Sobre estrellas y estrellas fugaces

En 1937 Hollywood estrenó la primera versión de la famosísima película “A Star Is Born” (Ha nacido una estrella). 17 años más tarde, la segunda versión presentaba a Judy Garland, en el rol estelar. En 1976, la tercera versión fue llevada a la pantalla con Barbra Streissand y Kris Kristofferson. Está claro que el tema tiene una gran acogida. Y no sólo entre el público, ya que el magnífico Clint Easwood tiene entre sus proyectos la cuarta versión, a tres cuartos de siglo de la primera.

La semana pasada, una amiga muy querida me llamó para decirme que me había enviado un artículo que habia escrito un amigo y que incluía numerosas fotografías del autor. Mi amiga me pidió que determinara si este amigo tenía “potencial” para escribir o para convertirse en un blogger. Abrí el correo, leí el artículo, vi las fotos, lo imaginé como una entrada y comprobé que no sólo tenía “potencial” y talento. A pesar de su técnica literaria prácticamente inexistente, tenía “ojo” de blogger, esa cualidad tan especial que hace que un blogger sea, en mi opinión, como un fotógrafo de realidades –reales e inventadas– que construye imágenes a punta de palabras en vez de luz.

Por lo que mi amiga me había dicho sobre él, sabía que este hombre sería completamente feliz con la idea de abrir un blog propio y estaría completamente dispuesto a emprender la tarea a la menor provocación. Hasta aquí, estaba claro que acababa de presenciar el nacimiento de una estrella de la blogósfera.

Sin embargo, en honor a la verdad, me resulta por completo imposible predecir si un blogger llegará a ser más que una estrella fugaz.

Hay cientos de artículos en la red que hablan de lo que un blogger necesita ser, hacer y tener para lograr el éxito y llegar a la cima del estrellato. Yo misma he escrito al respecto en más de una oportunidad. Y mi amiga M escribió hace unos años lo que considero la última palabra sobre el asunto. Sin embargo, si a alguien se le ocurriera resumir en UNA sola palabra, en una sola cualidad o en un solo rasgo de carácter lo que un blogger necesita para sonbrevivir como blogger, no dudaría un segundo en decir que es la persistencia.

Hablando con absoluta franqueza, cualquier persona con buenas destrezas de comunicación puede comenzar un blog, un buen y hermoso blog. Pocas persisten más de dos años en el oficio. Poquísimas, más de tres años.

Como en cualquier relación amorosa, con el proyecto de un blog existe un deslumbramiento inicial, ese impulso original que da a luz cualquier creación. La capacidad de persistir “en las buenas y en las malas, en la salud y en la enfermedad” es lo que determina si el oficio y el blogger fueron hechos o no el uno para el otro. Si se trata de un enamoramiento apasionado pero pasajero o si se trata de amor verdadero, capaz de vencer incluso uno de los mayores enemigos de cualquier relación y cualquier creación: la monotonía o el aburrimiento.

Una estrella fugaz puede ser tan hermosa como una estrella fija. Mi idea con esta entrada no es exigirte que continues en algo que no deseas. Es, simplemente, anunciarte que encontrarás distracciones y barreras en el camino, animarte a pasar a través de ellas y salir al otro lado victorioso o victoriosa, con un blog hecho y derecho que terminará, si termina, porque tú quieres, no porque no fuiste capaz de persistir.

Anuncios

8 pensamientos en “Sobre estrellas y estrellas fugaces

  1. Es cierto que hay momentos en los que me planteé tirar la toalla. El blog tenía éxito, pero ocupaba demasiado espacio en mi mente. Ahora, es distinto. No permito que acapare mis conversaciones, como antes lo hacía, y no suelo decir a casi nadie que tengo un blog; sólo lo hago si sale el tema,y a veces ni eso. El próximo 8 de diciembre cumpliré dos años en la blogosfera; no sé si seguiré estando aquí, la verdad. Todavía no sé si, realmente, me interesa mantenerlo y, si te soy sincera, no me gustaría ser blogger de por vida. La experiencia, en cualquier caso, ha sido fantástica y me ha permitido conocer otra cara de la realidad, muy rica, por cierto, pero de ahí a perpetuarme en el tiempo…

  2. Dudo de que alguien se plantee siquiera la posibilidad de ser blogger de por vida. Siendo este un oficio de tan reciente aparición sobre la faz de la tierra, es difícil predecir que sucederá en el futuro a mediano plazo. Sin embargo, por lo que he podido observar, hay una relación directa entre el nivel de creatividad de un artista y la diversidad de campos en los que termina llevando a cabo sus creaciones. En otras palabras, mientras más creativa es una persona, más formas de arte o de creación anhela incursionar y de hecho incursiona, a lo largo de la vida. Eso explicaría vidas como la de Leonardo Da Vinci, por ejemplo.

  3. Un blog pasa de ser una actividad extra por la que uno corre el peligro de obsesionarse a ser una parte de ti. Si llegas a esta segunda fase es difícil dejarlo. Puedes escribir más o menos pero es costoso arrancarse un brazo o cortarse una oreja. Veo, por lo que dices, que la mayoría de los bloggers lo abandonan al cabo de un tiempo. Creo que en esos casos lo que predomina es esfuerzo y no necesidad. No necesitan mutilarse, sólo se quitan un grano o un peso de encima.
    De todos modos es bueno disponer de la posibilidad de expresarse. En otros campos está ocurriendo algo parecido. La música es un ejemplo. Antes grabar un disco era sólo para privilegiados, hoy en día, gracias a la tecnología y a internet, poder grabar y dar a conocer tú música es mucho más sencillo.
    Lo mismo ocurre con la fotografía, con los diseñadores o en general con todos aquellos que quieran enseñar, lucir, mostrar, informar dar a conocer o expresar algo.
    Muchos quedan en el camino, muchos no ofrecen nada interesante pero yo prefiero que exista la posibilidad a que haya barreras de entrada como siempre han existido en los monopolios y oligopolios. Romper esas barreras siempre es positivo aunque a veces nos perdamos en esta selva de nuevos artistas y creadores.

  4. Una amiga, muy cercana, llegó a un punto con su blog personal en que hubo de cortarse una oreja. Ya ves, Vincent no fue el único…. Fue una horrible pérdida para ella, pero, según su extraño razonamiento “nadie debe tener tres orejas”. Y por eso lo hizo.

    Disponer, como dices, vecino querido, de la posibilidad de expresarse, es algo magnífico que nunca antes tuvimos tanta gente al alcance. Las selvas no son tan malas si llevas las armas correspondientes y si te acompaña un corazón aventurero.

  5. Muchísimas gracias, Zambullida. Pasé de inmediato, pero no he podido responder como corresponde, me agarraste en un mal momento, preparando viaje y otros asuntos. Tan pronto pueda, lo haré. Mientras tanto, gracias de nuevo y un besito.

¿Qué opinas tú?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s