Las palabras

Hace unos días estuve buscando información en Internet sobre las herramientas básicas de un blogger. No podía dar crédito a mis ojos ante lo que encontré. ¡No sólo desconocía el 90% de lo que se entiende por “herramientas”, sino que por ningún lado aparecía lo que yo consideraba que eran nuestras herramientas principales!

Siempre he pensado que tales herramientas son las palabras. Acabo de enterarme de que esta es una idea muy, pero muy extravagante. Las “herramientas que cualquier blogger debe conocer” son una lista interminable de artilugios para medir el tráfico y “aumentarlo”; una serie de juguetitos que instalas en tu barra de navegación para congestionar tu blog hasta lo indecible; unas cuantas opciones de colocación de anuncios y publicidad… cosas como ésas. Jamás lo habría imaginado.

Así que decidí que más me valía cambiar la orientación de mi artículo y no llamarle “herramientas” a algo como las palabras.

La materia prima para cualquier blogger

Las palabras son tu materia prima. A través de tus palabras transmites (o no) lo que quieres comunicar y a través de las palabras de tus lectores (o la falta de ellas) puedes tener una idea de la suerte que corrieron las tuyas.

Y como en cualquier arte u oficio, existen ciertas reglas y técnicas para usar, combinar y recombinar nuestra materia prima, a fin de crear un efecto que se asemeje lo más posible al que esperamos.

Cuando comencé en estos afanes, no dejaba de horrorizarme el mal uso de las palabras en las redes sociales. Se le llamaba, incluso, “nuevas lenguas” a engendros idiomáticos que no eran otra cosa que el resultado de la más absoluta incapacidad de comunicarse por escrito, debido a una profunda ignorancia de las reglas de gramática y ortografía de nivel de primaria. Luego, creo que me acostumbré o quizá dejé de prestarle una atención que el tema, definitivamente, no merecía.

El caso es que hay tres elementos clave que un blogger profesional (o aspirante) realmente debe saber y manejar al dedillo respecto a su materia prima, a fin de que su blog sea un aporte a la blogósfera y no un agente tóxico, corrosivo o contaminante.

LUEGO DE manejar estos elementos con soltura y, por qué no, hasta con cierto estilo, es que podría tener algún sentido preocuparte por cosas como el tráfico, los anuncios o los juguetes para tu barra de navegación.

Tres cosas que necesitas saber al derecho y al revés

  • Significados y definiciones. Las palabras representan ideas y conceptos. Si desconoces o malentiendes la idea que una palabra representa, nunca podrás usar esa palabra adecuadamente, no podrás comunicar con ella ni comprender la oración o párrafo donde ésta aparezca. Si desconoces o malentiendes el significado de un gran número de palabras en un tema, el tema en su conjunto se volverá incomprensible para ti y no podrás HACER nada con él ni en él.Más aún, tu nivel de inteligencia es inversamente proporcional al número de palabras cuyo significado desconoces o malentiendes. De lo que se desprende, afortunadamente, que el sólo hecho de aclarar correctamente el significado de estas palabras, te hará más inteligente y más capaz como blogger. Podrás hacer más cosas y las harás cada vez mejor.
  • Ortografía. Las palabras se escriben de determinada forma, a fin de significar lo que significan. “A ver si” significa que estamos a la expectativa de algo, “Haber si” aunque suene igual, no significa nada, excepto que tienes un malentendido con la palabra “haber” y la expresión “a ver”.
  • Gramática. Las palabras se usan y se combinan de una manera determinada para que el conjunto resulte comprensible e, idealmente, agradable. Esa es toda la función de la gramática. A pesar de ello, es uno de los temas más odiados dentro de la materia de Español. Y no es para menos, los profesores hacen esfuerzos sobrehumanos para que resulte el tema más incomprensible e inútil del mundo. Al principio, yo pensaba que era “de maldad”. Luego de haber estado capacitando a más de 2,200 maestros durante un año, a través de talleres sobre la Tecnología Hubbard de Estudio, comprendí que era por sus propias carencias e incomprensión sobre el tema.Lo cierto es que la gramática es algo muy sencillo. Es como las recetas de cocina. Cuando estás aprendiendo a cocinar, las sigues al pie de la letra. Cuando eres un experto, ya no las necesitas: has creado tu propio estilo, pero ya fruto del conocimiento y la práctica, no de la ignorancia.

Cómo lo haces

Con respecto a los significados y definiciones, si tienes dudas, consulta siempre un diccionario adecuado a tu nivel y al tema sobre el que lees o escribes. En Internet hay cientos de ellos. Si NUNCA tienes dudas, el problema puede ser grave. Necesitas leer (libros) al menos dos horas diarias durante un año o dos. De los tres elementos recién mencionados, éste es el más importante. Lo más pronto posible escribiré una entrada para darte más detalles sobre cómo aclaras correctamente y comprendes el significado de una palabra.

En cuanto a la ortografía, el manejo es muy parecido al de las definiciones: si tienes la más mínima duda, consulta siempre el diccionario. Si NUNCA tienes dudas, ya sabes…. ¡a leer se ha dicho!

Finalmente, acerca de la gramática, posiblemente no me creas, pero lo mejor que puedes hacer es buscar un libro de texto de 3ro o 4to de primaria y comenzar desde allí hasta secundaria, buscando y aclarando cada término del que no puedes dar una definición con soltura. ¡Y te vas a sorprender! En Internet también aparece material útil sobre este tema. Sólo asegúrate de que se dirige a niños. Los otros, son incomprensibles para cualquier ser humano que no tenga un postgrado en lingüística.

Espero que esta entrada pueda serte útil, a pesar de haber empleado 968 palabras para escribirla.

Anuncios

6 pensamientos en “Las palabras

  1. No sé tú, Karen, pero yo leo muchos blogs con faltas de ortografía y de sintaxis (las oraciones condicionales son, en algunos casos, terroríficas). Otra cosa que me llama la atención es la escasa capacidad de síntesis. En lo que respecta a la escritura, soy minimalista, lo que, supongo, exige mayor esfuerzo. Lees y lees y tras varios párrafos, descubres la idea que el “blogger” quiere transmitir.

    En cualquier caso, todo el mundo tiene derecho a tener un blog, esté bien o mal escrito; parece que éste es un modo de expresarse que atrae a mucha gente.

  2. Particularmente siempre he tenido fascinación por las palabras, sobre todo por sus significados, me encanta leer, escribir y cuando paso tiempo sin hacerlo empiezo a sentir que me falta algo muy grande… Y no se si por esta razón es que soy muy autocrítica al escribir, me parece que siempre hay una manera mejor de decir las cosas y esa manera a veces no la hallo. Tanto es así que sigo escribiendo porque me gusta aunque me siento muchas veces inconforme, creo que es una ámbito muy amplio y hasta difícil, este, de las palabras, pero yo igual, las amo.

    Gracias por esta entrada,
    un abrazo.

  3. Zambullida, ahora que cualquier persona tiene la posibilidad de expresarse, se expresa, como sabe y como puede. Lo que notas es simplemente la decadencia del nivel educativo de nuestra civilización actual. Antes no lo veíamos, ya que sólo los “intelectuales” publicaban (¡y usaban correctores de estilo y de prueba!). Ahora lo hace cualquier persona. Los derechos, la gramática y la estética tienen poco que ver, en mi opinión, querida. El punto es que, ya que se nos ha dado el privilegio de esta ventana al mundo que es Internet, deberíamos querer expresarnos cada vez mejor, pienso yo.

    Flori, de nada, es un gran placer, querida. Te comprendo y me identifico con lo que escribes. :-) Sin embargo, pienso que no es TAN difícil. Cuando lo es, o lo parece, es que estamos haciendo algo mal o nos falta saber algo. Lo encontramos y todo fluye ¿no te sucede? Un abrazo de vuelta para ti.

  4. Es posible que los derechos tengan poco que ver con nuestra amada lengua, con la gramática y la estética, pero no podemos evitar que quien no sepa escribir abra un blog; eso sí: podemos no visitarlo.

  5. Es así Karen, a veces las palabras fluyen y otras veces no, y es porque nos falta algo, ya sea dominio del tema, o comprensión de lo que sentimos o queremos expresar… Solo es cuestión de tiempo hacer que las palabras fluyan, y otras veces sencillamente no ocurre… entonces cambiamos de tema.
    Otro abrazo para ti.

  6. Zambullida, definitivamente, podemos (¡y debemos!) no visitarlo. ;-)

    Flori, las palabras son como ríos. A veces se secan, otras, los “castores” hacen diques sin nuestro permiso, otras veces desembocan en mares insospechados…. ¡es toda una aventura!

¿Qué opinas tú?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s