Las 5 Barreras al éxito de tu blog –Parte II

Si te has estado preguntando por qué tu blog no ha crecido tan rápida y constantemente como esperabas —escribió Skellie en Enero de 2008— es posible que estés tropezando con uno (o más) de los cinco obstáculos para el éxito de tu blog. Hasta ahora, he cubierto la primera parte: Contenido de importancia insuficiente para tu público meta.

En este post, me referiré a la segunda barrera para el éxito: la falta de puertas de entrada a tu blog, incluyendo algunas indicaciones sobre cómo superarla.

Barrera 2: Falta de puertas de entrada

Por Skellie

Los visitantes no pueden llegar a tu blog sin una puerta de entrada. Sólo hay tres de estas puertas:

Si tu blog está todavía en sus primeras etapas de crecimiento, tendrás que trabajar bastante duro para crear estas puertas de entrada. En un post que escribí en los primeros días de mi blog Skelliewag llamado “Construcción de enlaces a lo Hansel y Gretel”, me refería a estas puertas de entrada como ‘miguitas’ que usan los lectores para encontrar tu blog. Si los lectores no están aún creando estas ‘miguitas’, tendrás que hacerlo tú mismo. A medida que tu blog crece, puedes asignar poco a poco esta tarea a tus lectores y centrarte casi exclusivamente en el contenido.

Aquí hay algunas cosas que puedes hacer para crear más puertas de entrada en tu blog:

  • Escribe contenido fabuloso y enlaza blogs de alto tráfico.
  • Escribe entradas como invitado para otros blogs.
  • Conoce los conceptos básicos del SEO (aunque yo, personalmente, he sido terrible en esto).
  • Participa en algún servicio de redes sociales y enlaza tu blog en tu perfil.
  • Escribe contenido de alto valor destinados a redes sociales. Si no estás seguro de cómo comenzar, crea una lista de recursos.(*)
  • Únete a un foro frecuentado por tu nicho y enlaza a su blog en tu firma.

Todavía no estoy segura de si la estrategia de tráfico a través de los comentarios representa un uso eficaz del tiempo. Algunos bloggers pueden obtener cientos de visitantes por comentarios durante un período de un mes, pero esto toma horas y horas de trabajo. Por el contrario, un artículo que se coloca bien en Menéame(*) puede reportarte un millar de visitantes con sólo unas cuantas horas de trabajo.

Aunque yo creo que los comentarios son una manera estupenda de contactar otros bloggers y hacerte más visible en su nicho, las estrategias mencionadas te servirán mejor para generar tráfico.

……………………………………………………………..
(*) El enlace apunta a un artículo en inglés. Bastante interesante. Espero poder presentarlo en español en algún momento, especialmente si alguno de mis lectores se ofrece para darme una manita con la traducción.

(**) Skellie se refiere a StumbleUpon. Decidí reemplazarlo por su homólogo español.

Anuncios

Posicionamiento asociativo y decencia

El posicionamiento es un término de la jerga de marketing que implica el sitio que ocupa un producto en la preferencia del consumidor real o potencial. Existe una serie de técnicas y trucos para subir el rango de un posicionamiento deficiente. Este es todo el propósito del SEO, tan apreciado por los bloggers y webmasters; de eso es que se trata Technorati y PageRank, por ejemplo.

Hay un tipo de posicionamiento, al que acabo de apellidar asociativo para diferenciarlo de los demás, que se refiere a asociar un producto (o un blog, un blogger, etc.) con algo o alguien que tiene un alto rango o una posición buena, deseable y hasta envidiable en las preferencias de cierto mercado o nicho.

Un ejemplo de posicionamiento asociativo, un poco tonto pero ilustrativo, sería lograr que Enrique Dans (un blogger estrella de habla hispana) escribiera y comentara a menudo en mi blog y además lo enlazara. Este sólo hecho subiría mi PageRank a niveles estratosféricos en muy poco tiempo. No me cabe duda alguna de que el Sr. Dans cuenta con toda una corte de lectores genuinamente interesados en sus espléndidos escritos. Pero al mismo tiempo, estoy segura de que tiene un gran cúmulo de pretendidos fans cuya única intención es aprovecharse de una gloria ajena a través del posicionamiento que él podría darles, haciéndole creer que le admiran o le convienen de alguna forma. Mintiendo, en otras palabras. Enrique Dans comparte, así, la desgracia de las chicas bonitas, los dueños de un Ferrari y los políticos con futuro.

Hoy recibí un correo de promoción que, cosa en extremo inusual, despertó mi interés inmediato con sólo dos palabras. Por esas dos palabras fui al Web Site que enlazaba, leí una breve reseña del libro que intentaba vender y entonces seguí el enlace de “más información”. La nueva página presentaba a un “entrenador en destrezas de comunicación” desconocido para mí, cuya foto, aspecto, sonrisa…. por alguna razón me desagradaron… a pesar de lo cual, seguí adelante y vi un video de casi 5 minutos, en inglés. El video presentaba una entrevista a este entrenador, que sorprendentemente parecía tener ahora al menos 20 años más que en la foto, y obtuve así cierta idea del contenido de su libro, que prometía develar los secretos más recónditos de uno de los mejores presentadores del planeta: Steve Jobs.

Y ésas, naturalmente, fueron las dos palabras mágicas que me llevaron hasta allí: Steve Jobs. Las mismas que harán que cientos de miles de usuarios de Windows, y unos cuantos miles de usuarios de Mac y de Linux menos suspicaces que yo adquieran este material titulado Los Secretos de las Presentaciones de Steve Jobs, con el igualmente atractivo subtítulo de Cómo ser locamente fabuloso frente a una audiencia.

Los “secretos” revelados por el autor durante la entrevista eran tips que conoce cualquier estudiante de primer año de diseño o de primer semestre de comunicación. Ya para estas alturas, yo estaba francamente molesta. Y no porque fueran datos sin ningún valor. No. Eran datos valiosos, aunque de secretos no tenían nada. La molestia fue porque concluí que era un caso más –y esta es apenas mi opinión– de intento de posicionamiento asociativo indecente.

No conozco la obra del autor del libro (a quien concederé el beneficio de la duda, mas no una mención, ni menos un enlace, en mi blog). Tampoco, sus grados de fama ni de experticio. Sin embargo, infiero que deben ser ligeramente menores que los de Mr. Jobs, ya que:

  • en el libro, su propio nombre aparece debajo y con caracteres de un tercio del tamaño de los que usa para el co-fundador de Apple;
  • al buscar su nombre en Google, en las 3 primeras páginas de resultados aparecen apenas tres menciones sobre un libro anterior, 5 de otras personas de igual nombre en Facebook, LinkedIn, etc. y todo el resto con relación a este libro;
  • lo más interesante de todo: ante la pregunta obligada del entrevistador sobre si había consultado o se había comunicado previamente con el propio Jobs, la respuesta fue que no (¿sorpresa?) ya que había visto un número exorbitante de horas de presentaciones de Mr. Jobs y era, además un experto en comunicaciones que trabajaba para firmas muy reconocidas.

Ni el SEO, ni el marketing, ni el posicionamiento –asociativo o no–, ni el hacer dinero con un libro tienen absolutamente nada censurable de por sí.

Deberían poder ser, todas ellas, actividades honrosas para quienes las llevan a cabo.

El problema, cuando lo hay, reside en algo tan inefable como la intención de quien las desempeña. Y sobre ésta, para bien o para mal, a larga distancia, a corto plazo y a insuficiencia de datos, sólo cabe nuestra percepción, algunas interrogantes y la especulación, a menudo inagotable.

Cómo aumentar el tráfico en tu blog (II)

En la primera entrada de esta serie, veíamos qué es el tráfico, lo que se supone que lo aumenta, lo que yo he visto que lo aumenta y lo que mis lectores hacen para que aumente (en la parte de comentarios).

En esta entrada, voy a ponerme un poco más “esotérica” y veremos cómo se relaciona el tráfico con cosas misteriosas e insondables, como el propósito de tu blog y con el nicho de internet al cual pertenece.

A dónde va tu blog

En condiciones ideales, es bueno que tengas claro a dónde va tu blog antes de crearlo siquiera. Este es el propósito, es la respuesta a las pregunta ¿para qué voy a abrir este blog? y ¿qué quiero lograr con él?

¿Pretendes vivir de tu blog, hacer dinero con él? ¿Buscas darte a conocer como blogger, como escritor/a, como persona, para obtener contactos, trabajo? ¿Pretendes simplemente comunicar lo que piensas a quien quiera leerte? ¿Es tu blog la parte “viva” de un Sitio Web ya establecido? ¿Deseas ayudar a alguien con el contenido de tu blog?

Deben haber tantos propósitos como bloggers, pero muy probablemente los anteriores reflejan una buena parte de ellos.

Si tu blog no tiene un propósito definido, lo primero es que no vas a lograr nada definido con él. Posiblemente, ni siquiera sobreviva por mucho tiempo. Sin embargo, nunca es tarde para definirlo y asignarlo. Nunca es tarde para cambiar de rumbo, tampoco. Así que si tu blog no tiene propósito o ya no te gusta el que tenía, simplemente asígnale uno o cámbiaselo. Es así de sencillo. Decides: “Mi blog servirá para….” o “Mi blog irá en la dirección de lograr….” Y ya. Eso es establecer un propósito, es algo tremendamente sencillo y poderoso.

Claro que si te gustan los efectos especiales, siempre puedes adornarlo un poco, por ejemplo agitando una varita mágica o escribiéndolo en letras de fuego sobre una piedra, o recitándolo con una voz especialmente aterradora, pero al fin y al cabo se trata simplemente de asignar un propósito. Es tu prerrogativa como Ser causativo que eres. Lo haces todos los días, te des cuenta de ello o no.

El “nicho” de tu blog

Este horrible y fúnebre término es el que se utiliza para indicar la clase de público que leerá tu blog, a quién lo diriges, para quién escribes.

Los nichos clásicos son tecnología, Internet, blogging, actualidad noticiosa, profesiones específicas (por ejemplo “abogados”), entretenimiento (por ejemplo “cine”), farándula y chismes sobre celebridades, causas sociales y activismo, deportes en general o en particular, etcétera.

Por ejemplo, yo comencé escribiendo para el “nicho” de bloggers absolutamente principiantes. Además, creativos y de buena voluntad.

Sin embargo, sucedió que muchos de mis lectores se iban haciendo más y más expertos, dejaban de ser principiantes y sin embargo continuaban leyendo mi blog. Así, comencé a ampliar un poco el nicho (¡Dios! ¡cuánto detesto esta palabra!) y con ello, los temas que trataba y su mismo tratamiento. Creo que ahora es algo así como “bloggers principiantes e intermedios, creativos, de buena voluntad e interesados en la comunicación”.

En la vida real, a veces “olvidamos” con quién estamos hablando y entonces ocurren verdaderas calamidades. Cuando nos desubicamos, cuando perdemos de vista –por despiste, por ignorancia o por “ceguera momentánea”– a quién nos estamos dirigiendo, podemos salir muy mal parados de esa situación. Lo mismo ocurre con tu blog. Y los aciertos y las calamidades se reflejan en tus estadísticas de tráfico.

Qué necesitas hacer y en qué medida

Aunque el “qué hacer” no varía significativamente y se responde en buena parte en la primera entrada de esta serie, responder a las preguntas: ¿cuál es el propósito de mi blog? y ¿cuál es el nicho de mi blog? te va dar de inmediato el rumbo y la cantidad necesaria de las acciones que necesitas llevar a cabo para aumentar tu tráfico, así como cuáles puertos se encuentran en tu itinerario.

Por ejemplo, si tu propósito es hacer dinero, pero tu blog no pertence al nicho de la tecnología, ni de Internet, ni de la actualidad noticiosa de España, vas a tener que aprender mucho y trabajar muy, pero MUY duro para construir un nivel de tráfico que te permita acercarte a tu propósito. Porque sucede que la inmensa mayoría de los consumidores de información buscan estos temas y, en general, no les interesa nada más. Y aún si la tecnología es tu nicho tendrás que esforzarte muchísimo. Si no me crees, pregúntale a mi amigo Fernando.

Lo primero que tendrás que aprender es todo lo necesario para tener tu propio dominio y alojar tu blog en otro lado, sea usando WordPress.org o no, ya que en “punto com”, que es donde estamos, no se permiten blogs con fines de lucro. Tendrás que convertirte en un blogger profesional, no sólo en la parte de comunicación, sino de mercadeo y de técnicas de SEO. Y algo de conocimiento de diseño web no te vendría nada mal.

Si, por el contrario, tu propósito no es comercial y es algo relacionado con comunicar ideas, ayudar o darte a conocer, entonces tienes un panorama algo distinto. El contenido de tu blog será diferente, tu forma de escribir no será la misma y los espacios en que promuevas tu blog serán otros. En este caso, quizá tu blog nunca llegue a los Top 100 en español, pero en cambio te será mucho más fácil construir una verdadera comunidad de lectores y bloggers a tu alrededor.

Estos son apenas dos ejemplos de cómo combinas “propósito” con “nicho”. Naturalmente, no son las únicas posibles combinaciones, ni los únicos resultados posibles. Porque sí existen blogs de gran éxito con temáticas personales y que representan una importante fuente de ingresos para el blogger. Y también, hay blogs sobre tecnología, hospedados en “punto org”, montones de anuncios, y con un tráfico que da pena.

La diferencia suele ser el nivel de conocimientos y experiencia del blogger, así como la fuerza de su propósito.


Entradas relacionadas
Cómo aumentar el tráfico en tu blog (I)

Feeds, RSS y otros jeroglíficos
El papel de la Verdad en el tráfico de tu blog
.

Cómo aumentar el tráfico en tu blog (I)

Esta entrada pretende dar apenas las pinceladas iniciales de mi propia experiencia y observaciones sobre el tema del tráfico en un blog. No es un tutorial, podría considerarse una lista de las acciones exitosas mías y de mis amigos. Y aunque no persigue responder a todas las preguntas que puedas tener sobre el tráfico, con mucho gusto responderé a cualquier pregunta o comentario que me hagas al final de ella.

Si bien es cierto que no ha nacido el blogger que no desee más visitas, suscripciones y comentarios, esta entrada es parte de una serie que dedico a invitarte a volverte causa sobre tu tráfico, en lugar de ser efecto de él. Esto significa, que te invito ser más efectivo y eficiente en tus acciones en procura de tráfico, mientras te diviertes en el proceso.

Qué es el tráfico

El tráfico en tu blog es una mezcla, idealmente armoniosa, de:

  • las visitas que recibes, sean por primera vez o no;
  • las personas que se han suscrito a tu blog, lo sepas o no;
  • los comentarios que recibes en tus entradas; y
  • las personas que enlazan tu blog, sea para comentar o referenciar una entrada que has escrito y/o para agregarte a su blogroll.

En general los bloggers están de acuerdo en que de estos parámetros el que menos cuenta es el de las visitas.

Valoran bastante las suscripciones a sus feeds y el promedio de comentarios por entrada. Por ejemplo, en alguna parte, Skellie menciona que el mínimo aceptable de un blog que está en su etapa inicial son cinco comentarios por entrada; que si tienes menos de cinco, necesitas hacer algunos ajustes.

Por otra parte, los enlaces son importantes, porque son los que aumentan tu “ranking” es decir la posición de tu blog en sitios que se dedican a medir y comparar estas cosas, como Technorati, PageRank, etc., hay cientos de ellos.

Lo que otros dicen que funciona

Hay miles de entradas y artículos en la web de cómo incrementar el tráfico de tu blog. La mayor parte de los consejos coincide en que las claves para lograrlo, en orden de importancia, son:

  • un buen contenido;
  • comentar en otros blogs;
  • siempre responder a las comunicaciones de tus lectores
  • una buena optimización de tu blog, desde el punto de vista de los buscadores (que es el famoso SEO que ves por todas partes).

Esta lista pareciera tener sentido, ¿verdad?

Bueno, pues…. no. No demasiado, de acuerdo a mi observación. Yendo a cada punto, en orden inverso de importancia:

  • El SEO es importante, sin duda, ya que un enorme porcentaje de las visitas y potenciales comentarios y enlaces que recibe tu blog provienen de las búsquedas en Google y otros motores. Te puedo garantizar que no te hará ningún daño aprender sus fundamentos, se trata de algo muy sencillo. Luego de hacerlo, podrás decidir por ti mismo/a si lo necesitas o no.

    Pero te adelanto algo: si tu blog –como el mío– está hospedado en “punto com”, no es mucho lo que vas a poder hacer en cuanto a tu SEO. Es más, si tu blog tiene menos de 6 meses, puedes hasta darte el lujo de ignorarlo por ahora. Así como lo lees. Los chicos de WordPress se encargan de una buena parte de la optimización de tu blog, igual que se encargan de capturar el Spam antes de que llegue a ti y de decenas de otras tareas, grandes y pequeñas. Y como dice Patricia, como si esto fuera poco, ¡lo hacen gratis! Cuando decidas irte a WordPress.org, ya puedes comenzar a preocuparte y a estresarte si quieres, porque entonces todo, absolutamente todo lo que pase en tu blog estará en tus manos.
  • Siempre responder a tus lectores. Muy cierto. Así debe ser. Sin embargo, paradójicamente, la posibilidad de cumplir con este mandamiento es inversamente proporcional al tráfico de los comentarios. Hasta yo he recibido, en más de una ocasión, más comentarios y comunicaciones de las que puedo responder en un día. En el caso de “monstruos” como Darren Rowse, Leo Babauta, Skellie o nuestros propios anfitriones, estamos hablando como cosa habitual de entre 20 hasta ¡350 comentarios por entrada, o más! ¿Qué blogger puede responder a 350 lectores cada vez que publica? Y aunque es posible que ahora digas “Ese es un problema que quiero tener”, créeme, no lo quieres.

    En resumen, por imposible que parezca, necesitas hacer todo lo posible –y un poco más– por cumplir este mandamiento, aún sabiendo que trabajas para que te sea cada vez más difícil hacerlo.
  • Comentar en otros blogs. 6 palabras: ¡Funciona! Es fácil, es divertido… ¡Hazlo!
  • Un buen contenido. Así debería ser. Pero no es. La verdad es que, según lo que yo he observado, esto también tiende a ser inversamente proporcional. ¿No me crees? Date una vuelta cualquier día por tu propio tablero de WordPress y dedica una hora a leer pacientemente lo que son las 10 “mejores” entradas en WordPress.com (mejores = de mayor tráfico) y los 4 o 5 “mejores” blogs de WordPress.com. También puedes darte una vuelta por los “Top 50” o los “Top 100” en cualquier idioma, país o categoría que escojas, en sitios como Technorati, o Alianzo por darte dos ejemplos…

    Ahora bien, no me malinterpretes, por favor. Porque hay excepciones. Y cuando hablamos de los 112 millones de blogs que se cuentan actualmente, las excepciones bien podrían llegar a ser hasta de cientos, e incluso miles. No te estoy diciendo que todos los blogs de alto tráfico tienen un pésimo contenido. No considero que los bloggers más populares son los que peor escriben. No. Mucho menos, te estoy invitando a escribir el tipo de basura que a menudo hace popular a una entrada, a un blog o a un blogger. Ni estoy sugiriendo que te dediques a producir entradas aburridas o mecánicas, pero con un SEO que haría ponerse verde de envidia al Robot más sofisticado. Menos todavía, entradas “especializadas” en chismes sobre celebridades o farándula… No. Nada de eso.

    Lo que te pido es que no esperes que el excelente contenido de tu blog produzca automáticamente una gran cantidad de tráfico. Porque no lo hará. Sólo puede producir una buena calidad de éste.

En una próxima entrada (muy próxima) veremos con lujo de detalles este asunto de la calidad del tráfico en tu blog.

Lo que yo he visto funcionar

Según mi propia experiencia y lo que he podido observar de la experiencia de bloggers amigos, esto es lo que ha funcionado en diversas circunstancias para elevar la cantidad de tráfico:

  1. Comenta en otros blogs. Si son grandes, podría ser mejor, aunque no necesariamente. Sólo di lo que piensas sobre la entrada que comentas. Si resulta ser interesante para el blogger o para los demás comentaristas, seguro que querrán saber quién dijo eso y/o por qué e irán a tu blog. Cada semana “descubre” unos cuantos blogs que escriban sobre temas parecidos al tuyo y haz un hábito de escribir comentarios en ellos.
  2. Aprende a escribir títulos que “jalen” tráfico y otros trucos de SEO. El título de tus entradas determina en buena parte la posición de tu blog en Google o en otros motores. El escribir títulos para Google le quita buena parte de la poesía a la entrada, pero de que trae público, lo trae. Estés o no hospedado/a en WordPress.com, es posible que quieras aprender y usar al menos los fundamentos del SEO.
  3. Conoce a tus lectores. Encuentra una forma de averiguar qué buscan, qué les gusta y qué no, que les interesa leer y escríbelo para ellos. Un buen ejemplo de esto es Milla, de Clear Santo Domingo! Ella se ha pasado los casi dos años de su blog encuestando a sus lectores sobre toda clase de cosas y usando los resultados de estas encuestas para hacer (o no hacer) cambios en su blog que resultan cada vez en más y más tráfico.
  4. Construye una relación con tus lectores. Aunque esta recomendación pareciera pertenecer más al “Departamento de Calidad” que al de Cantidad, la verdad es que la promoción “boca a boca” sigue siendo hoy en día tan efectiva como en tiempos de la abuela. Los “fans” de tu blog encontrarán por su propia inspiración (sin que siquiera se los pidas), la forma de promoverte y ¡además lo harán con muchísimo gusto!
  5. “El flujo hacia adentro es directamente proporcional al flujo hacia afuera”. Esto es una Ley Universal. Mientras más formas encuentres de “sacar” comunicación, energía, buena onda, ayuda, etcétera… hacia afuera, más entrará en tu blog. No me lo creas…. haz la prueba. Y definitivamente este “sacar” o “dar”, ¡¡¡incluye escribir y publicar tus propias entradas!!! Esto parece ser tan obvio que a veces lo olvidamos. De hecho, aunque puede haber miles de formas de aumentar tu tráfico, sólo hay una 100% segura de no tener ninguno: NO tener un blog y, por tanto, no escribir en él.

Bueno, hasta aquí llego yo con esta entrada. No está terminada aún, no sólo porque es parte de una serie, sino porque le faltan tus recetas de éxito. Prueba hacer, ahora mismo, en este instante, un ejercicio de “flujo hacia fuera”, comparte con los demás qué te ha funcionado a ti en términos de tráfico, qué has visto tú que funciona, con tus propios ojos. También, qué cosas no te han funcionado. Y observa lo que obtienes –o no– a cambio. Entonces, nos habremos acercado, mediante la práctica, un poco más a su terminación.

_____________________________
Entradas relacionadas:
Cómo aumentar el tráfico en tu blog (II)
Feeds, RSS y otros jeroglíficos
El papel de la Verdad en el tráfico de tu blog
.