Dar y recibir, alcanzar y retirarse

Si lo piensas un poco, te darás cuenta de que hay muy poco en la vida que no pueda verse como dar y recibir o alcanzar y retirarse. Es porque forma parte de un Ley Natural. Pienso que es uno de los principios sobre los que se construyó este universo.

No sé en otros Sistemas, pero en el nuestro, el Sistema Solar, los planetas orbitan alrededor del sol, acercándosele (alcanzando) y entonces alejándose de él (retirándose). Los satételites hacen lo mismo con respecto a los planetas. Los elementos lo hacen; el mar es, tal vez, el mejor ejemplo: las olas vienen y se van, interminablemente…. La semilla germina para alcanzar la luz y al morir la planta, se retira, de regreso a la tierra.

Los seres humanos reproducimos incesantemente este ritmo vital, en cada latido del nuestro corazón, cada respiración, con cada vuelta que da la sangre en nuestras venas, con cada día que comienza y que termina, con cada pensamiento que echamos a volar y que luego olvidamos, con cada ciclo de comunicación que comenzamos y que concluimos.

La comunicación es el mejor botón de muestra. El blogger escribe su entrada (alcanza, da) y entonces se retira para observar el efecto que ha causado en sus lectores. El lector recibe la comunicación del blogger y, si es un buen lector, completa el ciclo de comunicación dándole un acuse de recibo en un comentario, algo que transmita: “sé que estás ahí, recibí tu comunicación”. Si no sólo es un buen lector, sino uno excepcional, iniciará un nuevo ciclo, alcanzando (dando), a su vez, al blogger: le da su opinión o le pregunta algo. Y si el blogger es también muy bueno, hará lo propio en su respuesta a ese comentario.

Así se construye la comunicación, así se construyen las relaciones, los afectos, la vida.

No hay mucho más que decir al respecto. El problema es que es demasiado simple para el gusto humano. ¡281 palabras, ni siquiera alcanza para una entrada!

Como humanos, no nos gusta lo perfecto. En general, tampoco apreciamos demasiado la falta de cambio. Así que lo complicamos un poco, por simple diversión. A veces es muy divertido, como cuando usamos el “retirarse” para crear un poco de misterio, para seducir. O cuando, en direcciones opuestas, dos personas se encuentran en la calle y se impiden mutuamente el paso (se impiden alcanzar): cada vez que una se mueve a la derecha, la otra lo hace también; entonces se mueve hacia la izquierda, pero la otra ha pensado lo mismo, y así vuelven a cerrarse el paso. Otras veces, no es divertido en absoluto, como cuando insistimos en alcanzar algo que ya tiene dueño.

Sin embargo, a veces la complicación se nos va de las manos y nos atoramos temporal o permanentemente en uno de ambos flujos, sea el de salida (alcanzar) o en el de entrada (retirarse).

En el primer caso, no podemos parar de enviar comunicación, por lo que somos incapaces de recibir la comunicación de otros. Como el blogger que publica 6 o 7 entradas diarias o las hace tan largas que nadie puede leerlas y ni se entera de lo que piensan sus lectores. Como el enamorado que diariamente llama 46 veces al su amada y le envía 832 minimensajes. Como quienes hablan solos constantemente. Como el profesor que da la clase de espaldas a sus estudiantes.

En el segundo caso, nos volvemos una especie de aspiradoras de la comunicación. No damos ninguna en absoluto, pero necesitamos recibirla, con desesperación y sufrimos hasta lo indecible cuando no sucede. La exigimos, la demandamos y llegamos a hacer las cosas más disparatadas para obtenerla, excepto lo único sensato: pedirla. En este caso, hay pocos ejemplos de bloggers, ya que un blogger, por definición, es quien origina comunicación… excepto cuando deja de hacerlo. Este es el caso de los niños que hacen berrinches inexplicables, de los maridos que montan escenas cuando algo (que nunca comunicaron) les desagrada, de los dictadores, e incluso de muchos criminales: toman tu cartera o tu vida, a cambio de nada.

Atorando de modo más o menos permanente uno de estos flujos, el de entrada o el de salida, el alcanzar o el retirarse, o dándoles una intensidad o volumen excesivo (como en la ilustración de este post) o insuficiente, es que construimos el verdadero infierno en la Tierra (o en cualquier otro sitio).

Mi mejor amiga me preguntó hace unas semanas si es más feliz quien da o quien recibe. No supe qué decirle, sólo tenía la respuesta teórica. Escribiendo esta reflexión, encontré la respuesta práctica, la que es real para mí.

¿Qué opinas tú?

Cuándo guardar silencio…

Dejándome llevar por esas “ansias zen” de descongestionarlo todo que me asaltan de cuando en cuando, he dedicado unos minutos a reflexionar sobre cómo se podría aplicar el principio de “menos es más” a la propia blogósfera. El toque final a la creación de esta entrada, ese “cling” que hacía falta, vino a dárselo el artículo más reciente de mi vecino Jusamawi, en la parte donde habla del silencio, mejor dicho de su escasez en nuestros días. Por esa razón, le corresponde la dedicatoria de esta entrada.

Sucede que para alguien como yo, el silencio es una especie de artículo de primera necesidad. ¡Y caramba qué cierto es lo escaso que se ha vuelto!

En todas partes, en todos los ámbitos, reina un zumbido in crescendo cada vez más universal. La blogósfera no es la excepción, todo lo contrario. Por ejemplo, este fin de semana, leyendo mis feeds –cuya lista ha ido creciendo nuevamente después de la última poda– lo he notado con cierta tristeza…. La causa: una incapacidad manifiesta para evaluar importancias, para ignorar lo banal, para prescindir de lo innecesario.

En general, se publica cualquier cosa y muchas veces –quisiera yo creer que inadvertidamente– se promueve cualquier cosa. Hasta pareciera que algunos bloggers jamás llegan a plantearse la posibilidad de dotar a sus entradas del más mínimo propósito. Como si lo único importante fuera postear, postear, postear, postear, postear, no importa qué ni cómo. Como si sólo importara cuánto y cuan frecuentemente. Como si el único objetivo fuera estar en el medio, que hablen de nosotros, que nos enlacen. Para bien o para mal, pero que hablen y que nos enlacen.

Además, ¿quién debería preocuparse por nimiedades como la consecuencia en el propio pensamiento…? ¿A quién podría importarle si ayer publicamos un artículo promoviendo el silencio y hoy publicamos otro promoviendo la bulla? ¡Hombre! en eso reside precisamente la libertad de expresión, ¿no? Además, “¡es mi blog y al que no le guste, pues que no lo lea!”

Cuando sale un nuevo artefacto al mercado, un nuevo software, una nueva herramienta, dependiendo de la magnitud del estreno cada blogger escribe entre una y tres entradas anunciando el lanzamiento por llegar. Luego, dos o tres entradas más (nuevamente por blogger) con los informes “en tiempo real” del evento en sí del lanzamiento. Entonces, cada blogger nos obsequia con otras dos o tres entradas –y hasta cuatro o cinco si se siente realmente inspirado– con recuentos detallados de todas las desventajas, fallas y deficiencias del producto. Sólo con mucha, mucha suerte, logramos encontrar una o dos entradas en total explicando las ventajas de aquello que acaba de ser lanzado o para qué puede servirnos a nosotros, simples mortales de la lejana periferia de la blogósfera tecnológica….

¿Cuántas de estas entradas eran necesarias; cuántas, prescindibles; cuántas, simple “ruido”? Y más importante aún ¿quién podría o “debería” determinarlo?

Este artículo no pretende ser más que una invitación al silencio, cuando el silencio llena mejor el vacío que una entrada.

¿Y qué es el silencio? En un blog, son esas entradas que no publicamos, o las que ni siquiera escribimos. Son también aquellos elementos del diseño o de la navegación que eliminamos o que nunca llegamos a incluir. En una entrada, son aquellas cosas que nos abstenemos de mencionar, las que callamos, sin necesariamente otorgar nada. El silencio y su hermano el espacio, son elementos sin los cuales la creación de cualquier tipo resulta sencillamente imposible.

Aunque estoy completamente conciente de que hay toda una corriente de bloggers que consideran lo contrario; en mi humilde opinión, un blog es algo que hacemos para otros, no para nosotros mismos. Un blog, para mí, es una interminable página en blanco en la que nos ocupamos de alternar palabras y silencios, vacíos, imágenes y hasta sonidos, en procura de construir algo que pueda ser útil, valioso o simplemente hermoso para alguien más, a través del tiempo. Un blog no debería ser ni parecer un basurero ni un “Muro de los Lamentos” ni un desván repleto de objetos de dudosa procedencia y utilidad; ni para el blogger, ni para sus lectores, ni mucho menos para la blogósfera nuestra de todos los días.

Como en el yin y el yang, el sonido y el silencio, el vacío y la materia; la armonía entre estos opuestos es fuente de placer para muchos y hasta necesidad vital para unos cuantos de nosotros.

¿Y tú, querido lector/a qué piensas? ¿Cuándo deberíamos guardar silencio?

50 formas de descongestionar tu blog

Este es la segunda entrada de la sección de Skellie. He mantenido todos los enlaces de la entrada original que naturalmente apuntan a sitios en inglés. Porque decidí que para más de un lector podía valer la pena visitar estos enlaces y que definitivamente a ninguno le haría daño. :-) Esta entrada fue la primera que leí y, por tanto, la que causó aquella imborrable “primera impresión” sobre Skellie. Fue publicada originalmente el 15 de agosto de 2007, muy en la onda Zen, que está tan de moda últimamente en algunos sectores de Internet. Personalmente, me encanta, siempre la he tenido presente como una especie de política en mi propio blog y quisiera poder implementar aún más tips de esta lista. Particularmente, me fascina lo despiadada que puede parecer esta entrada para muchos bloggers. Y a ti ¿qué te parece? ¿Te atreverías a poner en práctica siquiera un… 25%?

50 formas de descongestionar tu blog

Por Skellie


Conectado con el movimiento de la productividad en Internet, está el movimiento en pro de la descongestión. Hay un montón de nuevos sitios web dedicados a ayudarte a despejar tu casa, tu trabajo y tu vida.

Yo quiero contribuir a este movimiento con un manifiesto para derrotar la congestión en los blogs. La aglomeración en tu blog es del tipo de cosas que tus lectores realmente no necesitan, y que sirve principalmente para interferir con tu contenido y otra información vital. Tu contenido y tus páginas importantes son la señal, y el apiñamiento en el blog es el ruido. Puedes mejorar la primera en la medida en que vas deshaciéndote del segundo.

Los 50 tips de este artículo te ayudarán a desocupar tu barra lateral, tus pies de página, tus entradas, y el conjunto de tu blog. Y al hacerlo, contribuirán a aumentar la simplicidad y usabilidad del diseño de tu blog centrado en el contenido.

Lee esto primero

Miré un montón de blogs cuando estaba investigando para esta entrada. No fue mi intención la de señalar aquellos elementos que consideré malos, sino identificar las cosas sin las cuales un blog puede no sólo sobrevivir, sino evitar un impacto negativo en los lectores. No estoy sugiriendo que te deshagas de los 50 elementos a continuación, sino que si lo que estás buscando es reducir la congestión de blog, todas estas son cosas que puedes decidir retirar.

Probablemente tengas argumentos en apoyo a algunos de estos elementos y me interesa conocerlos en la sección de comentarios. También, podrías tener razones adicionales por las que ¡necesitas deshacerte de ellos!

Descongestiona la barra lateral

  1. Traslada los archivos a su propia página. No hay una verdadera razón por la que necesiten estar en tu barra lateral. Un lector que ha decidido que quiere profundizar en tu blog estará dispuesto a navegar a una página independiente. Reduce la aglomeración en tu blog colocando un enlace a una página especial para tus “Archivos por mes”.
  2. Quita los enlaces “meta” de tu barra lateral. Marca tu página de Inicio de Sesión en WordPress en su lugar. A menos que tengas múltiples cuentas de usuario, este elemento no es útil para tus lectores.
  3. Poda tu lista de categorías. Las categorías desempeñan una importante función en la navegación, pero su uso se ve limitado cuando la cantidad es excesiva. Cuanto más larga sea tu lista de categorías, menos probable es que los lectores la usen. Poda tu lista hasta 15 o 20, como máximo.
  4. Elimina los widgets de trackbacks recientes. Estos no le proporcionan ningún valor agregado a tus lectores. Las entradas individuales ya tienen suficientes registros de trackbacks y esta “duplicación” de funciones es una de las principales causas de apiñamiento en los blogs.
  5. Sustituye todos los botones para servicios específicos de feeds por un botón general. Si tu lector es suficientemente experto para leer un feed, entonces sabrá cómo extraer un enlace de feed y añadirlo a su lector seleccionado. Puedes reducir mucho la aglomeración utilizando el icono universal de feeds.
  6. Elimina el widget de comentarios recientes. Ver media frase de un comentario fuera de contexto no va a ser de mucho interés para tus lectores. La cuenta de comentarios junto a cada entrada es toda la prueba que necesitas sobre los comentarios que recibes.
  7. Elimina el widget de MyBlogLog [o de MySpace] y otros similares. Sé que a algunas personas les fascinan. El blogger se beneficia ligeramente, pero es de muy poco valor (si es que lo tiene en absoluto) para sus lectores, sobre todo en relación a la cantidad de espacio que ocupan. Todavía puedes tener una próspera comunidad allá sin tener que mostrar el widget.
  8. Elimina el widget de los mejores comentaristas. He oído muchas historias sobre personas que envían spam a los blogs mediante decenas de comentarios con el fin de obtener un enlace a cambio. Esto le resta a la comunidad más de lo que le aporta. Además, si tu comentarista principal ha hecho muy pocos comentarios, esto tampoco favorece tu imagen o influencia.
  9. Elimina las encuestas a los lectores de tu barra lateral. Las encuestas están bien cuando se incluyen como parte de una entrada, pero sirven sólo de distracción cuando se incluyen en la columna lateral.
  10. Pon tu blogroll en una página independiente. En la barra lateral puedes colocar un enlace a tu blogroll o a la página de enlaces. Si tu lector está interesado en ver los sitios que le recomiendas, va a estar dispuesto a viajar a una página donde los enlaces son fácilmente visibles y funcionan.
  11. Elimina el widget de tu perfil de Technorati. Una vez más, no le ofrece nada a tus lectores. Puede que este widget pueda demostrar una alta autoridad, pero la mayoría de los lectores no están familiarizados con el sistema de Autoridad de Technorati y pueden confunden una autoridad alta con un ranking bajo. ¿Qué puede significar “8,730” para alguien que no es un colega blogger que también participa en Technorati?
  12. Pon tus enlaces a los contadores al pie de página o elimínalos. Tus lectores no están tan interesados en sus visitas diarias únicas como lo estás tú.
  13. Elimina los widgets de Twitter o Pownce. Puedes colocar un enlace a tu perfil de Twitter o de Pownce, pero los mensajes fuera de contexto de estos servicios sólo sirven para distraer y posiblemente para confundir a tus lectores. De igual manera, ocupan gran cantidad de la propiedad inmueble de tu barra lateral.
  14. Coloca los botones y los enlaces a directorios de blogs en tu pie de página. Los directorios de blogs tienen muchísimo más uso para el blogger que para sus lectores.
  15. Elimina los widgets de Alexa. Estos funcionan esencialmente como una forma más complicada de contadores de estadísticas. Son pocos los lectores que comprenden lo que significa el widget.
  16. Reduce el tamaño de los botones RSS excesivamente grandes. Probablemente yo sea menos propensa a suscribirme si alguien está tratando de golpearme en la cara con un botón RSS. Estos botones son importantes, pero se convierten en aglomeración cuando son apabullantes.
  17. Traslada tu política de divulgación a tu página “About”. La gente querrá saber quién eres antes de interesarse en tu política de divulgación. Haz que sea más fácil, poniendo toda esta información en un mismo lugar.
  18. Quita los enlaces a traductores automáticos. Esta es congestión bien intencionada, pero congestión de todos modos. Si bien la idea de hacer disponible tu sitio web en otros idiomas es noble, en la práctica estos traductores no funcionan suficientemente bien como para ser de utilidad. Los idiomas no se pueden ser traducir de manera significativa palabra por palabra, el resultado de este tipo de traducción es incomprensible para el usuario.
  19. No coloques múltiples botones de suscripciones RSS uno al lado del otro. Dos botones no doblarán las probabilidades de que los lectores se suscriban.
  20. Quita el contador de spam bloqueado. ¿Realmente les importa a tus lectores la cantidad de comentarios de spam que ha bloqueado Akismet o cualquier otro servicio? Akismet ya viene integrado a cada copia de WordPress que se descarga. Realmente no necesita más publicidad.
  21. Elimina los widgets que muestran los países desde los que vienen tus visitantes. El internet ya es bastante viejo. Ya no es sorprendente para nadie que la gente puede visitar un blog desde otros países.
  22. Elimina los botones de “Blogshares”. [Un simulador virtual de un mercado financiero para Blogs]. Tus lectores no están tan interesados en el desempeño de tu blog en la simulación como lo estás tú.
  23. Elimina los encabezados de las barras laterales. Si aún no hay contenido, retira el encabezado hasta que haya contenido o los enlaces que lleva.
  24. Retira los formularios de suscripción por e-mail. Muchos lectores comentan que confunden estos formularios con cajas de búsqueda. Reduce la frustración de tus lectores y lucha contra el apiñamiento con un enlace a un formulario en una página independiente.
  25. Elimina el widget de calendario. Tu página de Archivos ya se ocupa de los lectores que quieren profundizar en tu blog.
  26. Elige la nube de categorías o la lista de categorías, pero no ambas. Si dispones de dos listas idénticas de categorías presentadas en diferentes formatos, uno de ellos está de más.
  27. Elimina botones y placas de otros sitios. Si no puedes arreglártelas para eliminarlos, puedes transferirlos fácilmente a tu página de blogroll y enlaces.

Descongestiona tus entradas

  1. Retira tanto texto como sea posible del pie de tus entradas. La función de un pie de entrada es mostrar las etiquetas (si es necesario), un enlace a los comentarios, un botón o dos de marcadores sociales, y la fecha y autor (si no aparece ya en la parte superior de la entrada). No hay ninguna razón para escribir un largo preámbulo para estos elementos; sólo dificulta llegar al material más importante.
  2. Retira los sellos de tiempo. A menos que el lector sea de tu mismo estado/provincia o ciudad y lo sepa, los sellos de tiempo perderán todo sentido. Tú podrías escribir una entrada a las 7 AM pero en el siguiente país podrían ser las 8 de la mañana. Y en otro país, podrían ser las 8 PM. La hora del día tiene poco sentido en Internet.
  3. Elimina los feeds RSS para las entradas individuales. Si una persona desea dar seguimiento a una conversación, puede marcar el enlace permanente. La gente tiende a suscribirse a los feeds RSS sólo cuando determinan que una fuente de contenido es digna de conservarse. Mientras más canales RSS ofreces, más se diluye la fuerza de tu feed central.
  4. Quita las “etiquetas de Technorati”. Tú ya tienes las etiquetas y categorías de uso interno dentro de tu blog. Desplegar las etiquetas de Technorati puede alejar a la gente de tu contenido y debilitar la fuerza de tus propias categorías.
  5. Edita el texto “publicado por administrador/admin”. Esto es congestión porque es no dar a tus usuarios ninguna información. Sustituye “administrador” por tu nombre, o por el nombre del autor de la entrada.
  6. Elimina los enlaces permalink si el título de la entrada ya es un permalink. Cualquier persona que sabe lo que es un permalink, va a ser capaz de extraerlo del título de la entrada.
  7. Quita el botón “Añadir a favoritos de Technorati” de las entradas. Un enlace en la barra lateral es suficiente. Un enlace allí, también tiene más sentido porque estás añadiendo todo el blog, no una entrada individual.
  8. Elimina los permalinks del pie de tus entradas. Cualquier blogger que valga su sal, tiene la capacidad de extraer un URL y convertirlo en un enlace.
  9. Reduce el número de tus botones macadores sociales visibles a la vez. Con veinte botones al pie de cada entrada es probable que los más importantes se pierden en la congestión. Usa un menú desplegable o un servicio como el de AddThis que te lleva a una página con un montón de opciones.
  10. Elimina el plugin de “concurso de popularidad” en los pies de entradas. Esto añade congestión al pie de tus entradas y no se explica por sí mismo. ¿De qué manera los lectores que no tienen el plugin van a saber lo que significa “Popularidad: 3%”? Fuera de contexto, las estadísticas que se proporcionan por lo general tampoco son muy halagadoras. Nadie quiere ver algo positivo combinado con un bajo percentil, como por ejemplo “Credibilidad: 2%”.
  11. Elimina el plugin “Entradas relacionadas” si estás corto/a de contenido. Me gusta este plugin, pero lo he visto en uso en demasiados blogs que no tienen suficientes entradas para llenar la lista. Espera hasta que termines de publicar un importante cuerpo de trabajo y, entonces, vuelve a instalar el plugin cuando pueda cumplir su propósito.

Descongestiona todo

  1. Elimina los mensajes de bienvenida. La mayoría de las veces se trata de una distracción que tiene la intención de lograr que te suscribas a un feed. Claro, es una distracción bien intencionada, pero te recomendaría que dejaras que tus lectores fueran directamente al contenido. Lo peor que puede pasar es que estos mensajes puedan parecer como excesivamente insistentes.
  2. No uses botones y también enlaces a marcadores sociales. No tendrás el doble de probabilidades de que tus lectores envíen tu artículo a Digg [o Menéame, por ejemplo], por el hecho de que has colocado un botón de enlace y además un enlace de texto, uno junto al otro. Quédate con el botoncito. Si un lector utiliza esa comunidad, va a reconocer el icono de lo más bien.
  3. Elimina los enlaces “Marca esta página como favorita” que abren la ventana de favoritos de tu navegador. El proceso no es mucho más conveniente que abrir la ventana desde tu barra de herramientas.
  4. Elimina los ContentAds. Ya sabes, estos enlaces de doble línea que ves en algunas entradas, que son realmente anuncios. Hacen que te duelan los ojos de mirarlos y funcionan sobre la base de engañar a tus lectores. Evítalos, evítalos, evítalos.
  5. Eliminar toda publicidad si…. En la mayor parte de los blogs nuevos, los anuncios son simplemente congestión. Bárrelos bajo la alfombra hasta que comiences a recibir suficiente tráfico como para ganar algo más que un par de monedas.
  6. Poda los anuncios de bajo rendimiento. Si un anuncio que publicas no produce casi nada, elimínalo. Esto reforzará el mensaje de aquellos que sí están funcionando.
  7. Mueve tus datos biográficos detallados debajo de tus calificaciones en tu página “About”. Los nuevos lectores están mucho más interesados en tus calificaciones para escribir sobre el tema que en cualquier otra cosa. Al colocar detalles de menor importancia en primer lugar (como cuántos hijos tienes, donde naciste, y cosas así) congestionas el camino de las cosas más importantes. Puedes incluir datos biográficos, pero hazlo después.
  8. No entierres tu dirección de correo electrónico entre una docena de otras formas de contacto. La mayoría de los lectores se pondrá en contacto contigo por e-mail. Dale importancia a tu dirección de correo electrónico e incluye otras formas de contacto después.
  9. Elimina los titulares de FeedBurner. Si los estás utilizando como navegación para tu propio sitio, reemplázalos por una lista de las entradas más recientes. Si está usando titulares de otros sitios, entonces considera eliminar el widget. Es una distracción de tu propio contenido.
  10. Reemplaza los formularios de contacto con tu dirección de correo electrónico en forma de imagen. Los formularios de contacto no permiten que los lectores te envíen archivos adjuntos y disminuyen la sensación de estar en contacto con una persona real. La presentación de tu dirección de correo electrónico como imagen simplifica tu página de contacto y mantiene los robots de spam a raya.

Despeja tu pie de página

  1. Pon el contenido de la cinta de pie de página en la barra lateral. La mayoría de los lectores no se desplazan hasta el fondo de tu página principal, así que colocar información importante allí realmente no es una buena idea. Cosas como las categorías, una foto, una breve biografía y las entradas más populares deben estar en la barra lateral y fuera las regiones del Averno de tu blog.
  2. Quita los enlaces a la versión de WordPress que estás usando. Es muy poco probable que esta información sea interesante para muchas personas.