¡Felices fiestas!

Pierre-Auguste Renoir | Danse à la ville [detalle] | 1883 | Óleo sobre tela

2012 ha sido para nosotras, indudablemente un año de cierres, conclusiones y finales. Por ley natural, 2013 deberá ser, entonces, uno de inicios, y aperturas… de hecho han aparecido alrededor puertas que hace unos meses ni siquiera sabíamos que estaban ahí … las iremos abriendo una a una.

Recibe nuestros mejores deseos para estas fiestas: felicidad, paz, amor, alegría, entendimiento, prosperidad, persistencia, valor, confianza en ti mismo/a, sensatez y también la dosis adecuada de locura para hacer de tu vida –y las de quienes tienes cerca– cada vez más parecida a esa vida que vive en tus sueños.

Karen & M

Anuncios

A todos nuestros amigos [poco] comunes…

Desde el fondo de nuestros ♥ ♥ respectivos, les deseamos que tengan la más feliz de las temporadas navideñas y que la felicidad se derrame no sólo durante las fiestas, sino que perdure 24/7: cada día del año que pronto comenzará.

Que se cumplan todos nuestros deseos (no olvidemos pedirlos/postularlos primero): que las musas no nos abandonen ni a sol ni a sombra, que las depres se muden a las vidas de nuestros enemigos, que encontremos —insertar lo que corresponda— [al editor, al príncipe/princesa azul, la paz y el sosiego, las respuestas anheladas, la verdad, el amor, el trabajo/socio soñado, la fama y la gloria, la certeza, el número correcto de la lotería, al maestro/gurú] que buscamos.

Que no nos falten días luminosos y días de lluvia, brisa y arcoiris, sencillos y dobles. Que el sol y la luna no dejen de salir, que las estrellas brillen –y de vez en cuando también lluevan– por las noches. Que sigamos cerca aunque estemos lejos; que hagamos el mundo más pequeño este año, nuevamente; que la música nunca, nunca deje de sonar.

Que nos sobre persistencia para continuar haciendo de la blogósfera un buen océano para navegar, a pesar de alguna que otra tormenta y de ciertos días de insoportable calma chicha.

Posiblemente decir que los queremos sería una redundancia, pero como no estamos seguras de que lo sea, igual se los decimos: Los queremos mucho, pero ¡muchísimo! Individual y colectivamente.

Karen & Milla