4 claves en la apariencia de tu blog

Hay miles de cosas que pueden decirse –y se dicen– sobre la apariencia de un blog. En esta entrada te presento mi propia experiencia, comprimida en cuatro claves simples y realizables, sin importar tu grado de experiencia como blogger; aplican para todo el mundo. El contenido de tu blog es, sin duda, lo más importante. Pero en cuanto a su apariencia, los puntos clave se enumeran a continuación, más o menos en orden de importancia:

1. Orden y claridad

Cuando un navegante llega a tu blog, lo primero que necesita es saber dónde está y a dónde ir. Como cuando te bajas de un avión en un aeropuerto desconocido: orientarte es lo primero. Ten en cuenta que el navegante no necesariamente llega a tu página de inicio, Google puede enviarlo a cualquier punto de tu blog y tú tienes sólo unos segundos para que se sienta a gusto y quiera quedarse o simplemente haga click en la flecha de “Regresar” de su navegador. 

Hay tres elementos de tu blog que trabajan para que ese navegante se quede: El título, el subtítulo y la barra de navegación (o el menú).

  • El título de tu blog debe comunicar a los navegantes que quieres atraer lo que tú quieres que sepan sobre tu blog. Puede ser poético, tecnológico, misterioso…. pero debes saber que si es muy poético o muy tecnológico o muy misterioso, perderás un buen número de potenciales lectores. Por ejemplo, si tu blog se llama “HTML 5 y la Web 2.0”, nadie que no sepa lo que eso significa se detendrá más de medio segundo cuando lo lea.
  • El subtítulo es una gran ayuda para aclarar el título y describe tu blog un poco más allá. Pero ten en cuenta que no en todas las plantillas (temas) el subtítulo es visible. En mi blog, el subtítulo es “Kindergarten y primaria para bloggers de WordPress.com”. Así quedan fuera, automáticamente, preguntas sobre otros sistemas de los que nada sé. El subtítulo por defecto de los blogs de WordPress.com es “Just Another WordPress Weblog” (Uno de tantos blogs de WordPress).
  • De la barra de navegación he escrito bastante. El factor clave aquí es la SIMPLICIDAD. Mientras menos elementos incluyas en tu barra de navegación, mejor. Antes de incluir en tu barra uno de los 25 o 30 widgets que WordPress pone a tu disposición hazte la pregunta: ¿Un lector que no sabe nada sobre mí, necesita esto o le interesa esto?. Dale un vistazo a la primera sección de esta entrada; es una guía para descongestionar tu barra de navegación.

2. Fluidez

A los navegantes de la web en general les gusta la velocidad. Han sido muy malcriados, lo quieren todo al alcance de la mano y con el mínimo esfuerzo. Por eso tu blog necesita fluidez. La fluidez podría definirse como la sabia combinación de información necesaria y útil y la carencia de obstáculos y distracciones.

  • Información necesaria y útil. Tus potenciales lectores no quieren pasar 5 minutos buscando quién eres tú o de qué se trata tu blog. Aquí volvemos al elemento Navegación. Es importante que uses categorías o tags (o ambas) para que los navegantes sepan qué tienes para ofrecerles. A veces el widget “Mensajes y páginas populares” (en mi blog se llama “Favoritas de mis lectores”) les ayuda a decidir qué ver primero… lo popular siempre es lo más popular, aunque suene a perogrullada.
  • Obstáculos y distracciones. Estos elementos dificultan la fluidez. Mientras más elementos haya en tu blog (anuncios, mapas, enlaces, calendarios, íconos de compartir, estrellas, música que hay que apagar porque desagrada, banners, botones, enlaces a redes sociales y un largo y nutrido etcétera), menos fluidez presentará a la navegación. Elimina todos los que puedas…. y unos cuantos más.

3. Estilo

Esta parte es muy simple. Es TU blog, es tu casa. Debe parecerse a ti o, al menos, a la imagen que quieres proyectar ante los demás. Esto incluye cosas como la buena (o mala) ortografía, los colores y el “look” que te gusta tener… es exactamente como vestirte para una reunión informal entre amigos o en familia, para una junta de negocios, o una presentación a un cliente, dependiendo del tema de tu blog.

¿Quieres lucir amigable? ¿distinguido/a o elegante? ¿profesional? ¿moderno/a? ¿confiable? ¿deprimido? ¿amenazante?…. las posibilidades no son infinitas, pero sí son muy numerosas. Dependiendo de lo que quieras como resultado final, usarás la plantilla que mejor se ajuste, la rediseñarás si manejas CSS y usarás (o no) elementos gráficos para ilustrar tus entradas.

4. Estética

Sobre el tema de la estética tengo planeada una serie de dos o tres entradas, por lo que no abundaré en este punto. Es, definitivamente, una cualidad subjetiva. Y es muy cierto aquello de que “está en los ojos del que la ve”. Pero como saber esto NO resulta útil a la hora de diseñar nuestro blog, necesitamos otra clase de enfoque.

La estética debe servirte como imán para atraer a cierta clase de visitantes frecuentes. Si quieres lectores Emos o góticos, pues definitivamente debes escoger una plantilla negra y escribir sobre la dulzura de la muerte e ilustrarla con “hermosas” imágenes de jóvenes desangrándose o con ojeras que les llegan a las rodillas. Si tienes un blog ecológico y quieres lectores interesados en la ecología, necesitas imágenes sobre las maravillas de la Naturaleza como marco a tus entradas de denuncia y activismo.

Creo que ya entiendes lo que quiero decir.

La estética depende de nuestra posición en la escala de las emociones. La estética de los amantes de la acción y la aventura es completamente diferente a la estética de los filósofos contemplativos y es, a su vez, muy distinta de la de los críticos furibundos y a la de los fans de los vampiros, que tan de moda están últimamente.

Por cierto, si alguna vez te preguntaste por qué mi blog es tan “raro” y no se parece en nada a los blogs de tecnología web, aunque lo es en esencia, pienso que después de esta entrada podrás encontrar por ti mismo/a la respuesta. Considéralo un pequeño examen. :-)

Anuncios

19 pensamientos en “4 claves en la apariencia de tu blog

  1. Me fascinan estos puntos que explicas, sobre los dos primeros he estado ensayando; el tercer punto, el estilo, es muy interesante: Que imagen deseas mostrar…, el ultimo punto: la estética si bien los gustos son personales, los hay más generales con lo cual se puede perder originalidad, como los hay muy particulares lo que deja de lado a muchas personas. En mi caso me gusta mantener mi personalidad… sin dejar de lado demasiado, pues me gusta la gente y conocer sus ideas, como también me gusta expresarme.

    Tu plantilla y este color (¿lila?) que usas es de mis favoritos, y tienes razón, si fuera un color muy extravagante, o se usara un lenguaje muy técnico, me sentiría contrariada. Como esta presentado me siento como en casa.

    Me interesa el tema del estilo, y de la estética, sigo ensayando…

    Excelente tema Karen.

    Un abrazo.

  2. Está muy bien, muy clara y sintética. Paso del examen, ya que conozco la respuesta. :-) Pienso, como tú, que sobre la parte de la estética (de la que depende en parte el estilo), amerita cuatro o cinco blogs. Si logras sintetizarlo todo en 2 o 3 entradas, será una gran cosa. A lo que tú le llamas “look”, yo le llamo “feeling”. Pienso que lo que un futuro lector “siente” o “percibe” cuando llega por primera vez a un blog es clave y vital. De esa primera impresión, nos guste o no, dependerá todo lo demás.

  3. muy útil esta entrada, además me agrada tu estilo y los consejos que das no son para nada descabellados… genial… un saludo desde Xalapa, México.

  4. Gracias a todos/as por sus comentarios. Me alegra saber que esta entrada les parece útil. Fue una especie de ensayo para satisfacer uno de los puntos que parece ser más importante o necesario para los bloggers de acuerdo a los primeros resultados de la encuesta. Por cierto, si aún no la han respondido, por favor dediquen 2 minutos para hacerlo, de esa manera nos beneficiamos todos.

    Jesús, me alegra verte de vuelta.

    Flori, qué bueno que el lila no te parezca extravagante, la verdad es que sí lo es un poco, pero es un lujo que decidí permitirme. Me alegra que te sientas en tu casa, porque lo estás. :-)

    M, “feeling” es un gran término, lo tendré en cuenta.

    Romulaizer, eres bienvenido a mi blog. Me llamó la atención lo que dices de “descabellados”… ¿deberían ser descabellados estos consejos?

    Carlos, gracias por la poesía.

  5. Es asombrosa la cantidad de blogs que aun teniendo un contenido interesante no cuidan en absoluto su apariencia. A mí se me hace imposible separar el uno de la otra. No pongo en duda que sin contenido de poco importa la forma pero el abandono de la apariencia, sobre todo en un medio tan visual como es este de los blogs, dice poco a favor de quien escribe. Creo, además, que cada uno quiere decir muchas cosas a través de cómo las presenta. Cada blog es una casa que abrimos a los demás y nuestra casa es una de las cosas que más habla de nosotros.
    Las cuatro claves que planteas han sido perfectamente escogidas. El punto que yo más cuidaría es el que tú llamas obstáculos y distracciones. creo que este es el más común de los pecados de los blogs. Cantidad de ellos inundan su espacio de cosas totalmente innecesarias que recargan hasta el absurdo un espacio cotidiano donde la clave es elegir y no poner por poner.
    En pocas ocasiones la frase de menos es más es más necesaria y menos escuchada.

  6. Pingback: estamos remodelando disculpen las molestias | Un Mundo Mejor

  7. Hola Karen, llevo tiempo queriendo poner en el blog el enlace con flickr, pero no lo consigo. ¿Cómo se hace?
    Un besito.
    (Como verás estamos siendo aplicados y haciendo los deberes).

  8. Vecino, me pareces demasiado severo en la parte de “dice poco en favor…” No todos estamos dotados de igual sentido estético. Yo nunca juzgaría a alguien por su apariencia o la de su blog; conozco personas realmente extraordinarias que, por ejemplo, son incapaces de vestirse de acuerdo a códigos elementales de combinación de colores, proporciones, etc. Pero como la personalidad, los gustos y las importancias, la aparente falta de sentido estético puede cambiar en la gente con una facilidad que no creerías; no estamos condenados a la fealdad a menos que se trate de una autocondena, como en todo. Sin embargo, estoy de acuerdo en todo lo demás que planteas en tu comentario, especialmente en el punto al que concedes la mayor importancia.

    ¡Hola Cris, querida! Ya vi que hay grandes cambios en Mundito, ¡te felicito! Para poner tu flickr, debe ser en tu barra de navegación. Sólo ve a tu Escritorio —> Apariencia —> Widgets y arrastra hasta tu barra el widget de flickr. Donde dice “URL RSS de Flickr:*” pones lo siguiente: vas a tu Galería de flickr, en la página principal y bajas hasta el fondo. Allí un pequeño chicle naranja, que es el símbolo de rss y luego dice “Suscríbete a la galería de Cris” o algo así. Luego hay tres enlaces. Haces click derecho en el primero, el que dice “Última actualización” y le dices que copie ese enlace. Ese enlace copiado lo pegas en tu widget, en “URL RSS de Flickr:*”. (El enlace correcto comienza con http :// api.flickr.com). Y luego le dices cuántas fotos quieres que muestre, de qué tamaño, etc. Besos de regreso.

    • Muchas gracias profe ¡¡¡qué gusto!!! se me había olvidado lo fácil que resultaba al principio cuando no entendíamos nada de cómo funcionaba el blog y tú nos contestabas; sólo íbamos, seguíamos los sencillos y concretos pasos que nos dabas y ¡¡¡vualá!!! ya estaba.

      ¡¡¡Ya tenemos flickr en el blog!!! ayer estuve un rato intentándolo, Iñaki me había dicho que había que arrastrar el Widget pero no sabía el enlace que había que poner y no me salía nada.

      Muchas gracias.
      Un abrazote muy, muy grande.
      Te dejo unas flores en el jardín para que las pongas en agua y unas galletitas de naranja.

  9. Como siempre , maestra de la ponderación, tienes razón. Si todos fuéramos igual de ponderados, qué sería de nosotros. Por supuesto que no se debe juzgar ( en voz alta) a nadie por su apariencia. Lo que creo que es inevitable es juzgarlo en voz baja. Eso no tiene nada de malo siempre y cuando estemos dispuestos a cambiar de parecer.

    Toda forma de expresión es libre. También debe serlo toda forma de juicio. Lo mismo que la expresión cambia también pueden hacerlo los juicios.
    Celebro estar de acuerdo en el resto

  10. Cris, querida, ya he visto el flamante widget de Flickr, muy bien hecho! ¡Gracias a ti por la preciosas flores! Sin embargo, no vi galletas por ninguna parte… ¿qué habrá sucedido?

    Vecino, dios mío…. ¿maestra de la ponderación? me he quedado boquiabierta, incluso recurrí al diccionario, ya que no estaba segura si era un cumplido o una crítica… aún no lo estoy, aunque a decir verdad, me inclino por lo segundo. La expresión del pensamiento y el pensamiento en sí no sólo son derechos inalienables –por definición– de todos los seres humanos, vecino, sino (al menos para mí), sagrados. Pero también lo es el Primer Derecho de la Declaración Universal: “… y, dotados como están [los seres humanos] de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros.” Lo del cambio de parecer es una salida maestra e impecable, muy digna de ti. Celebremos, pues, un acuerdo que parece ser total. ¡Salud!

    • En tu caso es un cumplido, no lo dudes. Ser ponderado es un arte al alcance de pocos. Sólo vale cuando es genuino. Forzarse a ser ponderado suele dar malos resultados. A los que no somos ponderados no nos queda otro remedio que aprender a mudar de parecer cuando esto es necesario. Es terrible la gente que se enquista en primeras impresiones. Es inevitable tenerlas pero lo sabio es estar dispuesto a modificarlas si llega la ocasión. Esto también requiere entrenamiento y amplitud de miras .

      Salud!

  11. La duda (o semi-certeza) fue por el “qué sería de nosotros”. Normalmente esa expresión sigue a algo malo. Así que me alegra saber que estaba semi-equivocada. Si soy sincera contigo, no creo que mi “maestría” sea genuina en todos los casos, si con genuina quieres decir “natural”. Para mí, es una cuestión pura de entrenamiento en comunicación. No me agrada decepcionarte, vecino, pero no quisiera que idealizaras mis habilidades. Es difícil deslindar a veces cuáles cosas se vuelven parte de nosotros –a fuerza de práctica unas y de disciplina, otras– y cuales son así “de nacimiento”. Y que estas cosas sean aprendidas, tampoco significa que son falsas. No hay nada de falso en hablar ni en leer o escribir y estas cosas tampoco nos acompañaban cuando Dios nos echó al mundo…

    Lo de mudar de parecer, como pensar o como considerar o como amar, sí son habilidades innatas. Algunos las ejercitamos más que otros, eso es todo. Son del tipo de cosas en las que NO hay un procedimiento involucrado (diga lo que diga la psicología), y la única forma de ejercitarlas es simplemente haciéndolas. Si no hay demasiados bloqueos (algunos, de nacimiento) a la vista, todo el mundo puede hacer estas cosas con facilidad pasmosa.

    • No me importa si las cosas son innatas o aprendidas. Lo bueno es aceptar y decidir en lo posible las cosas que somos. En muchas ocasiones de lo natural ni somos conscientes pero de lo que decidimos ser sí lo somos pues es obra nuestra serlo y eso lo hace mucho más consciente.
      Que mudar de parecer sea una habilidad innata no me convence. Creo que requiere disposición y entrenamiento. No tanto entrenamiento para hacerlo sino para aceptar que las cosas cambian, que las opiniones varían según el conocimiento y las circunstancias. Da mucha seguridad tener opiniones firmes pero puede ser una seguridad tremendamente peligrosa.

    • Bueno, pues me alegra que no te importe.

      Aquí surge otro diminuto punto de desacuerdo (ufff! como diría una amiga nuestra). No hay nada que tengamos que “aceptar” sobre nosotros, ni sobre nada, vecino querido. Aquello que nos disgusta de nosotros, con lo en que estamos en desacuerdo, lo que debemos hacer es cambiarlo y punto. Sea físico, mental o espiritual. No hay ninguna razón, excepto habernos intoxicado con literatura psicológica, para tener que resignarnos a aceptar nada. Es mucho más divertido “sentirse orgulloso” ¿no crees?

      ¡Claro que mudar de opinión es una habilidad innata! Míralo de esta manera: ¿no es acaso el considerar una habilidad innata del ser humano? Pues mudar de opinión es simplemente volver a considerar algo. Re-considerarlo, si quieres. No es nada más que eso. Y esta habilidad es prima hermana de pensar.

      Lo que no es innato para nada son las “ideas fijas”. Estas existen por desgracia, debido a una serie de mecanismos mentales de bloqueo que no viene al caso detallar y en general hacen bastante infeliz a quien se aferra a ellas, así como a quienes le rodean.

      Esto no quiere decir en absoluto que debamos estar cambiando de parecer cada 5 minutos. Pero sí significa que debemos permitirnos hacerlo cuando en el fondo sabemos/sentimos que es lo más racional que podemos hacer. A veces sencillamente “no podemos” permitírnoslo, debido a los mecanismos de bloqueo que mencioné. Pero aún así tiene solución, es cuestión de aprender el arte del desbloqueo. :-)

  12. Creo que estamos tratando de llegar al mismo punto por diferentes caminos. Aparentemente los diferentes caminos parecen hacernos llegar a conclusiones diferentes. Yo creo, tras leerte, que el punto final es el mismo.

    -Aceptar no implica aceptar por obligación o por resignación.
    -Lo que no aceptamos, porque no estamos de acuerdo, lo hemos de cambiar.
    -Lo que me mueve a ser o actuar de determinada manera es más estar convencido que sentirme orgulloso.
    -Considerar puede que sea una habilidad innata. Re-considerar, no sé si lo es pero aunque lo sea es una actividad muy poco común. Es una pena siendo , como es, una actividad absolutamente necesaria.
    -Las ideas fijas son, sobretodo, peligrosas. Aparentan dar seguridad pero no son más que la antesala de prejuicios y llegados al extremo intransigencia y fanatismo.
    -Cambiar de parecer es una posibilidad a la que debemos estar siempre abiertos. Evita caer en los peligros exopuestos.
    -Re-afirmarse en algo sólo tiene sentido si viene después de re-considerarlo.
    -Las ideas fijas no son nunca reconsideradas.

  13. Has descrito, en tus primeras líneas, el concepto “acuerdo” de la forma más extraña (y bonita) que yo haya visto.

    • Volvemos a las inevitables definiciones, bendito Maestro Sócrates. ¿Qué entiendes tú por “aceptar”, vecino?

    • Así es. Lo cual reafirma mi idea de aceptación y acuerdo como sinónimos en algunas de sus acepciones.

    • Nadie hace nada PARA sentirse orgulloso, vecino. Lo hace (si está en buena forma), por lo que tú dices, por convencimiento. El orgullo es un bono extra de algo bien hecho y es primo de la felicidad. A lo que me refería es a la postura de la psicología que anima a sus víctimas pacientes a “aceptarse” como “son”, con todas sus taras y limitaciones y a adaptarse a su entorno, ¡cuando sé por experiencia propia y ajena que esas taras y limitaciones son precisamente las cosas que las personas NO SON! O, en otras palabras, estos defectos son completamente prescindibles y desechables.

    • Tienes toda la razón, es tan necesaria como escasa. ¡Y ES innata! :-)

    • Es cierto. Podría añadir a tu lista 10 o 20 otras razones de su peligrosidad.

    • Tienes razón, pero no es algo, lamentablemente, que dependa de la razón ni de la voluntad. A menudo, como te decía en otro comentario, esta habilidad está por completo bloqueada. Y desbloquearla conlleva cierta técnica y práctica.

    • Pues sí.

    • No estoy segura de esto último. Pienso que las personas hacen esfuerzos, a veces titánicos, por reconsiderar cosas. Es sólo que la fuerza de lo que se los impide es mayor. Entonces, efectivamente, no se reconsideran, sino que sólo se intenta hacerlo.

¿Qué opinas tú?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s