Escribir, sí, pero ¿para quién?

Escribir, sí, pero ¿para quién?

Si tienes al menos un año con tu blog, te has hecho esta pregunta siquiera una vez. Es el tipo de cuestionamiento que puede o no ser retórico, dependiendo de la orientación de tu blog. Como los bloggers con blogs comerciales no pasan mucho por aquí, asumo de entrada que tu blog es:

  • de tipo personal (tus aventuras en el oficio de vivir),
  • relacionado con el arte (literatura, fotografía, artesanía, diseño….),
  • sobre la comunicación (de doble vía),
  • para brindar información (correcta), y/o
  • para ofrecer algún tipo de ayuda (honesta).

¿Para quién escriben los bloggers?

Un blogger amigo opina que a veces escribimos como un intento de auto-explicarnos.

He leído a unos cuantos que afirman escribir sólo para sí mismos.

Algunos escriben para quien quiera leerlos, para nadie en particular, para “el mundo”…

Otros, para un segmento muy particular que determina el tipo de blog; por ejemplo, profesores que tienen blogs de tareas y escriben para su grupo de 30 o 40 alumnos.

He visto también que nuestros destinatarios cambian con el tiempo. Me sucedió a mí y a otros bloggers también les ha ocurrido: comenzamos dirigiéndonos a determinado público y terminamos escribiendo para otro muy diferente.

A veces escogemos el público incorrecto. Conozco una blogger que cometió el grave error de dirigir su blog al dueño de su corazón y unos meses después, a falta de la respuesta esperada, terminó por cerrarlo con una cantidad considerable de frustración y sufrimiento de por medio. Otro blogger esperaba una respuesta arrolladora de un público que sólo existían en su imaginación: clientes para el producto que ofrecía. Terminó de igual manera. Como éstas, hay muchas otras historias

¿Hay una respuesta definitiva a la pregunta “para quién”?

Claro que la hay. Cada blogger tiene la suya. Pero lo importante es que tu respuesta FUNCIONE PARA TI. Y “funcione” significa algo muy simple:

  • ¿tu blog te está dando más alegrías que penas?
  • ¿te sientes cómodo/a con el tipo y la cantidad de gente que te lee, que comenta en tu blog, que te sigue?
  • ¿sientes que podrías continuar como vas por un tiempo indefinido?

Si tu respuesta a esas tres preguntas es “sí”, entonces funciona: estás escribiendo para el público adecuado. No es más complicado que eso.

Si dudas o respondiste “no” a una o más preguntas, entonces puede serte útil alguna de las lecciones que yo misma he aprendido (o comprobado) en los años que llevo en este oficio:

Cinco lecciones que he aprendido sobre la marcha

  1. Siempre es mejor comunicar que no comunicar. Mi padre siempre me decía: “si uno no tiene nada que decir, lo mejor es mantener la boca cerrada”; esto es cierto en parte, pero sólo a corto plazo. Cuando no estás obteniendo la respuesta esperada, o tus propios silencios se hacen cada vez más largos o frecuentes, ha llegado la hora de un cambio (antes de que sea demasiado tarde) en la forma o frecuencia del mensaje, o en el público al que lo diriges.
  2. La comunicación siempre llega a su destinatario. Esto ocurre siempre, tarde o temprano. Puede tomar semanas, meses o años, pero la comunicación siempre llega. Por la misma razón, si escribes para “nadie en especial” allí mismo llegará tu comunicación: A NADIE.
  3. “Para nadie”, “para todos” y “para cualquiera” son sinónimos. Cuando se trata de una comunicación estas tres categorías significan lo mismo: ausencia de destinatario. Sucede lo mismo que cuando envías una carta sin dirección: termina de regreso en tu buzón o en la papelera de la oficina de correos.
  4. “Escribir para uno mismo” es un ejercicio sin sentido o, al menos… raro. Hay actividades que se inventaron para realizarse a solas y otras, para hacerse entre dos o más. La comunicación es de estas últimas. Hay gente que juega “solitarios”, hay quienes disfrutan una partida de ajedrez consigo mismos, hay personas que hablan o bailan solas… No es que no sea legítimo, pero sucede a menudo que comienzan a hacerlo a falta de compañía y terminan acostumbrándose. En estos casos no la pasan nada bien, independientemente de lo que digan o escriban.
  5. Tus lectores potenciales se cuentan por millones. Según datos de la Wikipedia, en 2010 Internet tenía cerca de 2 mil millones de usuarios. Según mis cálculos, para el año pasado había unos 427 millones de usuarios de habla hispana. Así, difícilmente un blogger pueda no tener lectores. Todo se reduce, entonces, a afinar la puntería y dirigir lo que escribes a una pequeña parte de ese universo de navegantes.

En caso de que te lo preguntes, yo escribo para ti. Para ti y para cada uno de mis lectores: bloggers aspirantes, novatos o profesionales que pertenecen, en general, a las categorías de la primera parte de esta entrada y tienen ciertas características de las que por ahora no voy a hablar (una pequeña dosis de misterio nunca está de más).

Y tú ¿para quién escribes?

Anuncios
Comparación entre blog, página y sitio web

Comparación entre blog, página y sitio web

La tabla a continuación te presenta las principales diferencias entre blogs, páginas web y sitios web. Tiene el propósito de aclarar una de las confusiones más comunes que he encontrado entre los bloggers principiantes (y no tan principiantes).

Espero que te sea útil. De ser así, déjame saber en un comentario. Si tienes preguntas, también.

Blog Página web Sitio web
ES un tipo especial de sitio web. Es parte de un sitio web. ES un sitio web.
Necesita actualizarse frecuentemente, digamos al menos cada 15 días. Necesita actualizarse muy esporádicamente, digamos que semestral o anualmente.
No requiere conocimientos especializados de diseño web. Requiere conocimientos especializados de diseño web.
Contiene una página principal, dinámica * y otras secundarias, estáticas *. ES una página estática *. Contiene una página principal y otras secundarias, todas estáticas *.
Da la posibilidad de que los lectores contribuyan con comentarios. En general, no da esta posibilidad.
Su contenido se ordena automáticamente en orden cronológico, de más reciente a más antiguo. Su contenido se ordena manualmente, generalmente por temas. Su contenido se ordena por páginas, a través de un menú.
Su contenido puede ordenarse por categorías y por tags. No permite ordenamiento por categorías o tags.
Permite siempre cambiar por completo el diseño, sin tener que reconstruir el blog. A menudo, cada vez que se cambia por completo el diseño se debe reconstruir la página o el sitio web.

* En la web existe lo que se llama contenido estático y contenido dinámico.

El contenido estático en una página, como su nombre lo indica, no se “mueve”. Tú diseñas y construyes una página web (estática), regresas dos meses más tarde y la encuentras exactamente igual.

Una página con contenido dinámico, como su nombre también lo indica, “se mueve”. Tú publicas una entrada en tu blog y ella aparece automáticamente “arriba” en la página principal de tu blog (dinámica). Es lo primero que ve un visitante cuando va a tu blog. Dos meses más tarde, ese visitante regresa y no ve esa entrada, sino la que publicaste hace 2 días, la más reciente. La otra se encuentra cuatro, cinco o diez entradas más “abajo”.

La página principal de tu blog, llamada “Inicio” o “Home”, es dinámica. Las otras páginas son estáticas.

Esta es la razón de por qué no puedes “enviar” contenido automáticamente a otras páginas.

En esta entrada encuentras información más detallada sobre lo que acabas de leer.

11 resoluciones para bloggers en 2011


Los estadounidenses no se pierden en eso de las resoluciones de Año Nuevo. No sé si las cumplen o no, pero de hacerlas, seguro que las hacen, con disciplina y energía envidiables. Hasta ahora no he visto resoluciones de bloggers en español, prefiero pensar que es un asunto de pura idiosincracia, sin mayores consecuencias…

He preparado una lista de 11 resoluciones para bloggers de cualquier nivel de experticio, de manera que puedas adaptarla rellenando los espacios en blanco de manera que se ajuste a tu realidad. Se basa en las cosas que necesitas hacer para que tu blog sea exitoso y sea un placer y una aventura escribir en él, no un acto tedioso y mecánico que hacemos por alguna clase de obligación autoimpuesta.

Aquí la tienes:


Yo, ___________________ [nombre], blogger/bloggeresa profesional/aprendiz avanzado/aprendiz/aspirante, [marcar el que corresponda] por este medio me comprometo conmigo mismo, a cumplir las siguientes 11 metas, objetivos o resoluciones:

  1. Para finales de febrero, haber adoptado el ritmo constante de publicar al menos una entrada cada ____ días. (Aquí es recomendable un número máximo de 14, se supone que escribirás una entrada, no una novela).
  2. Para principios de marzo, a más tardar, haber ajustado mi tiempo, mi horario y mi blogroll, a fin de visitar, leer y comentar cómodamente a cada miembro de mi blogroll mínimamente cada ____ días. (Escribe un número máximo de 60, no tiene sentido que recomiendes a tus lectores un blog que tú mismo no frecuentas. Si tu blogroll es kilométrico, considera hacer una ligera depuración. La calidad es más importante que la cantidad. No necesitas sentirte obligado a incluír en tu blogroll a todo el que te incluya a ti).
  3. Para finales de enero, haber ajustado mi agregador de blogs/websites o la lista de blogs y websites que visito regularmente, a fin de visitar, leer y comentar cómodamente sólo lo que me interesa y me es útil. (Si alguna vez has calculado el tiempo que pasas leyendo cosas que olvidas cinco minutos después por la poca trascendencia que tienen para ti, comprenderás el por qué de esta resolución).
  4. Suscribirme cuanto antes al blog de WordPress.com en español para mantenerme al tanto de los cambios y novedades. Comentar en el blog, ayudar en las traducciones, en los foros de ayuda para novatos, o involucrarme de algún modo en la comunidad WP. (Es un asunto elemental de intercambio: Recibes en la medida en que das y vice-versa).
  5. Asegurarme en cada entrada de dar el crédito correspondiente, correcto y adecuado a las citas e imágenes que utilizo en mi blog y nunca usar nada sin licencia o permiso. (Esto no sólo significa mantener tu palabra en el acuerdo que hiciste con WordPress al iniciar tu blog, sino que responde también a la explicación del punto anterior).
  6. A más tardar para junio, haber leído y estudiado esos libros/artículos o haber hecho ese curso/taller que tengo en “pendiente”, a fin de mejorar mi ortografía/gramática/estilo [marcar el/los que corresponda] y el aspecto de mi blog.
  7. Escribir, en lo que resta de enero, una lista de los ____ libros que quiero leer este año, dejando ____ espacios en blanco para los que puedan aparecer en el futuro. (Te recomiendo un mínimo de 6 en el primer espacio. No existen bloggers profesionales que no sean a la vez ávidos y entusiastas lectores.)
  8. Para mediados de febrero, haber logrado establecer/recuperar/mantener un horario de lectura diaria (o, al menos, semanal) y ceñirme a él como si fuera una prescripción médica.
  9. Mientras leo o estudio, nunca jamás volver a pasarme una palabra que no comprendo completamente sin aclararla en un diccionario o glosario adecuado a mi nivel. Y luego de haber comprendido su definición, hacer oraciones con la palabra, hasta que me sienta cómodo utilizándola.
  10. Desde este momento en el tiempo, jamás volver a dejar un comentario sin respuesta (o al menos un acuse de recibo) en mi blog. Y nunca nunca nunca responder o escribir un comentario si no deseo hacerlo. (Sé lo que escribí y no tiene que ser contradictorio. El querer o no querer hacer algo, lo creas o no, está completamente en tus manos).
  11. Suscribirme a este blog, inmediatamente. :-)

Las últimas tres no tienen opciones de cantidad ni de tiempo. Son tajantes y literales.

Espero que esta lista pueda serte útil. Sea así o no, déjame saber en un comentario y cuéntame, ¿cuáles son tus resoluciones?

Regalos de temporada de WordPress


No acostumbro a repetir ni reseñar lo que publica WordPress en su blog, me parece una redundancia y, como tal, innecesaria y ruidosa. Pero, naturalmente, cada regla tiene su o sus excepciones.

Y es que han agregado una serie de pequeños ajustes (funcionalidades, características) que son realmente magníficas. Se trata de pequeños detalles, pero de esos que simplifican extraordinariamente la vida de un blogger y hacen que, a mi modo de ver, nuestros anfitriones se perfilen como el posible nuevo culto del siglo XXI, llegando quizá a obtener un nivel similar de adoración de sus usuarios que el que tiene la propia Apple.

No te adelantaré nada, simplemente ve y lee la entrada por ti mismo: Nuevas características: enlaces, ordenación, paginación y verás a qué me refiero. ¡Mi favorita es la paginación!

Además, a partir de hoy y hasta el 4 de enero tenemos, como es ya costumbre, los copitos de nieve cayendo con suavidad en cada blog. Para activar esta función, si no la tienes por defecto, simplemente ve a tu Tablero —> Apariencia —> Añadidos y selecciona la opción “Hacer que nieve en mi blog”. Posiblemente cambie la plantilla de mi blog por estos 34 días, a fin de que se luzcan en todo su esplendor.

¡Feliz y cálida temporada navideña!