El poder de las respuestas (II)

Pierre Auguste Renoir
Le Bal au Moulin de la Galette (detalle) 1876, Pierre Auguste Renoir

En una entrada anterior revisaba los efectos espectaculares que pueden crear las respuestas y la falta de ellas. En esta entrada, reviso uno de los factores más frecuentes que pueden llegar a bloquear por completo la capacidad para comunicar de una persona.

Se trata del mismo mecanismo que inhibe la comunicación en toda sus manifestaciones. Como yo lo veo, es la clave no sólo de los problemas de comunicación, sino de la ruina de la humanidad y de la Humanidad.

Son las ocultaciones.

Una ocultación es, sencillamente, lo que hacemos inmediatamente después de que cometemos una fechoría, una falta o hasta un error; cuando violamos un acuerdo, o un precepto ético o moral: lo escondemos, tratamos por todos los medios de que alguien en particular no se entere.  La “travesura” o la transgresión puede ser algo tan inocente como haber dejado de transmitir un mensaje que prometimos transmitir, hasta haber apretado el botón (o haber dado la orden, es lo mismo) que hará volar en pedazos un planeta habitado. La secuencia fechoría —> ocultación ocurre, generalmente, de forma tan automática que ni cuenta nos damos.

Sucede que con muy pocas excepciones —no pasan nunca de un 20% de los casos— las personas no nos sentimos orgullosas de estos desmanes cometidos por descuido, por ignorancia, por error o por mal cálculo. Y hasta en los raros casos en que sí tuvimos la intención de dañar, terminamos luego arrepintiéndonos, al ver los resultados.

En la niñez y en la juventud temprana, la vergüenza o el miedo a las consecuencias nos llevó a descubrir el “yo no fui”: la ocultación a punto de ser descubierta, el último recurso luego de que nos fallara esconder los pedazos debajo de la alfombra. En la vida adulta agregamos nuevas modalidades. Por ejemplo, no son pocas las veces que consideramos que revelar nuestras fechorías haría más daño que bien o le causaría problemas a quien debería saberlo. Y así, se lo ocultamos o mentimos, para protegerle.

Las ocultaciones se van encadenando unas con otras a lo largo de la vida y si logramos llegar, yendo hacia atrás, a la primera de una cadena, encontramos ahí, invariablemente, incluso en el caso de un asesino en serie, que ocultamos algo PORQUE no queríamos causar aún más daño al revearlo. A partir de esa primera ocultación, el mecanismo se vuelve una costumbre, se vuelve automático y progresivo, la persona se introvierte cada vez más y esa es la espiral descendente de las relaciones. Las ocultaciones tarde o temprano destruyen la comunicación, la cercanía entre las personas, los acuerdos, las parejas, los grupos, las vidas. Es trágico en verdad.

Hay mucho más que saber sobre el tema, especialmente en cuanto a cómo deshacernos de la influencia dañina de nuestras ocultaciones y este no es el espacio más adecuado para abundar sobre él. Si te interesa el tema, déjame un comentario o envíame un correo [karenvonblixen @ gmail.com] y con gusto te indicaré cómo obtener más información.

Lo que sí quiero transmitir aquí es cómo se aplica este dato sobre las ocultaciones a los blogs y a los bloggers:

Si en algún momento sientes que la motivación para comunicarte con tus lectores o con otros bloggers ha disminuido notablemente o ha desaparecido por completo y quieres hacer algo al respecto para remediarlo, puedes hacerlo. Simplemente, pregúntate qué puedes haberles hecho a estas personas, qué puedes haberles ocultado… qué promesas pueden estar por ahí apiladas, incumplidas. Cuáles comentarios que ameritaban una respuesta se han quedado sin ella.

A menudo, es suficiente con una inspección simple y unas cuantas respuestas honestas a estas preguntas para despertar el deseo apremiante de volver a ponernos en comunicación con los lectores, con los comentaristas, con otros bloggers.

Algunas veces, se necesita un poquito más: ponernos al día en los artículos que prometimos escribir, responder esos comentarios pendientes… A veces, se requiere aún más. Necesitamos limpiar otras áreas de nuestra vida que pueden haberse bloqueado con las ocultaciones para recuperar las ganas de estar nuevamente en comunicación con el mundo.

Pero sea lo que sea necesario, vale la pena comenzar. No hay nada más placentero que una buena línea de comunicación, de doble vía, con alguien a quien apreciamos.

7 pensamientos en “El poder de las respuestas (II)

  1. Personalmente acabo de tener la oportunidad, hace a penas unos días, de deshacerme de algunas de esas “terribles” ocultaciones desbloqueando, como dices, algunas areas de mi vida y recuperando las ganas de estar nuevamente en comunicación con el mundo especialmente a través de esta ventana en la que tantas veces esas ocultaciones habían estado a punto de ser descubiertas.
    ¿Se puede saber cómo te las arreglas para tener esa puntería para dar de lleno en el clavo?¿Te ha prestado Milla su bola de cristal?

  2. Karen. Como en mi caso soy transparente nada que comentar sobre ocultaciones. Sin embargo tengo una duda reciente. En mis dos últimas entradas aparece una publicidad que no he insertado que además es imposible eliminar. Sé que me explicaste que en WordPress no es legal por lo que de momento he bloqueado el acceso al Blog con clave hasta que sepamos lo ocurrido pero si pudieses adelantarme información sobre cómo solucionarlo [apenas tengo conocimientos informáticos] me vendría bien. Te he dejado también unas consultas en el Jardín sobre licencia Creative Commons para las futuras publicaciones. Gracias anticipadas. Beatriz.

  3. Beatriz, por la urgencia aparente de este mensaje, me atrevo a intervenir. Karen se ha ido de fin de semana a la montaña (sí, otra vez, no sé qué es lo que le pasa!) y allá no tiene señal.

    WordPress.com de vez en cuando inserta anuncios en los blogs de sus usuarios, probablemente es lo que ha ocurrido. Y de esta manera financia (me imagino que en parte) todos los servicios gratis que nos ofrece. Estos anuncios se supone que sólo los ven los visitantes no-regulares de los blogs. No los ven los bloggers o las personas que han abierto una cuenta en WordPress y acceden al blog desde su cuenta.

    Puedes quitarlos, comprando el upgrade “No-Ads” (sin anuncios), que cuesta 30 dólares al año. Sólo vas a tu Tablero y allí seleccionas Mejoras, luego Mejoras de nuevo y luego Sin Anuncios.

    Espero que esto responda tu inquietud. Un beso, M.

  4. Muchas gracias M. Creo que a Karen no le pasa más que disfruta de los fines de semana como haría aquí una servidora si no tuviese sus exámenes tan cercanos :( . Estaba preocupada. Me ha llamado una amiga que ha conectado desde su casa para decirme que aparecían unos emoticonos enormes además de publicidad relacionada con la localidad en mis últimas entradas. Efectivamente no lo hacen al conectar desde mi cuenta. Egoístamente no pensé en que WordPress es un servicio con el que contamos gratuitamente. Temí que se tratase de algo que pudiese comprometer mi blog. Perfecta la información sobre al adquisición de No-Ads. De paso indagaré sobre otras posibles mejoras aunque mi inglés … ops :( . Si tengo dudas durante la semana regreso para consultar. Muchas gracias de nuevo M por la información pero especialmente por la prontitud. Un beso. Beatriz.

  5. No se de qué hablas, querido Iñaki, nunca habría pensado algo como lo que me cuentas. Para mí eres un ángel, por bueno, bello y refinado. Sin embargo, ¡me haces cada pregunta difícil de responder….! Pues sí y no. A veces, como ya te he contado, Milla me deja el Palantir por un fin de semana o dos, pero no olvides que también tengo mis propias dotes oraculares, al menos no se me ha informado de mi destitución del cargo… aún. El Palantir lo uso más que nada para confirmar mis visiones y predicciones. Me encanta verte por aquí, fresco como una lechuga.

    M, gracias, querida, por tu ayuda a Beatriz.

    Beatriz, gracias, no me pasaba nada, efectivamente, excepto 2 semanas de trabajo excesivo y poco espacio verde. Efectivamente, la publicidad que coloca WP no siempre es tan “discreta” como yo quisiera, pero se relaciona en general con el tema de los posts. Yo nunca entro sin registrar, así que la pude ver en varios blogs de los amigos por primera vez. Estoy pensando seriamente en comprar el upgrade. Me has dado una idea para una entrada corta y fácil: las mejoras disponibles. Gracias! :-)

  6. Karen & M. Muchas gracias a las dos. Lo cierto es que me asusté un poco. Estaré atenta a la entrada sobre el upgrade. Un abrazo.

¿Qué opinas tú?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s