajo invertido en él. Se siente cuidado con cariño y detalle. Eso hace que la primera impresión sea excelente. Las gráficas que escoges me gustan mucho. Es hermoso. Me habría gustado ver más escritos tuyos en la primera página, pero esa es una cuestión de pura preferencia personal. No me adentré en aguas profundas, así que aún no sé lo que hay en el fondo, sigo con los corre-corres y los trajines. Sobre tus escritos, pues leí sólo dos, y manejas muy bien las letras de agua, eso está por descontado. Me parece que aquello que mencionabas de la protesta sigue latente y filtrándose como el primer día…. no es mi género favorito, te lo confieso, pero una protesta bien escrita, siempre se lee a gusto.

    3. Como te decía en dos… no estaría tan segura.

    4. Lo bueno de ser blogger es que como no nos pagan, nadie nos está esperando. Nuestros lectores son extremadamente pacientes. La más impaciente que conozco es mi querida M. que duró un año y dos meses sin entradas antes de decidir, luego de darle muchísimas vueltas, retirar de su blogroll a un blogger que aparentemente abandonó el oficio. Yo esperaría más tiempo aún. Lo que quiero decir es que la frecuencia la disponemos nosotros mismos y, como siempre decía mi padre: “Si no tiene nada que decir, no lo diga”. El silencio es parte del oficio, como el saber cuándo hace falta. Lo del sueño que estamos en pijamas o desnudas en plena avenida, es inevitable, pero se gradúa a conveniencia. A todos nos pasa. Las barreras se van venciendo (o no) poco a poco. Para mí lo más maravilloso de este medio es que cada uno pone sus propias reglas en su propio espacio. Algunas son más populares que otras, naturalmente, pero siempre terminamos atrayendo a quienes son como nosotros en algún sentido y repeliendo a quienes no lo son. No es mal negocio.

    Como te he dicho (creo), estás en tu casa.

    De nada, querida.

  10. Tienes razón. La falla está más abierta e infectada que nunca. Estoy con tu padre. Hombre sabio. Todo se aprende. Incluso la Ataraxia. Las barreras Siempre Se Vencen, Siempre. Gracias Karen. Un abrazo.

¿Qué opinas tú?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s