Dar y recibir, alcanzar y retirarse

Si lo piensas un poco, te darás cuenta de que hay muy poco en la vida que no pueda verse como dar y recibir o alcanzar y retirarse. Es porque forma parte de un Ley Natural. Pienso que es uno de los principios sobre los que se construyó este universo.

No sé en otros Sistemas, pero en el nuestro, el Sistema Solar, los planetas orbitan alrededor del sol, acercándosele (alcanzando) y entonces alejándose de él (retirándose). Los satételites hacen lo mismo con respecto a los planetas. Los elementos lo hacen; el mar es, tal vez, el mejor ejemplo: las olas vienen y se van, interminablemente…. La semilla germina para alcanzar la luz y al morir la planta, se retira, de regreso a la tierra.

Los seres humanos reproducimos incesantemente este ritmo vital, en cada latido del nuestro corazón, cada respiración, con cada vuelta que da la sangre en nuestras venas, con cada día que comienza y que termina, con cada pensamiento que echamos a volar y que luego olvidamos, con cada ciclo de comunicación que comenzamos y que concluimos.

La comunicación es el mejor botón de muestra. El blogger escribe su entrada (alcanza, da) y entonces se retira para observar el efecto que ha causado en sus lectores. El lector recibe la comunicación del blogger y, si es un buen lector, completa el ciclo de comunicación dándole un acuse de recibo en un comentario, algo que transmita: “sé que estás ahí, recibí tu comunicación”. Si no sólo es un buen lector, sino uno excepcional, iniciará un nuevo ciclo, alcanzando (dando), a su vez, al blogger: le da su opinión o le pregunta algo. Y si el blogger es también muy bueno, hará lo propio en su respuesta a ese comentario.

Así se construye la comunicación, así se construyen las relaciones, los afectos, la vida.

No hay mucho más que decir al respecto. El problema es que es demasiado simple para el gusto humano. ¡281 palabras, ni siquiera alcanza para una entrada!

Como humanos, no nos gusta lo perfecto. En general, tampoco apreciamos demasiado la falta de cambio. Así que lo complicamos un poco, por simple diversión. A veces es muy divertido, como cuando usamos el “retirarse” para crear un poco de misterio, para seducir. O cuando, en direcciones opuestas, dos personas se encuentran en la calle y se impiden mutuamente el paso (se impiden alcanzar): cada vez que una se mueve a la derecha, la otra lo hace también; entonces se mueve hacia la izquierda, pero la otra ha pensado lo mismo, y así vuelven a cerrarse el paso. Otras veces, no es divertido en absoluto, como cuando insistimos en alcanzar algo que ya tiene dueño.

Sin embargo, a veces la complicación se nos va de las manos y nos atoramos temporal o permanentemente en uno de ambos flujos, sea el de salida (alcanzar) o en el de entrada (retirarse).

En el primer caso, no podemos parar de enviar comunicación, por lo que somos incapaces de recibir la comunicación de otros. Como el blogger que publica 6 o 7 entradas diarias o las hace tan largas que nadie puede leerlas y ni se entera de lo que piensan sus lectores. Como el enamorado que diariamente llama 46 veces al su amada y le envía 832 minimensajes. Como quienes hablan solos constantemente. Como el profesor que da la clase de espaldas a sus estudiantes.

En el segundo caso, nos volvemos una especie de aspiradoras de la comunicación. No damos ninguna en absoluto, pero necesitamos recibirla, con desesperación y sufrimos hasta lo indecible cuando no sucede. La exigimos, la demandamos y llegamos a hacer las cosas más disparatadas para obtenerla, excepto lo único sensato: pedirla. En este caso, hay pocos ejemplos de bloggers, ya que un blogger, por definición, es quien origina comunicación… excepto cuando deja de hacerlo. Este es el caso de los niños que hacen berrinches inexplicables, de los maridos que montan escenas cuando algo (que nunca comunicaron) les desagrada, de los dictadores, e incluso de muchos criminales: toman tu cartera o tu vida, a cambio de nada.

Atorando de modo más o menos permanente uno de estos flujos, el de entrada o el de salida, el alcanzar o el retirarse, o dándoles una intensidad o volumen excesivo (como en la ilustración de este post) o insuficiente, es que construimos el verdadero infierno en la Tierra (o en cualquier otro sitio).

Mi mejor amiga me preguntó hace unas semanas si es más feliz quien da o quien recibe. No supe qué decirle, sólo tenía la respuesta teórica. Escribiendo esta reflexión, encontré la respuesta práctica, la que es real para mí.

¿Qué opinas tú?

18 pensamientos en “Dar y recibir, alcanzar y retirarse

  1. Yo opino lo que he opinado siempre que los extremos no son buenos.
    Creo en la filosofía de una de cal y otra de arena. Los humanos nos acostumbrámos rápidamente a lo bueno y olvidamos que no es gratuito, que tenemos que dar algo a cambio.

    De todas manera es dificil dar a alguien en la misma medida en que recibes. Exigimos muy poco o demasiado de las personas.

    saludos

  2. Tras leerte, dándote por fin la razón, estoy segura de haber sido una buena blogger. Sobre el resto creo que son determinantes los momentos vitales. Hay que estar en disposición personal de dar de la misma forma que hay que estar en disposición personal de recibir. De todas formas creo que la comunicación on-line es muy complicada. Reflexiono sobre ello. Tal vez logre escribir un relato al respecto. Un abrazo.

  3. Querida Charlotte, un poquito en son de broma (no totalmente), decir que los extremos no son buenos, es algo extremo… pienso que hasta esa aseveración, que muchos toman por buena y válida es relativa. Hay, definitivamente, ocasiones que demandan acciones extremas. Otras, efectivamente, no. Sin embargo, estoy de acuerdo contigo en la fórmula de cal y de arena.

    Beatriz ¡por supuesto que has sido una buena blogger! Lo que dices de la disposición personal es la clave una gran parte de las cosas en la vida. ¿Por qué piensas que la comunicación online es muy complicada? Un abrazo de vuelta para ti.

  4. Muy buenos consejos. Buscar el equilibrio es la meta final. Quizás es lo más difícil para los principiantes.
    Silenciosamente siempre leo tus comentarios.
    Saludos
    Cruz del Sur
    PD: Muy buenas son tus fotos en Flickr¡¡¡

  5. El blog hace que me cuestione muchas cosas, entre ellas esa sed que se me ha despertado. Al principio mirar cuantas visitas he tenido en el día, luego quienes me han visitado, despues quienes me comentan y con el tiempo me he vuelto adicta a los comentarios, los espero, los anhelo, me gusta responderlos, me estimula leerlos. Un descubrimiento para quien escribe. Una cosa que no se tiene con un libro (con el perdón de los editores)… con el blog crece mi escritura, se multiplica en significados y lecturas. Sin que pueda decir que soy la mas visitada ni la más leida, no importa mucho por ahora.
    Un saludo.

  6. Siempre hay que encontrar la medida ideal. Más, no es mejor. Menos, no es mejor. Qué tanto publicar o qué tanto complicarse lo decide cada uno. Un acierto esta entrada y además me encanta la imagen que has utilizado, del gran maestro japonés Hokusai, de hecho mi favorito. Felicidades.

  7. Cruz del Sur, Ana María, A.B., ¡sean MUY bienvenidos a mi blog!

    Cruz del Sur, “te conozco” del blog de Patricia y el de M. El equilibrio es muy personal y a veces frágil y cambiante. ¡Me alegra que te hayan gustado las fotos! Es una especie de adicción que tengo. Vi que has “remodelado” tu blog. Me gusta más como está ahora. La plantilla anterior era “más bonita”, pero la actual destaca más los contenidos. :-)

    Ana María, esta mañana pasé por tu blog y leí la entrada del director revivido por el perfume. Me reí mucho, lo cual te agradezco, la risa mañanera augura a menudo un buen día, volveré a comentar tu entrada. El oficio de bloguear hace que se despierten, como dices, ciertas ansias que a veces llegan a hacerse obsesivas. Vale la pena incrementar a toda potencia la pasión de los comienzos y encontrar, si es posible, algún modo de “almacenarla”: la necesitaremos más adelante, cuando el camino se pone cuesta arriba.

    A.B., “te conozco” del blog de mi querido vecino, jusamawi. Gracias por tus palabras, y sí, la medida ideal es algo completamente personal. Tamabién estuve por tu blog y leí tu entrada más reciente, de la mujer interesada, además de curiosear por otras. Me parecen interesantes los temas que escribes, volveré en cuanto pueda. Estás en tu casa.

    • Karen, gracias por responder a mis comentarios. Sabía que tú eras muy amiga de Pat y M. dos contemporáneas de las letras, ellas si que saben volcar al papel letras con la magia de pocos. Seguiré leyendo tus notas y apreciando el arte en tus fotos, a mi también me apasiona la fotografía. Y agradecido también por visitar mi blog.
      Cruz del Sur

  8. Gracias, Karenita, por buscar la respuesta tantos días después que yo ya ni me acordaba. Entendí muy bien a qué te referías. Fue muy claro para mí también, con tus ejemplos. Me parecieron espeluznantes….. Nuestro amigo R tenía razón, después de todo, dar es aún mejor que recibir y ya entendí el por qué. El problema, como planteas, es cuando sólo damos, damos, damos, damos…. o sólo esperamos recibir, recibir, recibir…. ahí es que se hace el cortocircuito. Un beso, profesora.

  9. Karen, creo que la comunicación, en general, es difícil. Octavio Paz describe mi sentir en un texto precioso. Como estoy recuperando entradas antiguas por fecha aproximada de edición, cuando llegue su turno le daré prioridad publicándola en fecha actual. El equívoco (que creo que es más o menos lo que él escribe)está siempre presente. Intentaré además encontrar mis propias palabras, que al final es de lo que se trata, al respecto. Queda aplazada buena reflexión hasta ese momento. Un abrazo.

  10. PD: Tal vez no tenga que ver con el tema (espero que no te importe) pero como ahora voy a buscar una foto tuya en flickr para tomarla prestada de nuevo se me acaba de ocurrir: supongo que crear una cuenta en es sencillo pero ¿puedo consultar en “pregúntame lo que quieras” si tengo dudas? o ¿sería posible que hicieses una breve entrada con nociones mínimas para principiantes en flickr?. Un abrazo.

  11. De nada, querida M. No sé por qué no me sorprende que R tuviese razón una vez más. :-) Beso de vuelta.

    Beatriz, me encantará leer el texto de Paz, y sospecho que más, el tuyo. Tómate tu tiempo. Puedes preguntarme lo que quieras en la página del mismo nombre, aunque no es mala idea lo del flickr…. sin embargo, yo lo encuentro tan pero TAN sencillo, que no se me ocurre algo que escribir al respecto. Quizá lo haga de todas formas. Entre mis más de 900 fotos, tengo menos de 30 con ©… y precisamente escogiste una de ellas. :-) Es que son especiales para mí. Bueno, no importa, tú puedes usarla, Bea, sólo mantén el simbolito de la “c”, que tan odioso es para algunos. Y gracias por preguntar.

  12. Iba a por un café keniano al jardín y me he tropezado con esto.
    Yo creo que quien da es más feliz aunque tengo que reconocer que tal vez sea porque yo me siento más cómodo dando que recibiendo.

  13. Pienso que si pudiéramos “purificar” ambas acciones, de manera que no hubiera otros factores implicados; si por ejemplo ambas personas (quien da y quien recibe) estuvieran en un tono similar en la escala, y si lo que una da y lo que la otra recibe es de magnitud comparable, tendrías toda la razón, querido Iñaki.

¿Qué opinas tú?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s