Sobre Flickr

Para completar mi pequeña ronda sobre las redes sociales, he dejado lo mejor para el final.

Mi historia con flickr no es tan antigua como la de mi querida amiga M, que fue quien me introdujo en el mundo de las imágenes digitales. M es diseñadora gráfica hace muchos años, desde antes que existieran las computadoras personales, si es que alguien puede imaginar algo así (claro, era casi una niña en aquellos años, siempre fue muy precoz). Ella me cuenta que en sus comienzos, cuando llegaba el momento de ilustrar una publicación, era muy difícil ya que si no se disponía de un fotógrafo que tomara las fotos, los únicos recursos a mano eran las fotocopias de fotos en revistas y hasta periódicos o su procesamiento en un sistema llamado fotomecánica. M tenía varios archivos repletos de carpetas cuidadosamente clasificadas con toda clase de imágenes que iba coleccionando y que pensaba que algún día podía utilizar. Cada revista que caía en sus manos tarde o temprano terminaba presa de sus afiladas tijeras. Sin embargo, era un trabajo muy engorroso; muchas de las imágenes comenzaban a amarillear con el tiempo o simplemente no salían bien al momento de reproducirlas. Había que retocar los negativos a mano…. era una labor casi de cirugía mayor.

En muy pocos años, primero las computadoras, luego los escáneres y después la fotografía digital hicieron que todo cambiara. Fui testigo presencial del día en que M, no sin cierta nostalgia y sentimiento de pérdida, se deshizo de su enorme colección de carpetas de imágenes, como debemos deshacernos todos de aquello que no necesitamos y de lo que nos hace daño. Flickr y Creative Commons habían reemplazado con creces todo aquel trabajo interminable y de muy escasa utilidad práctica.

A quién sirve Flickr

En este momento, desde el punto de vista de un blogger, de un diseñador gráfico o web, Flickr es el mejor banco de imágenes del planeta, el lugar perfecto para colocar y conseguir fotos de cualquier cosa. En septiembre del año pasado, alcanzó la cifra de 5 mil millones de fotografías. Si hablamos de cantidad, no es tanto como parece, ya que en Facebook se suben 2 mil quinientos millones al mes. Cuando digo que es el mejor me refiero a dos cosas: a la calidad de su contenido y a la facilidad para encontrar lo que necesitamos, gracias a su sistema de archivo y almacenamiento, similar a un blog.

Desde el punto de vista de un fotógrafo, Flickr es la mejor posible galería para dar a conocer al mundo sus creaciones. Desde el punto de vista de un naturalista, Flickr se acerca ya a ser un banco de imágenes de especies de flora y fauna que vale la pena tomar en cuenta. No son pocos los botánicos, zoólogos y ornitólogos que han encontrado allí el espacio ideal de intercambio para sus descubrimientos y sus colecciones. Lo mismo ocurre con muchos artistas plásticos, diseñadores de modas, artesanos y hasta chefs y reposteros.

Desde el punto de vista familiar, Flickr ofrece herramientas excelentes para varios grados de privacidad en las fotografías, así como la posibilidad de imprimir hermosos álbumes, tazas, calendarios y otros objetos con las imágenes de nuestros seres queridos.

Como todo en Internet, es sabio respetar no sólo las leyes correspondientes, sino los deseos de quienes crearon cada una de esas 5 mil millones de imágenes. Si usas Flickr como blogger, respeta las licencias que cada usuario ha asignado para sus fotografías. Si es ©, no la uses sin su permiso. Tómate el trabajo de escribirle y pedírsela, especificando para qué la usarás. Te sorprenderá que lo má probable es que consigas el permiso. Y si no, hay cientos de millones de imágenes licenciadas bajo Creative Commons, que te permiten, en general, usarlas sin fines comerciales, atribuyendo el crédito correspondiente.

Tus fotos en Flickr

Tus fotos se muestran en tu galería, que funciona más o menos como un blog: las fotos más recientes son las primeras y van desplazando hacia abajo y hacia páginas sucesivas las fotos más antiguas. Puedes ordenar tu galería en una, dos o tres columnas y escoger mostrar o no tus sets y colecciones.

Los sets son como “álbumes”, son grupos que formas con tus fotos, de acuerdo al criterio que tú decidas. Las colecciones, agrupan tus diferentes sets. En este enlace puedes ver la primera página de mi galería, para que tengas una idea de lo anterior.

Tus fotos pueden exhibirse en el tamaño que tú decidas, desde las pequeñitas de tu página de inicio, hasta el tamaño original, si tú lo permites. Cuando haces click en una foto en tu galería, se abre la página de esa foto, donde le has escrito una descripción, le has añadido tags y donde cualquier otro usuario de flickr (si lo permites) puede dejarte un comentario. También puedes ver tus fotos en la “caja de luz”, lo que hace que los colores sean aún más vívidos. Puedes ver toda tu galería o cualquier set que quieras en forma de “slideshow”. Y puedes enviarle a otras personas el enlace para que vean tus fotos en cualquiera de estas formas.

Flickr ofrece a sus usuarios una herramienta llamada Picnik, para editar sus fotos, hacer correcciones, enmarcalas, etc. En este enlace, encuentras más información sobre lo que puedes hacer con Picnik.

Las herramientas de intercambio social

Tienes una página para tu perfil, donde escoges incluír (o no) toda la información e imágenes que desees. Esta es la mía. No me preguntes por qué está en inglés… es un error que repararé lo antes posible.

Flickr te permite coleccionar contactos, como en Facebook, pero mejor: puedes diferenciar entre contactos, amigos y familiares. Esta función es muy útil porque así, si acabas de encontrar y subir una foto tuya con un año de edad en la bañera, como Dios te echó al mundo (fotos que los padres se empeñan en tomar desde que existe la fotografía y que posiblemente sigan tomando mientras hayan cámaras), y quieres mostrársela a tu madre y a tus hermanos, pero no te interesa que la vea nadie más, simplemente le asignas el nivel de privacidad que corresponde a “apta sólo para familiares”.

Flickr te proporciona una página para tus contactos, amigos y familiares que muestra cuando cada uno actualiza su galería. Desde allí puedes estar al tanto, visitarlos y dejarles un comentario. Si te gusta intercambiar con los demás, puedes convertir tu galería de Flickr en una especie de blog fotográfico y escribir cuanto quieras en cada foto. Luego, tus amigos comentan sobre la foto y sobre lo que has escrito, tú les respondes, conversan….. ya sabes cómo es.

Luego están los grupos. Esta es una función que, personalmente, considero fantástica. (Soy un espíritu social). A través de ella, he entrado en contacto con personas realmente maravillosas, que de otro modo muy difícilmente habría conocido. Y luego de dos años y medio, puedo decir que he hecho muy buenos amigos allí, exactamente como me ha ocurrido en WordPress. Además, he aprendido montones de cosas sobre temas que ni siquiera sabía que me interesaban, como la botánica :-) por estar en un grupo de botánicos aficionados, profesionales y profesionales de renombre incluso.

En Flickr encuentras grupos de absolutamente cualquier cosa. Y si no encuentras el que andas buscando ¡simplemente lo creas! A través de los grupos das a conocer tus fotografías, te encuentras con personas que se interesan por las mismas cosas que te interesas tú, compartes, aprendes, juegas, creas, te diviertes…. bueno, ¡son grupos!

Como habrás notado, esta fue una entrada más bien personal, no técnica. ¡No te explico cómo hacer prácticamente nada! En parte porque, ya sabes, pienso que descubrir por uno mismo cómo funciona algo es un placer que no me gusta robarle a nadie. Pero en parte también porque para mí Flickr es como un amigo, más que como un socio de trabajo, y así como he escrito es como hablamos de los amigos.

Naturalmente, si tienes cualquier pregunta sobre su funcionamiento o sobre alguna función en especial, déjame un comentario y con gusto te ayudaré en lo que esté a mi alcance.

Si aún no tienes una cuenta en Flickr, no lo pienses más, ábrela ahora mismo. Si ya la tienes, me encantará leer tu opinión. Si tienes una cuenta en otro sitio de intercambio de imágenes, como Picasa, Deviant Art o Shutterfly, entre docenas de otros, me interesa conocer tu punto de vista, para comparar las diferentes opciones. Deja un comentario y cuéntamelo.

Imágenes para tu blog

Muchas personas que comienzan un blog se preguntan ¿debo ponerle imágenes a cada entrada? ¿cuántas imágenes se deben usar y de qué tipo? ¿qué hago con los derechos de autor (copyrights)? En esta entrada voy a intentar responder a estas preguntas. Si no lo logro, ya sabes qué hacer: simplemente déjame un comentario en esta Página con las preguntas adicionales que tengas sobre esta entrada. :-)

¿Con imágenes o sin imágenes?

Ésta es la primera decisión que debes tomar, en lo que respecta al tema de las imágenes. Pero no te preocupes demasiado, siempre puedes cambiar de opinión más adelante, si descubres que fue la decisión incorrecta.

Para fines de tu blog, las imágenes juegan dos papeles principales: comprensión y estética.

Las imágenes son útiles para la comprensión de un texto, ya que son un sustituto razonable de “la masa” de aquello sobre lo que escribes. La falta de masa es la primera barrera a la comprensión y cuando esta falta es muy grande, llega a provocar manifestaciones bastante desagradables a tus lectores, como aburrimiento, dolor de cabeza o de ojos, sensaciones extrañas en el estómago, etc.

Hay temas que necesitan más masa que otros. Cuando tratas de explicar cómo funciona o dónde se localiza algo, y en ciertas descripciones de cosas o eventos, las imágenes resultan ser imprescindibles. Por eso, si escribes sobre temas técnicos o científicos, o sobre cualquier cosa con la que tus lectores puedan no estar muy familiarizados, unas cuantas imágenes te serán muy útiles.

Por otra parte, para la mayor parte de las personas (¡espero que seas una de ellas!), la estética es algo importante. Pero ten cuidado. Porque en este sentido, las imágenes son una espada de doble filo para tu blog: pueden contribuir a hacerlo más bonito y atractivo, o, por el contrario, pueden afearlo bastante y hacer que tus lectores se sientan incómodos en él. El resultado depende de tu propio conocimiento y pericia en las leyes básicas del diseño y la estética. Si no las conoces, es bueno que las aprendas. Sólo tienes que investigar un poco, no es un tema muy complicado.

¿Cuántas imágenes?

A partir de mi modesta experiencia en estos afanes, lo que he observado y lo que te podría recomendar es muy sencillo: USA EL MÍNIMO POSIBLE.

  • En aras del tiempo. Un blog es esencialmente un medio de comunicación escrita. A menos que la imagen sea el tema de tu blog (como en una galería de arte, o de fotografías de tus creaciones, por ejemplo), si pasas más tiempo ocupándote de las imágenes que vas a insertar que de lo que escribes, hay algo que está al revés. Revísalo y haz los ajustes correspondientes.
  • En aras de la claridad. En general, aquello de que “una imagen vale por mil palabras” es muy cierto. Imagínate entonces lo que significa para tus lectores agregar mil palabras a cada entrada que escribes. Imagínate ahora lo que sería agregarle dos, tres o cuatro mil palabras y tendrás una idea de lo que quiero decir. Una entrada o una barra de navegación repleta de imágenes, botones, anuncios, ciber-juguetitos y toda clase de símbolos que sólo unos cuantos “iniciados” comprenden y pueden usar, a menos que seas un diseñador/a experimentado/a y a menos que tus lectores sean “iniciados”, a lo único que contribuyen es a aumentar el nivel de confusión en tu blog.
  • En aras del sentido común. Por ejemplo, si ya has escogido una plantilla que lleva una imagen en el encabezado, no necesitarás otras imágenes “para que se vea bonito”, porque ya tienes la imagen que tus lectores verán en cada entrada que publiques (la cual puedes cambiar cuantas veces quieras). Si le agregas, “por estética”, otra imagen a cada entrada, tendrás ahora el problema adicional —e innecesario, a mi modo de ver— de hacer que tu imagen combine bien con la de tu encabezado, y no haya un choque en términos de color, estilo, etc. Y si no solucionas bien este problema, habrás creado un blog falto de armonía y, por tanto, de la belleza que precisamente estás tratando de alcanzar.

¿Dónde obtienes imágenes?

En mi opinión, lo ideal sería que tus imágenes fueran “hechas en casa”, es decir creadas por ti mismo/a, pero esto no resulta factible en la mayoría de los casos, no todos podemos ser un Saint Exupery e ilustrar nuestras propias novelas…

Afortunadamente, en la comunidad de Internet existe ayuda e intercambio en abundancia. Te doy un Sitio, para comenzar: Flickr. Es un espacio donde miles de fotógrafos/as profesionales y aficionados publican sus creaciones. Por acuerdos que existen en la red, la gran mayoría de las fotos de este Sitio en particular se pueden usar en los blogs sin fines de lucro.

Simplemente vas, abres una cuenta ¡y te puedes pasar semanas completas mirando hermosas imágenes! La mayoría de las veces, las fotos disponen de versiones en varios tamaños y herramientas para descargarlas. También, tienen espacios para dejarle un amable comentario o al menos las gracias al autor/a de esa foto que te fascina, para crear un archivo con tus favoritas ¡y también para subir tus propias fotos!

¿Qué hay de los derechos de autor?

En este punto, es muy muy importante que comiences a enterarte acerca de los copyrights. Básicamente, hay dos tipos. El que tiene el símbolo © significa “propiedad privada” y no lo puedes usar ni coger prestado. El otro tipo es una licencia especial, llamada Creative Commons, que es maravillosa a la hora de compartir creaciones. En este enlace encontrarás toda la información . (Si no lees inglés, por favor léela a través de un traductor). Estudia los datos que te da este Sitio, compréndelos y úsalos. Las fotos de Flickr muchas veces usan este tipo de licencia, otras no; usan la © de “Todos los derechos reservados”. Ahora bien, siempre debes darle el crédito al autor/a de la imagen, lo pida o no. En el blog Clear Santo Domingo!, debajo de las imágenes, puedes ver un buen modelo de cómo se pueden acreditar.

Finalmente, sucede que WordPress es extremadamente estricto con el asunto de los derechos de autor. Muchos blogs han sido clausurados por violación a sus Condiciones de Servicio en lo que respecta a los copyrights. Nuevamente, si no lees inglés, estúdialas a través de un traductor, pero por favor no dejes de hacerlo. No puedes alegar desconocimiento, ya que al abrir tu blog, te comprometiste a regirte por estas reglas. Por esta razón, es importante que te informes e investigues y si no estás seguro/a de la licencia de una imagen en particular, simplemente no la uses.

En una próxima entrada, veremos la parte mecánica de como preparar e insertar las imágenes en tu blog.

Entradas relacionadas:
Cómo optimizar e insertar tus imágenes
Las medidas de tus imágenes
En tu blog, un buen video vale por 1,000 imágenes