Steve, by Isaacson

Por M

Me lo regalaron hace unos meses, dicen que el libro físico tiene como 600 páginas, yo voy por la página 1,609 de 2,855… en mi iPod, obviamente. El libro tiene 4 estrellas y media en Amazon. Yo no le daría más de 2; quizá escriba un review en Amazon cuando lo termine, explicando el porqué.

Si se tratara de la biografía de cualquier otro ser humano, sería un libro mortalmente aburrido, con todo y sus 4 estrellas y media; es sólo un poco aburrido porque se trata de quien se trata. Consiste en una repetición ad-infinitum del mismo patrón: Steve quiere hacer algo; da un paseo para hablar con A, B y C —descalzo en las primeras 1,500 páginas y con zapatos tenis en lo adelante—; se pelea con C, D y E; almuerza o cena en un restaurant vegano con B, C y F; se reconcilia con C, que queda “atrapado en su campo de distorsión de la realidad”; hace lo que va a hacer y fracasa o tiene éxito.

Cuando has leído esto por trigésima cuarta vez, puede volverse bastante monótono, créeme.

El aburrimiento, sin embargo, puede ser tolerable para mí; al fin y al cabo, estoy obteniendo a cambio un montón de información que desconocía sobre el personaje y que considero valiosa. Lo que es por completo intolerable es la insistencia del autor, que raya en la necedad, en tratar de convencer a los lectores de que se trata de una biografía “imparcial”, que muestra a Steve “tal como era”. ¡Ja!

Cuando algo así sucede en la vida, cuando alguien trata desesperadamente de convencerte de que es serio, de que es honesto…. ¡sal corriendo en la dirección contraria, por la puerta más cercana! Cuando alguien hace esfuerzos sobrehumanos para que entiendas que todo lo hace “por tu bien”…. haz lo mismo, pero a mayor velocidad aún. Ya entiendes a qué me refiero.

Le voy a dar a este autor el beneficio de la duda. Concordaré con la hipótesis de uno de los tres reviews que leí antes de escribir este: como el sesgo parece ser imposible de evitar, el autor prefirió sesgarse “en contra” de Steve que “a su favor”. ¡Una decisión que denota, a todas luces, que Isaacson ha sido dotado por el Creador de una inteligencia “superior”! De otro modo no se explica la caracterización del personaje: cualquiera que lea esta biografía sin saber de antemano quién es Steve Jobs y lo que significa para la humanidad, termina convencido de que a) el tipo era un total demente; b) era un mentiroso patológico y utilizaba a las personas para sus oscuros fines; c) no tenía ideas propias, sino que se apropiaba de las ajenas; d) como era un genio (???), había que perdonarle a), b) y c) anteriores (porque “todo el mundo sabe” que los genios están locos o al menos son raros); y d) el valor de todos los productos que patentó ha sido más un éxito rotundo de marketing que derivado su propia utilidad, funcionalidad, innovación o, incluso, estética.

Isaacson no conoció llegó a conocer realmente a Steve Jobs y no importa cuántos amigos y colaboradores haya entrevistado, nunca llegó a saber quién es el hombre del que escribió su “biografía”. Resulta evidente que tampoco sabe nada sobre tecnología ni de lo que ésta representa en la vida de una persona. Porque es muy probable que tampoco sepa nada en absoluto sobre la vida en sí… Pero, más importante aún, no tiene la más mínima capacidad para diferenciar lo trascendente, lo importante, de lo anecdótico y lo trivial. El resultado es un personaje plano, acartonado, sintético y falto de sentido, pese a la profusión de adornos y adjetivos con que el autor pretende suplir algo de lo que su libro carece por completo: Vida.

El porqué Steve escogió a Isaacson para escribir su biografía es un misterio para mí. Personalmente, pienso que Bill Gates habría hecho un mejor trabajo.

Veremos si estas impresiones previas cambian o se refuerzan cuando termine el libro.