Las 10 mejores entradas de mi blog

Luego de 5 años y medio, 138 entradas (pensé que eran más) y respuestas a más de 2 mil comentarios, creo que es el momento de una breve recapitulación.

Revisando lo escrito, me asombra comprobar que en este mundo de Internet que no camina sino que corre a gran velocidad, hay cosas que escribí hace 5 años y siguen siendo perfectamente ciertas y aplicables, pero ¿cómo las encuentras? Sólo los lectores más antiguos (la minoría) leyeron estas entradas. Para la mayor parte, son inexistentes.

A principios de año hice un intento de selección en mi barra de navegación, pero no estoy contenta con el resultado. Así que he decidido cambiar de método y al mismo tiempo, ampliar la selección.

No se trata, necesariamente, de las entradas más populares; me temo que lo popular y lo mejor nunca han sido ni serán sinónimos; pero sí de entradas que como blogger no te puedes perder.

En ningún orden en particular, aquí están:

  • El drama de la página en blanco. Una de mis favoritas escritas por M: Escribir en un blog es un oficio y como todos los oficios bajo el sol, no es para todo el mundo…
  • Sobre estrellas y estrellas fugaces. Si se resumiera en UNA sola palabra lo que un blogger necesita para sobrevivir como blogger, seria la persistencia…
  • El privilegio del discernimiento. No todos los datos son verdaderos, no todos son útiles, no todos tienen la misma importancia relativa…
  • Las palabras. Las palabras son tu materia prima como blogger. Pero son mucho más que eso y tienen sus trucos y misterios…
  • Antes de comenzar tu blog en WordPress.com. Antes de comenzar tu blog, necesitas saber tres claves. Conocerlas, te ahorrará mucho tiempo…. ¡y frustraciones!
  • 4 claves en la apariencia de tu blog. El contenido de tu blog es, sin duda, lo más importante. Pero en cuanto a su apariencia, los puntos clave se describen en esta entrada.
  • Comunicación: crimen y castigo. Mi amigo el Gran Sabio plantea que los mayores crímenes en este universo común que habitamos son estar ahí y comunicar
  • ¿Calificas para blogger? Otro de mis favoritos de los escritos de M. Puedes considerar esta entrada como tu Biblia como blogger.
  • El tiempo, el implacable. Todo el mundo sabe que el tiempo en Internet es “diferente” al tiempo “de afuera”. Lo que no todos saben es que el tiempo es nuestra creación, podemos utilizarlo; somos causa sobre él…
  • Consecuencia o conveniencia. Mi punto de vista sobre un tema vital: el copyright, mal llamado “derechos de autor” y la censura en Internet.

Si se me ha quedado alguna entrada enredada en las teclas, o si tienes un comentario sobre alguna de ellas, me encantará saber tu opinión.

Consecuencia o conveniencia

Un amigo muy querido, un blogger maravilloso, perdió la mayor parte de su trabajo de 4 años a causa del cierre de Megaupload, su pérdida y la de sus miles de lectores es inconmensurable. Lo ocurrido con él y las cosas que han venido sucediendo en la web en las últimas semanas me han puesto a reflexionar y quiero compartir esas reflexiones contigo.

No ha nacido el navegante que no tenga en su disco duro al menos un archivo que infringe el copyright, sea que lo haya obtenido de manera directa o indirecta, así como difícilmente exista alguien que alguna vez en su vida no haya infringido alguna ley o al menos un código ético o moral, propio o impuesto. Algo como lo que decía Jesús sobre “la primera piedra”.

¿Convierte este hecho a la nuestra en una especie de criminales sobre los que debe caer de inmediato todo el peso de la ley? ¿O debemos “perdonar” y hacernos de la vista gorda ante los crímenes más horrendos?

Por supuesto que no. Tendríamos que ser capaces de diferenciar, de otro modo caemos en la ecuación irracional por excelencia: todo es igual a todo lo demás.

En general, en nuestra civilización estas diferencias se establecen por lo que la persona tiene o por lo que hace. Quienes se encargan de llevar a cabo lo que llamamos “justicia”, son influenciados por cosas como la cuenta bancaria, la profesión y el cargo de alguien, o la falta de estas cosas: lo que alguien tiene y lo que hace. Las leyes que preceden a estas acciones favorecen, en general, a quienes más tienen y a ciertos haceres por encima de otros. Exactamente del mismo modo, quienes son afectados negativamente por este estado de cosas utlizan la misma vara para hacer sus mediciones; así resulta la muy popular opinión de que si alguien tiene una abultada cuenta bancaria o si ocupa un alto cargo en el gobierno, esa persona DEBE ser un criminal de la peor calaña.

Grave error en ambos casos.

Como estableció el Maestro Sócrates hace siglos atrás, el ser humano es bueno y ético por naturaleza. Yo he aprendido que la inmensa mayoría de las personas lo es, básicamente y que, además, es mejorable. No es fe, he vivido años suficientes como para haberlo comprobado más allá de toda duda. Y esto no depende ni ha dependido nunca de lo que alguien hace o de lo que tiene, sino de lo que alguien ES.

Son las intenciones de una persona al actuar, sus metas y propósitos, lo que debe usarse como base para establecer si merece o no la libertad y la igualdad en la que –de acuerdo a la Declaración Universal de los Derechos Humanos– todos nacemos.

Ser ético por naturaleza significa entre muchas otras cosas, que tenemos ciertos principios sólidos en cuanto a lo que es correcto y a lo que no lo es. Uno de estos principios y uno de los más cuestionados, desde los tiempos de la Revolució Industrial, es el derecho a la propiedad. Tal cuestionamiento es lo que está en el fondo de todo lo que está ocurriendo en este momento en la web.

O estamos de acuerdo con la propiedad o no lo estamos.  Si no estamos de acuerdo, pues adelante, actuemos en consecuencia, pero permitamos que los demás también lo hagan. Si estamos de acuerdo, pues también. Es tan sencillo como eso, aunque podemos complicarlo y lo hemos complicado hasta el infinito.

Una de las complicaciones es cuando se mezcla la propiedad y la “justicia”. ¿Es justo que Pedro tenga 2 mil y yo 2? O el clásico “a Juan lo meten a la cárcel por robarse un pollo y al dueño de la empresa tal, que es un evasor de impuestos, no”. A nadie se le ocurre pedirle su opinión al dueño del gallinero, aunque probablemente si éste comprobara que Juan se lo robó porque tenía hambre, retiraría la querella en su contra. Otra cosa es que Juan le robe un pollo semanal… ¿Cuál sería el límite aceptable de pollos que Juan podría robar sin ir a la cárcel? (después de todo, necesita comer todos los días). Es una pregunta absurda ¿no? Volvemos a lo mismo, hay propiedad o no la hay. El hecho de que Juan no consiga trabajo hace dos meses es un problema completamente diferente, con sus propias causas, responsabilidades y posibles soluciones. Cuando tratamos de mezclar el agua y el aceite para justificar lo que a menudo es injustificable, todo se vuelve una confusión donde prevalece el “todo es igual a todo lo demás”.

No tiene nada de bueno ni de honorable ser una oveja. Ni una víctima. No tiene nada de bueno ni de honorable el hecho de ser pobre. Tener dinero no hace a una persona mala, peligrosa, ladrona ni debería convertirla automáticamente en un blanco. Únicamente sus intenciones y sus metas son lo que determina de qué lado está.

El argumento más firme de quienes promueven la desaparición o el irrespeto al copyright (mal llamado en español “derechos de autor”, ya que estos derechos casi nunca pertenecen al autor) es precisamente el hecho de que alguien distinto al autor de la música, la película o la aplicación es el dueño de los derechos de reproducción (la forma elegante de llamar a la copia). Estos son los villanos de la película, los megamillonarios a los que hay que atacar, boicotear y destruír. Todavía no existe acuerdo sobre si el megamillonario dueño de Megaupload cae o no dentro de esta categoría, ya que era dueño de una compañía que favorecía la “libertad del conocimiento”.  La duda es por los megamillones. Menudo dilema…. si este hombre hubiese sido un ciudadano común y corriente, con alguna o mucha dificultad para pagar el arriendo todos los meses, estarían lloviendo las solicitudes al Vaticano para su canonización inmediata.

Existe el derecho (aunque no siempre la libertad) de pensamiento y de expresión. Podemos tener nuestros propios principios y creer en lo que queramos creer. Pero ¡por Dios! actuemos en consecuencia con lo que creemos. La jungla plagada de alimañas en que vivimos la hemos cultivado cada uno de nosotros por imposible que nos resulte reconocerlo, con nuestras acciones y nuestras inacciones. No va a venir ningún superhéroe a salvarnos o quizá ya se fue por donde vino porque nadie quiso escucharlo o ayudarlo.

Cada vez que actuamos en contra de nuestros propios principios estamos cubriendo de vidrio nuestro tejado, haciéndonos más y más vulnerables. Al final, acabamos ladrándole a los automóviles o, peor, balando lastimosamente.

11 resoluciones para bloggers en 2011


Los estadounidenses no se pierden en eso de las resoluciones de Año Nuevo. No sé si las cumplen o no, pero de hacerlas, seguro que las hacen, con disciplina y energía envidiables. Hasta ahora no he visto resoluciones de bloggers en español, prefiero pensar que es un asunto de pura idiosincracia, sin mayores consecuencias…

He preparado una lista de 11 resoluciones para bloggers de cualquier nivel de experticio, de manera que puedas adaptarla rellenando los espacios en blanco de manera que se ajuste a tu realidad. Se basa en las cosas que necesitas hacer para que tu blog sea exitoso y sea un placer y una aventura escribir en él, no un acto tedioso y mecánico que hacemos por alguna clase de obligación autoimpuesta.

Aquí la tienes:


Yo, ___________________ [nombre], blogger/bloggeresa profesional/aprendiz avanzado/aprendiz/aspirante, [marcar el que corresponda] por este medio me comprometo conmigo mismo, a cumplir las siguientes 11 metas, objetivos o resoluciones:

  1. Para finales de febrero, haber adoptado el ritmo constante de publicar al menos una entrada cada ____ días. (Aquí es recomendable un número máximo de 14, se supone que escribirás una entrada, no una novela).
  2. Para principios de marzo, a más tardar, haber ajustado mi tiempo, mi horario y mi blogroll, a fin de visitar, leer y comentar cómodamente a cada miembro de mi blogroll mínimamente cada ____ días. (Escribe un número máximo de 60, no tiene sentido que recomiendes a tus lectores un blog que tú mismo no frecuentas. Si tu blogroll es kilométrico, considera hacer una ligera depuración. La calidad es más importante que la cantidad. No necesitas sentirte obligado a incluír en tu blogroll a todo el que te incluya a ti).
  3. Para finales de enero, haber ajustado mi agregador de blogs/websites o la lista de blogs y websites que visito regularmente, a fin de visitar, leer y comentar cómodamente sólo lo que me interesa y me es útil. (Si alguna vez has calculado el tiempo que pasas leyendo cosas que olvidas cinco minutos después por la poca trascendencia que tienen para ti, comprenderás el por qué de esta resolución).
  4. Suscribirme cuanto antes al blog de WordPress.com en español para mantenerme al tanto de los cambios y novedades. Comentar en el blog, ayudar en las traducciones, en los foros de ayuda para novatos, o involucrarme de algún modo en la comunidad WP. (Es un asunto elemental de intercambio: Recibes en la medida en que das y vice-versa).
  5. Asegurarme en cada entrada de dar el crédito correspondiente, correcto y adecuado a las citas e imágenes que utilizo en mi blog y nunca usar nada sin licencia o permiso. (Esto no sólo significa mantener tu palabra en el acuerdo que hiciste con WordPress al iniciar tu blog, sino que responde también a la explicación del punto anterior).
  6. A más tardar para junio, haber leído y estudiado esos libros/artículos o haber hecho ese curso/taller que tengo en “pendiente”, a fin de mejorar mi ortografía/gramática/estilo [marcar el/los que corresponda] y el aspecto de mi blog.
  7. Escribir, en lo que resta de enero, una lista de los ____ libros que quiero leer este año, dejando ____ espacios en blanco para los que puedan aparecer en el futuro. (Te recomiendo un mínimo de 6 en el primer espacio. No existen bloggers profesionales que no sean a la vez ávidos y entusiastas lectores.)
  8. Para mediados de febrero, haber logrado establecer/recuperar/mantener un horario de lectura diaria (o, al menos, semanal) y ceñirme a él como si fuera una prescripción médica.
  9. Mientras leo o estudio, nunca jamás volver a pasarme una palabra que no comprendo completamente sin aclararla en un diccionario o glosario adecuado a mi nivel. Y luego de haber comprendido su definición, hacer oraciones con la palabra, hasta que me sienta cómodo utilizándola.
  10. Desde este momento en el tiempo, jamás volver a dejar un comentario sin respuesta (o al menos un acuse de recibo) en mi blog. Y nunca nunca nunca responder o escribir un comentario si no deseo hacerlo. (Sé lo que escribí y no tiene que ser contradictorio. El querer o no querer hacer algo, lo creas o no, está completamente en tus manos).
  11. Suscribirme a este blog, inmediatamente. :-)

Las últimas tres no tienen opciones de cantidad ni de tiempo. Son tajantes y literales.

Espero que esta lista pueda serte útil. Sea así o no, déjame saber en un comentario y cuéntame, ¿cuáles son tus resoluciones?

Imágenes para tu blog

Muchas personas que comienzan un blog se preguntan ¿debo ponerle imágenes a cada entrada? ¿cuántas imágenes se deben usar y de qué tipo? ¿qué hago con los derechos de autor (copyrights)? En esta entrada voy a intentar responder a estas preguntas. Si no lo logro, ya sabes qué hacer: simplemente déjame un comentario en esta Página con las preguntas adicionales que tengas sobre esta entrada. :-)

¿Con imágenes o sin imágenes?

Ésta es la primera decisión que debes tomar, en lo que respecta al tema de las imágenes. Pero no te preocupes demasiado, siempre puedes cambiar de opinión más adelante, si descubres que fue la decisión incorrecta.

Para fines de tu blog, las imágenes juegan dos papeles principales: comprensión y estética.

Las imágenes son útiles para la comprensión de un texto, ya que son un sustituto razonable de “la masa” de aquello sobre lo que escribes. La falta de masa es la primera barrera a la comprensión y cuando esta falta es muy grande, llega a provocar manifestaciones bastante desagradables a tus lectores, como aburrimiento, dolor de cabeza o de ojos, sensaciones extrañas en el estómago, etc.

Hay temas que necesitan más masa que otros. Cuando tratas de explicar cómo funciona o dónde se localiza algo, y en ciertas descripciones de cosas o eventos, las imágenes resultan ser imprescindibles. Por eso, si escribes sobre temas técnicos o científicos, o sobre cualquier cosa con la que tus lectores puedan no estar muy familiarizados, unas cuantas imágenes te serán muy útiles.

Por otra parte, para la mayor parte de las personas (¡espero que seas una de ellas!), la estética es algo importante. Pero ten cuidado. Porque en este sentido, las imágenes son una espada de doble filo para tu blog: pueden contribuir a hacerlo más bonito y atractivo, o, por el contrario, pueden afearlo bastante y hacer que tus lectores se sientan incómodos en él. El resultado depende de tu propio conocimiento y pericia en las leyes básicas del diseño y la estética. Si no las conoces, es bueno que las aprendas. Sólo tienes que investigar un poco, no es un tema muy complicado.

¿Cuántas imágenes?

A partir de mi modesta experiencia en estos afanes, lo que he observado y lo que te podría recomendar es muy sencillo: USA EL MÍNIMO POSIBLE.

  • En aras del tiempo. Un blog es esencialmente un medio de comunicación escrita. A menos que la imagen sea el tema de tu blog (como en una galería de arte, o de fotografías de tus creaciones, por ejemplo), si pasas más tiempo ocupándote de las imágenes que vas a insertar que de lo que escribes, hay algo que está al revés. Revísalo y haz los ajustes correspondientes.
  • En aras de la claridad. En general, aquello de que “una imagen vale por mil palabras” es muy cierto. Imagínate entonces lo que significa para tus lectores agregar mil palabras a cada entrada que escribes. Imagínate ahora lo que sería agregarle dos, tres o cuatro mil palabras y tendrás una idea de lo que quiero decir. Una entrada o una barra de navegación repleta de imágenes, botones, anuncios, ciber-juguetitos y toda clase de símbolos que sólo unos cuantos “iniciados” comprenden y pueden usar, a menos que seas un diseñador/a experimentado/a y a menos que tus lectores sean “iniciados”, a lo único que contribuyen es a aumentar el nivel de confusión en tu blog.
  • En aras del sentido común. Por ejemplo, si ya has escogido una plantilla que lleva una imagen en el encabezado, no necesitarás otras imágenes “para que se vea bonito”, porque ya tienes la imagen que tus lectores verán en cada entrada que publiques (la cual puedes cambiar cuantas veces quieras). Si le agregas, “por estética”, otra imagen a cada entrada, tendrás ahora el problema adicional —e innecesario, a mi modo de ver— de hacer que tu imagen combine bien con la de tu encabezado, y no haya un choque en términos de color, estilo, etc. Y si no solucionas bien este problema, habrás creado un blog falto de armonía y, por tanto, de la belleza que precisamente estás tratando de alcanzar.

¿Dónde obtienes imágenes?

En mi opinión, lo ideal sería que tus imágenes fueran “hechas en casa”, es decir creadas por ti mismo/a, pero esto no resulta factible en la mayoría de los casos, no todos podemos ser un Saint Exupery e ilustrar nuestras propias novelas…

Afortunadamente, en la comunidad de Internet existe ayuda e intercambio en abundancia. Te doy un Sitio, para comenzar: Flickr. Es un espacio donde miles de fotógrafos/as profesionales y aficionados publican sus creaciones. Por acuerdos que existen en la red, la gran mayoría de las fotos de este Sitio en particular se pueden usar en los blogs sin fines de lucro.

Simplemente vas, abres una cuenta ¡y te puedes pasar semanas completas mirando hermosas imágenes! La mayoría de las veces, las fotos disponen de versiones en varios tamaños y herramientas para descargarlas. También, tienen espacios para dejarle un amable comentario o al menos las gracias al autor/a de esa foto que te fascina, para crear un archivo con tus favoritas ¡y también para subir tus propias fotos!

¿Qué hay de los derechos de autor?

En este punto, es muy muy importante que comiences a enterarte acerca de los copyrights. Básicamente, hay dos tipos. El que tiene el símbolo © significa “propiedad privada” y no lo puedes usar ni coger prestado. El otro tipo es una licencia especial, llamada Creative Commons, que es maravillosa a la hora de compartir creaciones. En este enlace encontrarás toda la información . (Si no lees inglés, por favor léela a través de un traductor). Estudia los datos que te da este Sitio, compréndelos y úsalos. Las fotos de Flickr muchas veces usan este tipo de licencia, otras no; usan la © de “Todos los derechos reservados”. Ahora bien, siempre debes darle el crédito al autor/a de la imagen, lo pida o no. En el blog Clear Santo Domingo!, debajo de las imágenes, puedes ver un buen modelo de cómo se pueden acreditar.

Finalmente, sucede que WordPress es extremadamente estricto con el asunto de los derechos de autor. Muchos blogs han sido clausurados por violación a sus Condiciones de Servicio en lo que respecta a los copyrights. Nuevamente, si no lees inglés, estúdialas a través de un traductor, pero por favor no dejes de hacerlo. No puedes alegar desconocimiento, ya que al abrir tu blog, te comprometiste a regirte por estas reglas. Por esta razón, es importante que te informes e investigues y si no estás seguro/a de la licencia de una imagen en particular, simplemente no la uses.

En una próxima entrada, veremos la parte mecánica de como preparar e insertar las imágenes en tu blog.

Entradas relacionadas:
Cómo optimizar e insertar tus imágenes
Las medidas de tus imágenes
En tu blog, un buen video vale por 1,000 imágenes