Las 10 mejores entradas de mi blog

Luego de 5 años y medio, 138 entradas (pensé que eran más) y respuestas a más de 2 mil comentarios, creo que es el momento de una breve recapitulación.

Revisando lo escrito, me asombra comprobar que en este mundo de Internet que no camina sino que corre a gran velocidad, hay cosas que escribí hace 5 años y siguen siendo perfectamente ciertas y aplicables, pero ¿cómo las encuentras? Sólo los lectores más antiguos (la minoría) leyeron estas entradas. Para la mayor parte, son inexistentes.

A principios de año hice un intento de selección en mi barra de navegación, pero no estoy contenta con el resultado. Así que he decidido cambiar de método y al mismo tiempo, ampliar la selección.

No se trata, necesariamente, de las entradas más populares; me temo que lo popular y lo mejor nunca han sido ni serán sinónimos; pero sí de entradas que como blogger no te puedes perder.

En ningún orden en particular, aquí están:

  • El drama de la página en blanco. Una de mis favoritas escritas por M: Escribir en un blog es un oficio y como todos los oficios bajo el sol, no es para todo el mundo…
  • Sobre estrellas y estrellas fugaces. Si se resumiera en UNA sola palabra lo que un blogger necesita para sobrevivir como blogger, seria la persistencia…
  • El privilegio del discernimiento. No todos los datos son verdaderos, no todos son útiles, no todos tienen la misma importancia relativa…
  • Las palabras. Las palabras son tu materia prima como blogger. Pero son mucho más que eso y tienen sus trucos y misterios…
  • Antes de comenzar tu blog en WordPress.com. Antes de comenzar tu blog, necesitas saber tres claves. Conocerlas, te ahorrará mucho tiempo…. ¡y frustraciones!
  • 4 claves en la apariencia de tu blog. El contenido de tu blog es, sin duda, lo más importante. Pero en cuanto a su apariencia, los puntos clave se describen en esta entrada.
  • Comunicación: crimen y castigo. Mi amigo el Gran Sabio plantea que los mayores crímenes en este universo común que habitamos son estar ahí y comunicar
  • ¿Calificas para blogger? Otro de mis favoritos de los escritos de M. Puedes considerar esta entrada como tu Biblia como blogger.
  • El tiempo, el implacable. Todo el mundo sabe que el tiempo en Internet es “diferente” al tiempo “de afuera”. Lo que no todos saben es que el tiempo es nuestra creación, podemos utilizarlo; somos causa sobre él…
  • Consecuencia o conveniencia. Mi punto de vista sobre un tema vital: el copyright, mal llamado “derechos de autor” y la censura en Internet.

Si se me ha quedado alguna entrada enredada en las teclas, o si tienes un comentario sobre alguna de ellas, me encantará saber tu opinión.

Anuncios

¿Quién dijo que WordPress era “difícil”?

Los conceptos de facilidad / dificultad son casi tan relativos como los de belleza / fealdad. La aparente dificultad de WordPress no reside exactamente “en los ojos de quien la mira”; pero sí en tres factores muy sencillos de comprender. Y estos factores tienen que ver mucho más contigo como blogger que con el funcionamiento de WordPress.

Factor uno: hay DOS WordPress

Este factor parece ser el origen más común de los dolores de cabeza de los bloggers novatos.

WordPress.COM (donde estamos ahora) es, en general, para principiantes o para personas que no están interesadas en un blog comercial.

WordPress.ORG es para usuarios avanzados o para quienes quieran generar ingresos a través de su blog.

El problema principal es que la “ayuda” que encuentras en la web es, casi en un 100%, ayuda para WordPress.ORG. De ahí la mayor parte de la confusión sobre cómo funciona WordPress.

Factor dos: necesitas APRENDER a usar WordPress

Esto es válido si eres un completo novato, pero es más válido aún si vienes de otros sistemas, como Blogger, o de otras redes sociales, como Facebook, por ejemplo. La “lógica” de WordPress no se parece a ninguna otra y necesitas comprenderla para poder usarla.

Si de un principio asumes que “ya lo sabes todo al respecto” o que “debería ser” de tal o cual manera; te estás colocando una barrera en el camino que te resultará muy difícil derribar más adelante.

Para aprender cómo funciona, sólo necesitas tres cosas:

  1. estar consciente de que no sabes y querer aprender;
  2. leer, observar e investigar;
  3. poner en práctica lo aprendido HASTA que puedas usar las herramientas sin siquiera pensar, como respiras o como caminas.

Factor tres: opiniones vs. hechos; no escuches, MIRA

Nunca deja de asombrarme la cantidad casi infinita de cosas que la gente inventa para llenar los vacíos de conocimiento que tiene.

Hay un fenómeno fascinante que se produce en la mente humana: cuando alguien no comprende algo, en vez de concluir que ella no lo comprende, concluye que ese algo “es incomprensible” ¿te ha sucedido, lo has visto ocurrir alguna vez?. O, cuando alguien no logra resolver un problema, a menudo se convence que el problema es “irresoluble”. O cuando no logramos hacer que algo funcione, llegamos a la conclusión de que “no funciona”.

A muy pocas personas se les ocurre pensar que lo que sucede es que lo están viendo al revés, o que hay algo que han omitido, o que les falta un dato, o que hay datos inaplicables que están introduciendo.

No, no podemos estar equivocados. ¡Eso, nunca! Es el otro quien se equivoca, siempre.

Así, sobre WordPress te dirán (y leerás) toda clase de opiniones, buenas, malas y regulares. A veces con base en los hechos, muchas veces, no. Puedes con total seguridad ignorarlo absolutamente todo, incluso lo que leas en mi blog; con una única excepción. Esa excepción es un dato. Y el dato dice:

Míralo por ti mismo e intenta comprenderlo antes de decidir si WordPress (o cualquier cosa) es para ti o no.

Sobre estrellas y estrellas fugaces

En 1937 Hollywood estrenó la primera versión de la famosísima película “A Star Is Born” (Ha nacido una estrella). 17 años más tarde, la segunda versión presentaba a Judy Garland, en el rol estelar. En 1976, la tercera versión fue llevada a la pantalla con Barbra Streissand y Kris Kristofferson. Está claro que el tema tiene una gran acogida. Y no sólo entre el público, ya que el magnífico Clint Easwood tiene entre sus proyectos la cuarta versión, a tres cuartos de siglo de la primera.

La semana pasada, una amiga muy querida me llamó para decirme que me había enviado un artículo que habia escrito un amigo y que incluía numerosas fotografías del autor. Mi amiga me pidió que determinara si este amigo tenía “potencial” para escribir o para convertirse en un blogger. Abrí el correo, leí el artículo, vi las fotos, lo imaginé como una entrada y comprobé que no sólo tenía “potencial” y talento. A pesar de su técnica literaria prácticamente inexistente, tenía “ojo” de blogger, esa cualidad tan especial que hace que un blogger sea, en mi opinión, como un fotógrafo de realidades –reales e inventadas– que construye imágenes a punta de palabras en vez de luz.

Por lo que mi amiga me había dicho sobre él, sabía que este hombre sería completamente feliz con la idea de abrir un blog propio y estaría completamente dispuesto a emprender la tarea a la menor provocación. Hasta aquí, estaba claro que acababa de presenciar el nacimiento de una estrella de la blogósfera.

Sin embargo, en honor a la verdad, me resulta por completo imposible predecir si un blogger llegará a ser más que una estrella fugaz.

Hay cientos de artículos en la red que hablan de lo que un blogger necesita ser, hacer y tener para lograr el éxito y llegar a la cima del estrellato. Yo misma he escrito al respecto en más de una oportunidad. Y mi amiga M escribió hace unos años lo que considero la última palabra sobre el asunto. Sin embargo, si a alguien se le ocurriera resumir en UNA sola palabra, en una sola cualidad o en un solo rasgo de carácter lo que un blogger necesita para sonbrevivir como blogger, no dudaría un segundo en decir que es la persistencia.

Hablando con absoluta franqueza, cualquier persona con buenas destrezas de comunicación puede comenzar un blog, un buen y hermoso blog. Pocas persisten más de dos años en el oficio. Poquísimas, más de tres años.

Como en cualquier relación amorosa, con el proyecto de un blog existe un deslumbramiento inicial, ese impulso original que da a luz cualquier creación. La capacidad de persistir “en las buenas y en las malas, en la salud y en la enfermedad” es lo que determina si el oficio y el blogger fueron hechos o no el uno para el otro. Si se trata de un enamoramiento apasionado pero pasajero o si se trata de amor verdadero, capaz de vencer incluso uno de los mayores enemigos de cualquier relación y cualquier creación: la monotonía o el aburrimiento.

Una estrella fugaz puede ser tan hermosa como una estrella fija. Mi idea con esta entrada no es exigirte que continues en algo que no deseas. Es, simplemente, anunciarte que encontrarás distracciones y barreras en el camino, animarte a pasar a través de ellas y salir al otro lado victorioso o victoriosa, con un blog hecho y derecho que terminará, si termina, porque tú quieres, no porque no fuiste capaz de persistir.

Las palabras

Hace unos días estuve buscando información en Internet sobre las herramientas básicas de un blogger. No podía dar crédito a mis ojos ante lo que encontré. ¡No sólo desconocía el 90% de lo que se entiende por “herramientas”, sino que por ningún lado aparecía lo que yo consideraba que eran nuestras herramientas principales!

Siempre he pensado que tales herramientas son las palabras. Acabo de enterarme de que esta es una idea muy, pero muy extravagante. Las “herramientas que cualquier blogger debe conocer” son una lista interminable de artilugios para medir el tráfico y “aumentarlo”; una serie de juguetitos que instalas en tu barra de navegación para congestionar tu blog hasta lo indecible; unas cuantas opciones de colocación de anuncios y publicidad… cosas como ésas. Jamás lo habría imaginado.

Así que decidí que más me valía cambiar la orientación de mi artículo y no llamarle “herramientas” a algo como las palabras.

La materia prima para cualquier blogger

Las palabras son tu materia prima. A través de tus palabras transmites (o no) lo que quieres comunicar y a través de las palabras de tus lectores (o la falta de ellas) puedes tener una idea de la suerte que corrieron las tuyas.

Y como en cualquier arte u oficio, existen ciertas reglas y técnicas para usar, combinar y recombinar nuestra materia prima, a fin de crear un efecto que se asemeje lo más posible al que esperamos.

Cuando comencé en estos afanes, no dejaba de horrorizarme el mal uso de las palabras en las redes sociales. Se le llamaba, incluso, “nuevas lenguas” a engendros idiomáticos que no eran otra cosa que el resultado de la más absoluta incapacidad de comunicarse por escrito, debido a una profunda ignorancia de las reglas de gramática y ortografía de nivel de primaria. Luego, creo que me acostumbré o quizá dejé de prestarle una atención que el tema, definitivamente, no merecía.

El caso es que hay tres elementos clave que un blogger profesional (o aspirante) realmente debe saber y manejar al dedillo respecto a su materia prima, a fin de que su blog sea un aporte a la blogósfera y no un agente tóxico, corrosivo o contaminante.

LUEGO DE manejar estos elementos con soltura y, por qué no, hasta con cierto estilo, es que podría tener algún sentido preocuparte por cosas como el tráfico, los anuncios o los juguetes para tu barra de navegación.

Tres cosas que necesitas saber al derecho y al revés

  • Significados y definiciones. Las palabras representan ideas y conceptos. Si desconoces o malentiendes la idea que una palabra representa, nunca podrás usar esa palabra adecuadamente, no podrás comunicar con ella ni comprender la oración o párrafo donde ésta aparezca. Si desconoces o malentiendes el significado de un gran número de palabras en un tema, el tema en su conjunto se volverá incomprensible para ti y no podrás HACER nada con él ni en él.Más aún, tu nivel de inteligencia es inversamente proporcional al número de palabras cuyo significado desconoces o malentiendes. De lo que se desprende, afortunadamente, que el sólo hecho de aclarar correctamente el significado de estas palabras, te hará más inteligente y más capaz como blogger. Podrás hacer más cosas y las harás cada vez mejor.
  • Ortografía. Las palabras se escriben de determinada forma, a fin de significar lo que significan. “A ver si” significa que estamos a la expectativa de algo, “Haber si” aunque suene igual, no significa nada, excepto que tienes un malentendido con la palabra “haber” y la expresión “a ver”.
  • Gramática. Las palabras se usan y se combinan de una manera determinada para que el conjunto resulte comprensible e, idealmente, agradable. Esa es toda la función de la gramática. A pesar de ello, es uno de los temas más odiados dentro de la materia de Español. Y no es para menos, los profesores hacen esfuerzos sobrehumanos para que resulte el tema más incomprensible e inútil del mundo. Al principio, yo pensaba que era “de maldad”. Luego de haber estado capacitando a más de 2,200 maestros durante un año, a través de talleres sobre la Tecnología Hubbard de Estudio, comprendí que era por sus propias carencias e incomprensión sobre el tema.Lo cierto es que la gramática es algo muy sencillo. Es como las recetas de cocina. Cuando estás aprendiendo a cocinar, las sigues al pie de la letra. Cuando eres un experto, ya no las necesitas: has creado tu propio estilo, pero ya fruto del conocimiento y la práctica, no de la ignorancia.

Cómo lo haces

Con respecto a los significados y definiciones, si tienes dudas, consulta siempre un diccionario adecuado a tu nivel y al tema sobre el que lees o escribes. En Internet hay cientos de ellos. Si NUNCA tienes dudas, el problema puede ser grave. Necesitas leer (libros) al menos dos horas diarias durante un año o dos. De los tres elementos recién mencionados, éste es el más importante. Lo más pronto posible escribiré una entrada para darte más detalles sobre cómo aclaras correctamente y comprendes el significado de una palabra.

En cuanto a la ortografía, el manejo es muy parecido al de las definiciones: si tienes la más mínima duda, consulta siempre el diccionario. Si NUNCA tienes dudas, ya sabes…. ¡a leer se ha dicho!

Finalmente, acerca de la gramática, posiblemente no me creas, pero lo mejor que puedes hacer es buscar un libro de texto de 3ro o 4to de primaria y comenzar desde allí hasta secundaria, buscando y aclarando cada término del que no puedes dar una definición con soltura. ¡Y te vas a sorprender! En Internet también aparece material útil sobre este tema. Sólo asegúrate de que se dirige a niños. Los otros, son incomprensibles para cualquier ser humano que no tenga un postgrado en lingüística.

Espero que esta entrada pueda serte útil, a pesar de haber empleado 968 palabras para escribirla.